Literatura

Como Escribir Una Novela En Tres Meses

Como Escribir Una Novela En Tres Meses - Literatura

Quizás no sea novedad para algunos, hay escritores de verdad prolíficos que son capaces de mucho más. En mi caso me gana siempre la dispersión y no soy capaz de ser constante, por eso mismo me puse el desafío. Y obtuve, no en tres sino en dos meses la friolera de 120.000 palabras con mi primera novela, Dos Balas Para Claire. Les cuento de mi experiencia y espero que si tiene dificultades, les sea de utilidad.

Ponte una meta alcanzable

En mi caso fueron 120.000 como resultado final, pero no pensaba llegar a las 100.000. Al principio es más costoso imaginar como “llenaremos” tanto blanco vacío, pero creeme que a medida que avances con el universo que has creado, es probable que debas descartar material.

Usa un software consensuado que te ayude

Para mi fue un antes y después de descubrir el Scrivener. Es pago, pero vale cada centavo. Esa tablita de corcho en la que colocas tus fichas y juegas con todo lo que tienes a nivel apuntes y documentación, es fantástico. Organiza tu trabajo de manera impecable y hasta avisándote cuando termina la sesión que te has impuesto. Luego tiene herramientas para compilarlo en el formato que te apetezca.

Boceta cada capítulo como si fuese una unidad independiente con “cliffhangers”

Es la forma de ir paso a paso sin agobiarse. Si quieres piensa que se trata de una serie, formato tan en boga hoy en día, y que tienes que de alguna manera, ser auto-conclusivo pero no cerrar todas las puntas. Te ayudará a ser estricto en la estructura y a la vez que todo tenga coherencia.

Si no llegas a tu meta límite de palabras un día, redobla la apuesta al siguiente.

Suele suceder, surgen compromisos sociales, laborales, etc. Pero tu objetivo no debe ser derribado ni demorado con excusas. ¿Te impusiste 3000 palabras y sólo tienes 1800? muy bien, mañana serán 6000 y que te duelan los metacarpianos. Castígate un poco, al fin y al cabo escribes porque te gusta y no está bien saturarse de puro gozo 😉

Ten un final bocetado, pero no temas cambiarlo.

Esto me desalentaba al principio. El hecho de saber como terminaba la historia me quitaba entusiasmo. De verdad, como si estuviese leyendo algo de otro autor, o viendo una película por primera vez. Luego comprendí que era necesario saber hacia donde iba, pero que eso también podía cambiar y sorprenderme. Entonces, de pasar a no saber como termina por “no tener un final” que sea “por tener más de uno”.

Deja que los personajes te guíen.

Esto es algo difícil de creer para quien no tenga experiencia. Los personajes se mueven solos, hablan entre ellos, toman decisiones a tus espaldas. No es esquizofrenia. ¡O tal vez sí! El tema es que construyas muy bien a tus personajes. Hazle una ficha con todo lo que sepas sobre él. Si es histórico, investiga. Si te pareces a él, ve hasta donde. Si lo idealizas, también sé consciente de sus inseguridades. Pero nunca, nunca caigas en un estereotipo porque se notará y será para tí muy difícil que se “suelte” y lo veas avanzar con convicción.

No dejes cabos sueltos

Suena a consejo de capo mafia y un poco es así. Cada historia debe ser algo parecido a un crimen perfecto y de esa manera hay que ejecutarlo. Cuando se filma un western, se sabe que detrás de la mampostería de madera de las casas y locales de la avenida principal, no hay nada más que vigas que lo sostienen, y luego cada rodaje se hace en un estudio. No querrías que la cámara se pase del límite y se vean “los hilos” ¿verdad? Trata a tu historia como si fuese una crónica periodística y dale un porqué a todo. No es necesario que lo expliques todo, pero si que tú sepas porque sucede de esa forma.

Consigue lectores colaboradores.

¡Esto me fue de gran ayuda! Tomé a mis amigos en las redes y les anuncié que, a quien le interesara, periodicamente les iba a enviar mis avances de la novela que estaba escribiendo. Sólo les pedía una devolución sincera. Claro que ninguno de ellos es crítico literario, pero me servía su opinión de lector. Y es un incentivo enorme cuando comienzan a presionarte para que les digas “cómo sigue”. SI has logrado eso, estás muy bien encaminado. ¡Y ni siquiera has publicado tu obra!

Déjala enfriar

Como si fuese un pastel o un manjar que se te apetece mucho comerlo en caliente, déjalo reposar lo suficiente. Seguramente contenta errores, inconsistencias, incongruencias, etc, etc. O cosas que simplemente redundan y necesitas quitar. Déja al manuscrito por al menos treinta días y leelo como si fuese la primera vez. Te sorprenderán los resultados.

Corrige implacablemente y publica

Tienes que ser el peor enemigo de tu obra en esta etapa. Lee de nuevo y retoca y reescribe lo que no te guste. O lo que te guste pero por alguna razón, sabes que no funciona. Un editor o un corrector profesional lo harían por tí, si puedes contratarlo y te lo recomiendo fervientemente, pero en la gran mayoría de los casos, los escritores amateurs andamos escasos de recursos como para hacer ese tipo de contrataciones. O nos gana el ego y no queremos que nadie más meta mano, que también pasa. Y luego si, con el original terminado, decide su destino.

Pero lo de la auto-publicación lo dejaremos para otra ocasión, porque también es extenso y hay muchísimas alternativas. Tu primera meta, ya está cumplida.

La imagen puede contener: texto y exterior

 

 

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

3.78 - 9 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Henry Drae

1 comentario

  • Buenos consejos. La verdad es que me gusta escribir relatos cortos, cuando he intentado escribir algo más largo acabo liandome y al final nunca sé por donde salir. Seguiré tus consejos y a ver qué tal queda, tengo una historia en mente desde hace un tiempo… ¡intentaré plasmarla!

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información