Literatura

¿Cómo le saco provecho a una persona incoherente?



¿Cómo le saco provecho a una persona incoherente? - Literatura

¿Alguna vez te has encontrado con personas que dicen una cosa, pero luego se comportan de manera diferente?, ¿que las escuchas hablar y concuerdas totalmente pero luego las ves actuar y no las reconoces?, o tal vez ¿con personas que ni siquiera se dan cuenta que lo que dicen es diferente a lo que hacen?

Para mal o para bien me he encontrado personas que tienen esta característica: dicen cosas muy “lindas”, hablan sobre temas interesantes, tienen una posición similar a la mía en diversos temas, pero luego actúan y yo solo quedo desconcertada… solo me remito a pensar: “un momento… ¿tu no decías que esto se hacía de tal manera?, ¿o que la vida era de tal forma?, y ahora te encuentro ¿actuando totalmente diferente a como te expresabas?

Creo que todos, en algún punto de nuestra vida, nos hemos encontrados con personas así, personas que no son coherentes con el dialogo que expulsan de su boca y con el dialogo que dejan fluir a través de sus acciones; y lastimosamente (para ellos) la vida se trata de eso: de acciones; puedes ser capaz de recitar los más hermosos poemas, puedes hablar de la manera más elocuente, puedes ser una persona con carisma inigualable, puedes tener una oratoria perfecta, pero si tus acciones dicen lo contrario de ti… pues serás lo que tus acciones griten.

“Una imagen vale más que mil palabras”, pues ahora adaptémoslo: “una acción vale más que mil palabras”.

Nuestra conducta habla por sí sola, ni siquiera las palabras hacen falta, es por esto que cuando nos encontremos con una persona que lleva una vida incoherente, debemos preguntarnos: ¿somos así nosotros?, ¿yo también he pecado de esa manera?, ¿yo he dicho cosas y luego he actuado en contra?

La intención no es que vivamos criticándonos, ni que vivamos sintiéndonos las peores personas del universo, la intención es que la conducta de los otros nos sirva siempre de espejo hacia nosotros mismos y nunca como pie de critica (nadie es perfecto así que mejor abstente de juzgar a otros).

El propósito de observar a los demás es que, en base a sus comportamientos, seamos capaces de mirarnos a nosotros mismos y preguntarnos: ¿yo también soy así?, ¿soy lo que tanto critico o rechazo?

La clave de ser felices es conocernos, y parte de conocernos es saber si somos fieles a lo que nosotros mismos profesamos, o si por el contrario somos tan ciegos que ni siquiera vemos que lo que estamos haciendo es totalmente contrario a lo que decimos.

Y esta situación podemos extrapolarla a cualquier ámbito: familiar, laboral, personal, religioso, ¡cualquiera!

La invitación es que te conozcas y que consecuentemente puedas ser plenamente feliz.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.83 - 6 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Jaiberly Sánchez

5 comentarios

  • Creo que no es tanto encontrar a gente asi simplemente nosotros permitimos tratar con gente asi yo cuando me doy cuenta la primera vez solo doy media vuelta y adiós de por si tienes tantas cosas como persona como para todavía lidiar con una persona asi la desidia no es mi fuerte pero simplemente me alejo de personas que no me van a cultivar como persona .
    Solo tu tienes el poder de permitir quien entra a tu vida personas buenas o simplemente personas vanas que no dejaran nada

    • Claro, estoy totalmente de acuerdo contigo, pero hay ocasiones en que estamos tratando con personas más cercanas, familiares por ejemplo, en las que no resulta tan sencillo dar media vuelta y cortar relaciones, por eso mi mensaje es que no importa la situación ¡siempre podemos aprender! y por supuesto, ser mejores personas. Gracias por comentar mi artículo. ¡Saludos!

  • La incoherencia tiene que ver con los diferentes parámetros en los que se mueve nuestra vida, en los que observamos unos baremos distintos a los que nos tratamos de adaptar, aunque sea sólo de fachada. Es algo que en buena parte lo hacemos sin darnos cuenta.
    La incoherencia no es buena, porque nos impide integrar lo que fuimos, somos y queremos ser; lo que pensamos y deseamos. Nos aleja de la realidad y nos condena a la hipocresía, siendo la peor hipocresía la que usamos para engañarnos a nosotros.

    Resolver estas contradicciones es una tarea ardua, y que nunca termina; por eso sólo la emprendemos cuando sufrimos un parón en nuestra vida debido a una crisis grande o una tragedia abrumadora.

    Personalmente, encuentro que cuestionar la idea del libre albedrío ayuda mucho, porque la creencia en el libre albedrío crea la ilusión de que podemos realmente comportarnos de forma distinta a como lo hacemos. Es como si un pez creyera que puede caminar sobre la tierra si quisiera, y es elección suya estar siempre sumergido.

    • «Nos aleja de la realidad y nos condena a la hipocresía, siendo la peor hipocresía la que usamos para engañarnos a nosotros», nada más cierto que eso que afirmas. Ahora bien, respecto a la idea del libre albedrío, entiendo que te refieres a que: no podemos comportarnos de forma diferente a como lo que hacemos o somos (en el caso del pez), realmente eso puede ser debatido, pero considero, desde un punto de vista optimista y basado en experiencias personales, que verdaderamente todos podemos cambiar, no para ser lo que no somos o aparentar, sino para mejorar y evolucionar; es más, creo firmemente que una de las cualidades más nobles del ser humano es esa: cambiar, evolucionar, transformarse e incluso adaptarse a los entornos más áridos. Gracias por comentar mi artículo. ¡Saludos cordiales!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información