Literatura

Como Lo Vemos…

Como Lo Vemos… - Literatura

ADMIRAR:                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                          Suspiro mirándote mi querida, ese dulce beso que me envías con tu mirada, tu sonrisa soñadora y ese cabello rojo; que ningún tinte podría imitar. Tu piel tan blanca como la leche, me enloquece. Quisiera recorrerte, envolverte en mis caricias y mostrarte cuan perfecto soy para ti.    Ese cuerpo desnudo que nos muestras, tu frente a él dándome la mejor vista de tu espalda, me encantaría acariciar tus nalgas lamerte cada centímetro de esa piel sonrosada; excitada con la expectativa de lo que vendrá, me acerco a tu espalda y beso tu cuello. Te sorprendes; pero sonríes al reconocerme y me brindas tu boca para un delicioso beso, masajeo tus senos y juego un poco con tus pezones, gimes deliciosamente con mi trabajo y cierro mis ojos disfrutando de aquello que me entregas.

Cuando abro mis ojos la realidad a mi regresa, te veo a través de la ventana por un rincón de la cortina mal cerrada. siendo tocada por él; como yo debería hacerlo, con mi pene erecto siendo rozado deliciosamente por mi mano me imagino cuantas cosas debería hacerte y como deberé apartarte de él.  Escucho tu grito y me detengo en seco, tú me has visto y apenada te escondes tras él; mientras me señalas.  Corro para salir de tu jardín.

Llegando pronto a mi casa y alisto algunas cosas, debo esconderme y planear nuestra fuga, tomo mi arma y la coloco en mi cintura; colgada en su funda en el cinturón de mi pantalón, iré directo a rescatarte mi amada, pondré una bala en aquel que te apresa y tu correrás feliz a mis brazos.  mientras llego a mi auto en frente de casa, escucho los gritos del policía que se acerca. Nadie hará que rompa mi promesa de ir por ti, tomo mi arma y arrojo mi maleta a un lado, siento dolor en mi pecho y caigo al suelo, veo el cielo nublado y poco a poco se va oscureciendo, te veo frente a mi llorando por mi herida trato de consolarte y desapareces lentamente de mi vista, la oscuridad me toma y no puedo llevarte conmigo.
****
SIGUE:             DISFRUTAR

SENTIR

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.00 - 2 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Luz.Karoll

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información