Anuncios
Sociedad

Cómo Los Narcisistas Conducen La Guerra Psicológica

Cómo Los Narcisistas Conducen La Guerra Psicológica - Sociedad

El arma más letal del narcisista, y por qué crea química con empatía.

Los narcisistas a menudo carecen de conciencia , por lo que escalar el ring con uno es como llevar un cuchillo a un tiroteo. Manejando la crueldad y el abuso como si estuvieran en su derecho, el narcisista hiere fácilmente a una persona con una conciencia que a menudo se siente culpable por devolver el fuego. La culpa perpetúa, los sentimientos de responsabilidad y duda de sí mismo, y con frecuencia hace que la persona con conciencia se rinda. Entonces, ¿cómo una persona crea una pelea justa? La forma más efectiva es entender completamente el arma más letal del narcisista, la identificación proyectiva.

Es realmente sorprendente lo injusto y malintencionado que puede ser un narcisista, pero rara vez sienten un verdadero remordimiento por sus actos. Al desviarse, distorsionar y proyectar fácilmente, alteran su percepción de la realidad, liberándose de la rendición de cuentas y, al mismo tiempo, proyectando la culpa en otro. Su línea de mecanismos de defensa inconsciente funciona como un campo de fuerza alrededor de su ego, que los exime de sentimientos profundos y sinceros de remordimiento, percepción, introspección y responsabilidad. Por lo tanto, sienten que nunca se equivocan.

En ocasiones, cuando su espalda está contra la pared, el narcisista puede actuar como si sintieran un sincero remordimiento. Sin embargo, esto puede ser un truco para recuperar la confianza de la persona que está manipulando. Además, operar desde una postura de víctima lo ayuda a controlar a otros a través de la culpa.

La identificación proyectiva es el mecanismo psicológico más poderoso en el arsenal de un narcisista. Es lo que crea la química tóxica que psicológicamente encadena un empático a un narcisista. Proyección, que es el primer componente de la identificación proyectiva, es un término psicoanalítico utilizado para describir el proceso inconsciente de expulsar las propias cualidades intolerables de uno y atribuirlas a otra persona. Por ejemplo, una persona que habitualmente actúa de manera grosera puede llamar a alguien más grosero. Esta persona no ve la calidad en sí misma, sino que la percibe en los demás. Los narcisistas utilizan este mecanismo de defensa de forma rutinaria. En la consejería para parejas, por ejemplo, a menudo escucho que el narcisista en la relación “diagnostica” a su pareja como narcisista.

Identificación: Es el segundo componente y es el papel del empático. El acceso de un empático a emociones más profundas, como la intuición, la introspección, el remordimiento profundo, la responsabilidad y la empatía , las califica automáticamente como defendidas con menos rigidez. La mayoría de las capacidades más profundas hacen que el ego experimente un poco de dolor, por lo que una persona que tiene acceso a las emociones más profundas tiene un ego más fuerte. Requiere que se activen menos estructuras defensivas. Como resultado de este “corazón abierto”, el empático absorbe, sin saberlo, las proyecciones del narcisista y las identifica inconscientemente como propias. A medida que el narcisista proyecta sus cualidades vergonzosas en el empático, el empático siente al instante, vergüenza , insignificancia e incompetencia.

Estos sentimientos causan una tremenda cantidad de dudas. De repente, él o ella es vulnerable a creer las distorsiones comunicadas por el narcisista. Eventualmente, están convencidos de que son la raíz de los problemas en la relación, por lo que comienzan a atender y apaciguar, lo que le da control al narcisista. El narcisista aprovecha su poder e intensifica sus tácticas para aislar y causar conflicto con los amigos , la familia y las relaciones laborales del empático . El sentido del yo del empático se va erosionando lentamente, y su sistema de apoyo se desvanece, por lo que comienzan a sentirse dependientes del narcisista, atrapados en el ciclo letal de la identificación proyectiva.

Romper la cadena de identificación proyectiva requiere que el empático se vuelva consciente de esta dinámica inconsciente. Una vez que se ilumina el insidioso mecanismo psicológico, el conocimiento del empático los protege de creer las distorsiones del narcisista sobre quiénes son. Después de recuperar elementos de su sentido de sí mismo que se perdieron, un empático recupera la fuerza para luchar por el espacio y la independencia del narcisista. Una vez que el empático ha logrado crear distancia en la relación, él o ella está a salvo de las proyecciones del narcisista.

Anuncios
¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.73 - 11 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

PSICOLOGÌA Express

2 comentarios

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información