Sociedad

¿cómo Progresar En Idiomas?

¿cómo Progresar En Idiomas? - Sociedad

¿Cómo progresar en idiomas?

Estamos en una época en la que estudiar un idioma nunca ha sido tan fácil. Un material impresionante tanto a nivel de vídeos como de documentos pensados para el estudio están disponibles en esta nueva biblioteca de Alejandría que es Internet.

Y sin embargo, ¿es la gente más dotada que antes en idiomas?

No.

Será que la clave del problema está en otras consideraciones …

Primero, ten en cuenta que Internet es una herramienta. Y que como cualquier herramienta, hay que saber utilizarla.

Existen personas que son incapaces de buscar correctamente una palabra en un diccionario (de papel quiero decir). Pues estas mismas personas serán incapaces de buscar una información correctamente en Internet.

Las estadísticas muestran que se hablan mejor los idiomas extranjeros en los países donde no se hace el doblaje de las películas, sea por voluntad política como en Países Bajos, o por falta de dinero (y en eso se ve como un inconveniente puede convertirse en ventaja) en los países del Este de Europa por ejemplo donde el éxito de las telenovelas dan un impulso considerable al estudio del español. Pero ¿cuántas horas son de contacto con el idioma que poco a poco va impregnándose en tu cerebro? ¿Cuántas horas al día? ¿Cuántos días a la semana? ¿Cuántas semanas al año?

¡Perseverancia! ¡Perseverancia!

Cada día, dedicar veinte, treinta, cuarenta, sesenta minutos al estudio del idioma de una forma u otra.

Claro, lo de la televisión resulta muy fácil, agradable, lúdico, porque estás estudiando de manera pasiva, un poco como si estuvieras en inmersión. Pero esta forma de aprender no te explica por qué se utiliza tal palabra en este contexto y no otra, no te enseña los matices de un significado, no te señala una excepción gramatical. O sea que hace mucho, muchísimo, pero no lo hace todo.

Ahora muchos alumnos exigen clases que sean lúdicas, que sean interactivas, que tengan colores, que etc … etc … Eso está muy bien para darte el impulso, pero la única forma de aprender es tomando un lápiz, escribiendo, conectando informaciones entre sí, y esto cuesta trabajo.

De la misma manera, lo emocional desempeña un papel importante en el aprendizaje en general. Una persona siempre recuerda mejor algo si está sintiendo una emoción al mismo momento. Por eso, aprendemos mejor el idioma de nuestras novias o cuando nos gusta el profe o en ciertas situaciones como los viajes. Otra vez, son herramientas que no tienen que confundirse con el objetivo. Si te quitan al profe de tus sueños, ¿qué? ¿ya no vas a seguir estudiando? ¿Estudias para él o para ti?

Porque sí, y será mi tercer punto de este apartado, bien se sabe que cuando una persona tiene necesidad de aprender un idioma de manera urgente para un trabajo o para integrarse en un país, no se hace diez mil preguntas sobre el color del pelo del profesor o sobre la pedagogía que sigue, toma un libro y estudia. Así de simple. La persona que realmente quiere aprender lo hace, independientemente del método utilizado. Si tiene la posibilidad de elegir, puede que elija naturalmente un método que mejor le convenga, pero aprende. De todas formas aprende, porque tiene que aprender.

Si resumimos, las tres palabras claves a la hora de estudiar un idioma son:

  • perseverancia: un poco cada día durante mucho tiempo
  • necesidad: pregúntate por qué tienes que/quieres estudiar un idioma y qué aspecto del idioma tienes que/quieres conocer mejor
  • emocional: intenta integrar lo emocional en tu aprendizaje, pero no te olvides de tu objetivo.

Lo segundo para aprender mejor y más rápidamente un idioma es hacer coincidir tus gustos y aficiones con tu aprendizaje.

Me explico.

¿Te encanta cocinar y estás estudiando el inglés? Pues regístrate en un foro de discusión que habla de cocina en lengua inglesa. Estoy tomando el ejemplo de la cocina, pero puede ser otra cosa: la arqueología, escribir, viajar, el buceo, el baile, la física cuántica etc … y los foros bien pueden ser también canales youtube, blogs, páginas o grupos facebook, etc … ¿Te gusta ligar? Pues un sitio de encuentros en la lengua que estás estudiando es la solución ideal para practicar y a lo mejor conocer a una persona con quién vivirás en inmersión lingüística hasta el final de tu vida.

Por fin, una actividad que muchos descuidamos y es una pena porque funciona: es leer. Leer es un excelente ejercicio de concentración y casi de meditación. Estás [email protected] con las palabras, las descubres a tu ritmo, puedes volver atrás, analizar lo que estás leyendo, escribir lo que aprendes en una libreta o sea, la lectura es un modo de aprendizaje muy libre que te obliga a estar constantemente manos a la obra.

Me acuerdo del primer libro que leí en italiano. Tardé un año en leerlo. Hablaba de piratas, no es un tema que me interesa particularmente, pero me lo había regalado una amiga y por eso, tenía interés en leerlo. ¡Un año! Me paraba en cada palabra, la buscaba en el diccionario, la escribía en mi cuaderno, después volvía al libro y no me acordaba de lo que había leído anteriormente. ¡Un año! Pero ¿qué es este año si se toma en cuenta el centenar de libros en italiano que desde aquel entonces he leído? Nada. Me acuerdo de la felicidad que sentí cuando cerré por última vez este puñetero libro (de la importancia de lo emocional en el aprendizaje …), pero no sabía que sería el principio de una larga pasión de lectura en idioma extranjero. La lectura efectivamente tal vez sea la actividad más ilustrativa de lo que he contado anteriormente: hay como un efecto exponencial en la lectura. Más se lee y más se comprende.

Entonces, ¡atrévete y aprende!

Foto: Pixabay

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.50 - 2 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Rosa Carmon

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría comenzar a escribir y además poder ganar dinero mientras tanto?
Escribe en NoCreasNada y te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información