Literatura

Con Los Pies En La Tierra Y El Corazón En El Cielo

Con Los Pies En La Tierra Y El Corazón En El Cielo - Literatura

Empieza a hacer lo necesario, luego haz lo posible, y pronto estarás haciendo lo imposible.

SAN FRANCISCO DE ASÍS
¿Como es posible que en un mismo día se pueda pasar de la plenitud más absoluta a la impotencia mas lastimosa?
Esta es la pregunta que no todos nos podemos hacer sin que antes no nos sobrevenga una desgracia, y que si lo hiciéramo, su profundidad podría llegar al punto de cambiar nuestras vidas. Eso fue exactamente lo que le pasó a David Lifar tras sufrir un percance en una de las bonitas playas de Uruguay. El incidente dió inicio a un largo viaje en su vida para poder encontrarse así mismo y encontrarle sentido a los pasos que lo empujan a avanzar hacia lo incierto.
David Lifar, director y uno de los creadores de la Fundación Indra Devi para la enseñanza del yoga. Padre y marido es un gran escritor que plasmó en varias obras (entre las cuales encontramos Con los pies en la tierra y el corazón en el cielo, nuestro tema de hoy) sus conocimientos sobre la practica del yoga y la espiritualidad, adquiridos junto a su maestra Mataji Indra Devi, conocida como la primera dama del yoga, mujer de gran sabiduría y cuya existencia fue estrechamente ligada con esta forma de vida.
Sinopsis de la obra publicada en 2001.
La agitación de nuestra vida diaria, con su rutina, sus urgencias y preocupaciones, nos aleja de nuestro centro, nos desequilibra, nos convierte en extraños para nosotros mismos. Anhelamos crecer espiritualmente, y sentimos que estamos demasiado ocupados y confundidos. ¿Cuál es el camino para alcanzar la plenitud?    Para David Lifar, el comienzo de ese camino lo marcó un día de 1982, cuando conoció a Mataji Indra Devi. A partir de entonces, se fue construyendo una relación de afecto -David la reconoce como su maestra y madre espiritual- y de colaboración. A través de Mataji, David se acercó al yoga y su extraordinario poder transformador como arte y ciencia de vida.    En este libro nos propone vivir con los pies en la Tierra y el corazón en el Cielo: descubrir las oportunidades cotidianas de optar por el Bien, por la salud física y mental, por la solidaridad, la tolerancia y el amor. A través de historias, parábolas y poemas -originarios tanto de Oriente como de Occidente-, anécdotas y reflexiones, nos invita a alimentar nuestra vida interior y a no perder de vista el objetivo final de todo crecimiento espiritual: percibirnos como seres totales, en comunión con todo lo que nos rodea.
El libro esta estructurado en 9 partes, que a la vez se ramifican en diversos puntos basados en el tema propuesto por cada parte, que permiten su desarrollo de manera clara y concisa.
Este libro intenta reorientarnos de la concepción materialista con la que estamos acostumbrados a ver la vida a una concepción mas profunda y espiritual. Nos ayuda a buscar las capacidades que se esconden bajo las capas del olvido por falta de desarrollo y como conectarnos con ellos. Una manera distinta de dirigirnos hacía nosotros mismos para encontrar en nuestro interior la llave que nos permitira encarar la vida de la mejor forma posible. Y finalmente nos invita él mismo autor a realizar un viaje en busca de nuestra esencia tal como refleja en su libro de la siguiente manera:
«En una travesía por mar, no hay ruta fija, delineada, que nos lleve de un punto al otro. Cuando navegamos, nos vamos fijando un derrotero nuevo cada etapa del viaje. Lo mismo sucede en el campo espiritual: no hay un camino que nos indique cómo llegar, sino que tenemos que ir adecuándonos a las circunstancias. Somos como timoneles de un barco que tenemos que aprender a navegar por el océano de la existencia. No es fácil: a veces soportamos tempestades, a veces el viento viene de frente y dificulta nuestro avance. Entonces, ¿cómo procede el navegante? El que conduce una embarcación comienza a tirar bordes (navegar en zig-zag) para llegar a destino, aprovechando el viento para alcanzar puntos intermedios e ir acercándose a su meta. El camino puede hacerse más largo, mas dificultoso, pero a pesar de ello, el navegante que persevera arriba a su meta. Esto mismo sucede en la vida: a veces parece que todas las cosas nos vienen en contra y que quieren alejarnos de nuestro objetivo. Entonces, ¿qué hacer? Si queremos llegar directamente, no lo haremos jamás. Igual que en el mar, hay que tirar bordes. Fijarse puntos intermedios para ir avanzando gradualmente. El sabio es aquel que puede mantener el equilibrio y le da la bienvenida a las olas porque sabe cómo navegarlas.»
La lectura de este libro nos acerca a una postura muchas veces desconocida, otras simplemente ignorada que nos abriría puertas hacía oportunidades que no somos capaces de llegar a ver en nuestro día a día sin un pequeño empujoncito, por lo que te recomiendo que le eches un vistazo y te atrevas a darle de tu tiempo, y te aseguro que no sería en vano.
¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

0.00 - 0 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Aprende a vivir

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información