Anuncios
Literatura

Consumismo

Consumismo - Literatura

Desde la placenta ya somos consumidores. Ahi, en el vientre, donde descansamos sin mas abrigo que la piel, no existe relación con consumo alguno, pero afuera, en el mundo: tan hermoso como una poesía y al mismo tiempo absurdo como la guerra, nos espera una vida amarrados a la necesidad de gasto para sobrevivir: mientras mas tenemos más necesitamos y mientras más necesitamos menos tenemos.
Naceremos entonces desnudos y despojados de cualquier necesidad a excepción del seno materno, pero nuestro entorno, consumidores declarados, ya ha invertido en nuestro nombre una infinidad de objetos y comodidades innecesarias para nosotros en ese momento, pero indispensable para esta carrera de consumidores a la que estamos destinados de antemano.
El avance tecnológico, que ha generado un retroceso analógico a lo largo y ancho de la historia al punto de la extinción, es hoy en día el máximo exponente del consumo. Nosotros, recien nacidos, navegamos en redes sociales desde la pantalla de un móvil último modelo con definición hd, somos parte de la industria desde el día cero y nuestra imagen es utilizada como carne de cañón en la muy extrema felicidad de los padres que se pasen como zombis deambulando en el mundo paralelo de la cibernetica.
Nacemos para consumir y morimos consumiendo: un funeral primedio hoy día cuesta al rededor de 3 mil euros en España y unos 25 mil en Argentina, todo dependiendo de la calidad del ataúd, la marca de la ropa que llevemos a la descomposición y el nivel del catering del servicio. Si somos ciudadanos de clase medio vamos a pasar el resto de nuestra no vida en fosas comunes, pero si venimos de familias “bien” vamos a invertir un dinero mensual para el mantenimiento de nuestro lecho.
Pero antes de la muerte nos vamos a enfrentar a toda una vida de consumo irremediable amordazados y domesticados para mantenernos a la moda que nos mantiene dentro del sistema. La industria, que crea artefactos con un tiempo estimado de durabilidad, nos somete a la espera de nuevos presagios y nosotros, adictos por naturaleza, dejaremos el alma en alguna oficina o la dignidad en alguna fábrica para no quedar rezagados ni perder pisada: la industria lanza al mercado el producto nuevo, el sistema laboral se convierte en un puerto de esclavitud, el trabajo pasa a ser una enfermedad y los farmacéuticos nos proveen de las drogas legales para mantenernos erguidos, para seguir esclavizados, para obtener el producto de ultima generación.
Este círculo vicioso no deja nada librado al azar: hace seis meses compramos junto con mi pareja un automóvil usado casi por 200 mil pesos divididos en 12 partes, hoy día trabajo el doble de lo que trabaja 6 meses atrás para costear el gasto en combustible que le da funcionalidad al vehículo para ir venir al trabajo para ganar el dinero para costear el combustible para que el vehículo funcione y me lleve y me traiga al trabajo para ganar el dinero para costear el combustible para que el vehículo…. Y de esta manera el algoritmo se repite de manera inseparable por los tiempos de los tiempos: vivimos para trabajar, el trabajo nos da las comodidades necesarias para duplicar el tiempo de trabajo para ganar más comodidades, y el resultado es siempre el mismo: la incomodidad en el alma.
Hoy día, en la siguiente socio económica que vive el país donde vivo la paranoia al desempleo nos enferma con la fantasía de perderlo todo.
Y así andamos y así es la cosa: por más nombre que le pongamos al asunto y por mas vuelta que le demos el modelo cíclico seguirá siendo el mismo: el concepto de la pobreza no radica en la escasez de las riquezas, sino en la abundancia de los deseos que nos llevan inexorablemente a ser subyugos del consumismo.

Anuncios
¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 14 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Gaspar

2 comentarios

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información