Literatura

Controversia Entre lo Bello y lo Feo: AL FINAL SOLO QUEDA UN CORAZÓN SENSIBLE

Controversia Entre lo Bello y lo Feo: AL FINAL SOLO QUEDA UN CORAZÓN SENSIBLE - Literatura

Entre la belleza y la fealdad hay una frágil línea imaginaria que separa una frontera de otra. Por un lado, los bonitos se ajustan mejor en los cargos en donde la persona tiene que sonreír, guiñar un ojo y ser amable.

Casi a todo el mundo le ocurre al detenerse en los rasgos de una Miss Universo: el marcado entusiasmo con que el observador busca una imperfección en ese rostro de ángel. El bello siempre va por ahí vistiendo ropa de marca, haciendo gala de conductas extravagantes amparado bajo la frase que ha hecho carrera en nuestra vida cotidiana: «Es que al hombre o mujer bellos todo le sale bien».

De ahí que, en el cine y en la televisión, en los grandes medios y en las casas de modelaje sea prioritario contratar alguien bello que feo. En cambio, en este lado de la fealdad el hombre se halla en desventaja ante el fornido atleta bonito, o la fea mujer ante una beldad nacida de las entrañas de los cielos. Y aunque en defensa de los últimos descendientes que quedan de la evolución, es decir, en «El Origen de Las Especies» de Charles Darwin, los feos han ido perfeccionando sus semblantes al casarse con una mujer bella originando una belleza híbrida, feo y bonito, lo cierto es que con el tiempo en este universo de alegría y dolor, los grotescos y los mal encarados, serán erradicados.

Sale entonces en defensa de los «malucos», como en Colombia llaman a los feos, un corazón noble y sincero, propenso a irrigar en el interlocutor la magia del amor, la misericordia que no es otra cosa que perdonar al prójimo aunque te hayan pagado mal. Pero, ¿somos más los feos que los bellos? No sé en qué grupo se encuentre usted. Una sociedad que se desmorona se cataloga fea, cuando en ella no es posible la paz. La belleza en sí, debería ir de la mano con las personas que poseen un corazón sensible.

Entre esta y poca acostumbrada controversia, entre hermosura y fealdad, es evidente que la primera será recibida por lo que es en su aspecto exterior sin que para nada prime algún factor interno porque aún no hemos tratado con el sujeto. En cambio, el feo se enfrenta a una estigmatización plena, sin derecho a que nadie lo defienda, porque la fealdad origina repudio, marginalidad, exclusión social, y habría que escudriñar en los corazones de los más feos a ver si hay alguna oportunidad de salvación, partiendo de la premisa de que el pobre tipo es de fisonomía horrible pero bello de corazón.

La belleza plena es vista como un prodigio de la vida, mientras que la fealdad pura se nutre de un rostro descompuesto en donde ni siquiera cabe un corazón bello. Se es Bueno o Malo, Bello o Feo con un corazón humilde, usted tiene la palabra.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Gilberto Garcia Mercado

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información