Literatura

Conversaciones con don Eduardo: el vacío de la materia



Conversaciones con don Eduardo: el vacío de la materia - Literatura

«Ocurrió en Ife,ciudad sagrada de los yorubas, en África»

Así comenzó su historia don Eduardo. Hablábamos sobre el alma, por alguna razón que no recuerdo, coincidíamos en que es el único reyeno del cuerpo que no carece de importancia – el resto es materia – dijo el.

La historia cuenta de un viejo que en sus últimos días de vida reunió a sus hijos para dejarles sus pertenencias mas apreciadas.
El viejo dijo a sus hijos: «quien pueda llenar esta sala completamente, se quedará con mis cosas mas queridas »
El hombre espero sentado fuera de la sala y los intentos de los muchachos fueron sucediendo.
El primero trajo paja, mucha paja, la desparramo en la habitación pero sólo colmó la mitad. El segundo puso toda la arena que un hombre puede acarrear, y no hubo caso.

El tercero encendió una vela, y la sala se llenó de luz.

Las ropas que nos visten, los autos que nos trasladan, la tecnología que nos marca el tempo y todas esas cosas que llevan consigo un precio no son mas que el vacío de la materia, materia carente de una importancia verdadera, importancia que se encuentra en un abrazo, en una palabra, en una historia, historia que justamente se encuentra en la África negra donde predomina la falta de la materia, no para quien en el minimalismo extremo encuentra la plenitud, sino para aquel que necesita de la materia para la plenitud. La carencia material nace de la subjetividad de los maquillajes que nos impone la sociedad y asi será, al menos, lo que dure este mundo antes de un juicio final meramente natural.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.00 - 5 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

elartededecir

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.