Sociedad

Corgi galés: el perro de la realeza

Corgi galés: el perro de la realeza - Sociedad

El Corgi galés de Pembroke, también conocido como Corgi, se cree que fue introducido por los vikingos en Gales hacia el siglo IX, otra teoría es que una de sus variedades; el Corgi de Cardigan fue introducido por los celtas, y Corgi pembroke, por los tejedores flamencos. Las dos variedades se cruzaron entre sí y esto acentuó más la diferencia entre ambas variedades. En 1934 fueron reconocidas como razas separadas.

El Corgi galés es pequeño y robusto, tiene  las patas cortas, orejas grandes y puntiagudas y un pelaje medio largo. Se ha utilizado como perro pastor, ya que su poca altura le permite correr entre el ganado sin recibir patadas, y más adelante como perro de compañía, siendo una de las razas favoritas de la realeza británica.

La historia de amor de la reina Isabel II por esta raza comenzó a sus 7 años, cuando ella se encariñó de los Corgis de los hijos de los Marqueses de Bath. Entonces su padre trajo a Dookie de una perra, y más tarde vendría Crackers. La reina Isabel I introdujo un regímen de cuidados a los perros, como la dieta abalada por un veterinario, o camas alzadas del suelo para evitar las corrientes de aire.

En 1944 a sus 18 cumpleaños, a la reina Isabel II le regalaron a Susan una perrita Corgi, desde entonces ha tenido más de 30 Corgis, todos descendientes de Susan, también conocida como la Eva de los Corgis reales. Incluso la reina la llevó a su luna de miel.

Los perros podían andar libremente por todo el palacio de Bunckingham, dormían en una habitación para ellos llamada la habitación de los Corgis.

En 2008 murió el ultimo de sus Corgis, Willow, a los 15 años y debido a un cáncer, y fue enterrado los jardines del palacio. Con su muerte se llevó los genes de más de ocho décadas en la realeza británica. Actualmente la reina ha renunciado a seguir criando Corgis dado que cuando son cachorros son inquietos y pueden provocarle una caída. Solo adoptó al Corgi del guardabosques de Sandringham cuando este falleció, además tiene dos dorgis, un cruce entre Corgi y Teckel.

La reina ha llorado la muerte de cada uno de sus Corgis, pero de la de Willow más que ninguna otro ya que al ser el último descendiente de Susan, era un vínculo que le quedaba de sus padres y su infancia.

Actualmente no es un perro muy común, es díficil de ver, e incluso en el Reino Unido solo quedan 300 especímenes, los criadores creen que es porque se asocia a las personas mayores, y los jóvenes no quieren esta raza.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Culturizate

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría comenzar a escribir y además poder ganar dinero mientras tanto?
Escribe en NoCreasNada y te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información