Política

Corrupción en España – Una elección del pueblo

Patrocinado


corrupción en españa

Si te roban una vez, la culpa es del ladrón. Pero si te roban dos veces, la culpa es tuya.

O dicho de otro modo, el culpable real de la corrupción en España es del pueblo.

El país lleva intentando buscar un gobierno los últimos 10 meses y ya se da por hecho que el PP, después de sus innumerables casos de corrupción, llegará al Gobierno. Sin duda, la sorpresa de las elecciones, el electorado español ha demostrado que no le importa nada que le roben a la puñetera cara mientras el que lo haga sea de su inclinación ideológica.

Efectivamente, tras las elecciones autonómicas en Euskadi y Galicia, el PP se ha visto reforzado, en lugar de penalizado, a pesar de todo. Además, desde hace tiempo viene recuperando terreno en Madrid y Valencia, las principales pozas sépticas del partido. Las últimas encuestas de eldiario amplían la victoria del PP hasta los más de 150 escaños.

No deja de sorprender cómo los partidos más grandes, PP y PSOE, pueden salir impunes de un desfalco descarado que ya está adquiriendo dimensiones, esta vez sí, bananeras – lo cual no deja de ser irónico después de la sobreutilización de ciertos países de Latinoamérica en las campañas electorales.

Según la CNMC, el coste de la corrupción en España se sitúa en alrededor de 48.000 millones de euros al año. Asumiendo que la cifra es correcta, el resultado de esta cuenta es que roban aproximadamente unos 1.000 euros por español. ¿Qué opinaría usted de alguien que le roba 1.000 € todos los años? ¿A usted, a su pareja y a sus hijos? Seguramente usted le demandaría, o algo peor. Pues bien, en el caso del Estado, debería saber que después de 30 años robándole un año tras otro…  su respuesta ha sido: “¡Muchas gracias! ¡Y vuelva usted por aquí cuando quiera!”.

Porque, señores, la corrupción en España no va a cambiar hasta que la gente lo haga cambiar. Y viendo el efecto en el resultado electoral de las corruptelas del PP durante la última legislatura, los corruptos se están frotando las manos. Me imagino la conversación:

  • ”¡Te lo dije, Mariano, podemos robarles las veces que queramos y nos van a seguir votando!”
  • “Pues es verdad, no me lo puedo ni creer.”
  • “Este año nos vamos a poner moraos, pienso sacarle la pasta hasta a la señora de la limpieza”
  • “¡Oye, pues pídele algo para mí, jajajaja!. Es que qué risa, ¡menudos imbéciles!”

Y seguro que sigue un rato más, mientras disfrutan de un vino y una buena comida en el restaurante que usted paga.

¿Había alguna opción para reducir la corrupción en España?

En estas elecciones, por primera vez en muchos años, había opciones de Gobierno de diferentes ideologías que por lo menos llegaban con las manos limpias. Puede que sólo estuvieran limpias porque eran nuevas, pero  por lo menos lo estaban.

C’s y Podemos, todavía no habían tenido ninguna trama organizada, y cuando tuvieron algún pequeño caso actuaron con rapidez y contundencia. Sí, tienen cosas criticables, pero ninguna de la dimensión de los partidos tradicionales. Si C’s y Podemos no se hubieran dedicado a ponerse a parir los unos a los otros, en lugar de atacar al enemigo real, que es el establishment, seguramente ahora estaríamos hablando de otro resultado.

Debo de ser el único español que llegó a pensarlo, pero mi opinión hace año y medio era que la verdadera colaboración útil en estas elecciones habría sido la de Podemos y C’s – algo inviable desde hace tiempo, por sus constantes peleas. Ideológicamente muy diferenciados, siempre podrían haber puesto el foco unirse contra la corrupción, y aplazar los muchos puntos que los diferencian.

Haciendo un bloque realmente fuerte contra la corrupción, podrían haberse propulsado el uno al otro como fuerzas principales de izquierda o derecha. Si hubieran colaborado, podrían haber ayudado a derrumbar los castillos de naipes de la corrupción que llevan décadas construyendo. Podrían haber limpiado el sistema. Y después ya decidirán los españoles por cuál se decanta en función de otros elementos del programa.

Sin embargo, ellos se han dedicado exclusivamente a tirarse piedras los unos a los otros, algo que ha sido muy bien recibido por los que estaban en el poder. Al final, sólo sale beneficiada a una clase política establecida que se alimentará de nuestros restos en esa pocilga que hoy llamamos Estado, por lo sucio que está y por todos los cerdos que viven en él. Mientras tanto, el pueblo se lo agradece y les pide más. Ya basta de dejarnos robar, por favor. Ya basta.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.

Patrocinado

¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Miguel Martín-Caro

2 comentarios

Deja un comentario