Historia

Cosmovisión de los antiguos hebreos



Cosmovisión de los antiguos hebreos - Historia
El libro de Enoc fue muy apreciado por los primeros cristianos pero fue definitivamente apartado del canon durante el Concilio de Laodicea, de 364. Fue un acierto para la Iglesia apartarlo, no solo por su visión de ángeles materiales, sino porque, al tener la cosmovisión hebrea, muy atrasada con respecto a la ciencia griega, habría ocasionado estragos. Los griegos, desde Pitágoras, sabían que la Tierra es esférica, Eratóstenes la había medido con alto grado de precisión y Aristarco de Samos consideraba que, por ser bastante más pequeña que el Sol, debía girar en torno a este. Los pitagóricos, más modernos aún, creían que giraba, junto con el sol, en torno a un fuego central (cosa que sí hace en torno a la Vía Láctea). En cambio la cosmovisión hebrea contenida en Enoc es muy poética, pero totalmente errada. Veamos:
“2 Me llevaron a la casa de la tempestad, sobre una montaña cuya cima tocaba el cielo,
3 y vi las mansiones de las luminarias y los tesoros de las estrellas y del trueno, en los extremos del abismo donde están el arco de fuego, sus flechas y carcaj, la espada de fuego y todos los relámpagos. 4 Luego me llevaron hasta las aguas de vida y hasta el fuego del occidente, el que recogió todas las puestas de sol”.
Me gustó mucho esa imagen, el fuego del occidente que recogió todas las puestas del sol, creo que es muy poética, pero propia de una concepción plana de la Tierra, como esta otra:
“5 Llegué hasta un río de fuego cuyas llamas corren como agua y desemboca en el gran mar que está al lado del poniente; 8 y vi la desembocadura de todos los ríos de la tierra y la desembocadura del abismo”. Parece que todos los ríos desembocan en un abismo, algo parecido a lo que imaginaban algunos marineros en la época de Colón.
Peor todavía el capítulo 18: “2 y vi también la piedra angular de la tierra y los cuatro vientos que sostienen la tierra y el firmamento; 3 vi como los vientos extienden el velo del cielo en lo alto y cómo tienen su puesto entre el cielo y la tierra: son las columnas del cielo; 4 vi los vientos que hacen girar y que conducen por las órbitas del sol y de los astros en sus estancias”. La Tierra es sostenida por una piedra angular y por cuatro vientos que son las columnas del cielo. Otros vientos dan movimiento al sol y a las estrellas. Y continúa: “y más allá de este abismo vi un sitio sobre el cual no se extendía el firmamento, bajo el cual no había tampoco cimientos de la tierra; sobre el que no había ni agua ni pájaros, sino que era un lugar desierto y terrible. 13 Allí vi siete estrellas parecidas a grandes montañas, que ardían, y cuando pregunté sobre esto, 14 El ángel me dijo: «Este sitio es el final del cielo y de la tierra; ha llegado a ser la prisión de las estrellas y de los poderes del cielo. 15 «Las estrellas que ruedan sobre el fuego son las que han transgredido el mandamiento del Señor, desde el comienzo de su ascenso, porque no han llegado a su debido tiempo; 16 y Él se irritó contra ellas y las ha encadenado hasta el tiempo de la consumación de su culpa para siempre, en el año del misterio». Observemos, la Tierra tiene cimientos. El ángel habla del sitio final del cielo y la Tierra, o sea es un universo muy pequeño, finito… Las estrellas transgreden los mandatos del Señor, son seres animados, por eso reciben un castigo. Habría sido una tragedia para la ciencia que una visión como esta hubiese opacado los descubrimientos griegos.
¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 10 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Luis Alberto Solórzano Sojo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información