Sociedad

Crece Libre. ¿por Que No Imponer Religiones?

Crece Libre. ¿por Que No Imponer Religiones? - Sociedad

Desde niña tuve un extremo acercamiento con el cristianismo y el catolicismo. ¿Por qué separar estas dos religiones si podría decir solo cristianismo? No lector, no es lo mismo y nunca lo será. De ser así hubiera sido muy sencilla la relación de mis padres, la relación con mis padres y con mi familia, pero no lo fue, ni lo es.

Me siento totalmente capacitada para externar mi idea y para decir que es acertada, de NO IMPONER RELIGIONES A LOS NIÑOS y en realidad a ninguna persona, sea grande o pequeña de edad. Y es que desde mis primeros años de vida pude darme cuenta como la religión de mis padres, tan separadas pero tan vinculadas ideal e históricamente separaron nuestro núcleo familiar.

Todo comenzó en el momento donde soy separada de mi padre. Por determinadas cuestiones mi madre decide regresar a su antiguo hogar donde se mantuvo en su zona de confort.

Mi padre siempre ha procurado de una educación espiritual para con sus dos hijos, especialmente conmigo, la mayor, a la que recientemente llamó hija de Dios. No es que odie su religión o a su dios, sino que por el fanatismo que puede llegar a tener, se pierde la noción de su entorno, dejando a un lado lo lógico y lo racional, así como lo sentimental y lo familiar sino concuerda con sus ideales. El convivir con su hija más allá de la religión es un ejemplo de esto. Creía imposible que un padre eligiera sobre su hija a su religión, pero así es.

Por dos décadas he visto a mi padre los domingos, la mayoría de estos dentro de un llamado templo, donde acudo resentida, con ideas casi totalmente contrarias a las que plantean dentro del lugar. Resentida porque su dios que habla tanto de amor a la familia, me ha quitado a mi padre, absorbiéndolo en todo el sentido de la palabra.

A un niño se le debería dar la oportunidad de crecer sin ninguna influencia religiosa, otorgándole oportunidad de conocer el mundo, el como existe mas de una religión y que pude elegir la que mas se acople a su estilo de vida o simplemente no elegir ninguna.

Se dice que al final de nuestras vidas existe un cielo o un infierno, dependiendo que tan buenos o que tanto desobedecimos la ley de alguien llamado dios. Pasan la vida intentando ser buenos para poder ganarse ese tan aclamado premio llamado cielo, vida eterna o paraíso, perdiendo su vida y tiempo en ello, cuando realmente deberían no afectar al prójimo por convicción propia, por amor a la vida humana y no por esperar algo a cambio.

Lo único que realmente tiene la gente es miedo. Miedo a no dejar una huella en el mundo, miedo a cometer errores y después ser castigados. Realmente acuden a un dios porque ven su perdición cerca. Porque no encuentran apoyo en nadie más y es que en realidad el resto también esta perdido; y esta bien acudir a alguien para pedir ayuda, esta excelente poder acudir a alguien para que no te quedes perdido.

No estoy de acuerdo con ese dios que perdona si te arrepientes. —¿Te arrepientes de descuartizar a tus padres? ¿Te arrepientes de robar a tu familia? —Sí. —Bienvenido al cielo. Toma tu asiento.

Es por esto que no elijo la religión de mis padres. Porque al paso del tiempo, del poder ampliar mi entorno, de conocer tanto ambas religiones me he dado cuenta de lo equivocas e irracionales que pueden ser. Me di cuenta porque no me mantuvieron apegada a su mundo, porque de tanto que me quisieron involucrar, me separaron más de ellos y de sus ideales. Porque pude ver el mundo.

¿Por qué no dejar ser libres a las personas para que encuentren su redención a su manera? Para que puedan observar al resto, puedan conocer que existe mas que el entorno familiar. Salir de la zona de confort es la mejor forma de nutrirte, de aprender, de conocer. No atenerte a lo que tus seres queridos o al menos cercanos determinen que esta bien para ti. Por qué hay mucho más.
Eso si, siempre habrá algo que aprender de aquello que no te gusta, seguramente algo bueno, pero no por eso te tienes que quedar atado a una idea que no te gusta ni convence, porque al final cada individuo es dueño de sus propias decisiones, cada uno es responsable de sus acciones. Y cada uno es libre de decidir su centro espiritual.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 3 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

WitchIt

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información