Literatura

Creepypasta

Creepypasta - Literatura

Solía vivir en un edificio de apartamentos pequeños situado en el centro. Una de las razones por las que me mudé de alli, fue por el mal vecindario, incluyendo a ese tipo que vivía encima mia. Era un muchacho reservado y cortado. Sin embargo alrededor de la medianoche se escuchaba desde su apartamento un ruido que me molestaba. Para ser justo, no era fuerte, pero soy de sueño ligero y me resultaba imposible dormirme con esos pequeños golpes sonando una y otra vez. Me recordaba a los sonidos de los tacones, pero no tan fuerte. Luego de unos días me di cuenta de que el patrón era siempre el mismo, como una grabación siendo producida en medio de intervalos. Y eso continuó a lo largo de todo un año siempre la misma secuencia de golpes repitiéndose una y otra vez a veces a lo largo de varias horas en la misma noche.

No fue hasta muchos años después cuando ayudaba a mi hija con la tarea, que aprendí un poco de código morse. Ella golpeo la mesa con sus nudillos y un escalofrío se coló en mi espina dorsal, reconocía exactamente el mismo patrón. Cuando le pregunté a mi hija que significaba ella rió,

— Es fácil, papi — dijo — Es el que se usa para pedir ayuda.

No hacia mas que pensar en las palabras de mi hija “Es el que se usa para pedir ayuda”, ¿que habrá sido de aquel muchacho?¿seguirá viviendo allí? Demasiadas preguntas rondaban en mi cabeza y decidí ir a comprobar que había sido de aquel muchacho.

Cogí las llaves de la mesita de la entrada y salí. Llegue a aquel edificio, seguía igual que hace 3 años. Sentí un escalofrío al ver el apartamento de aquel muchacho. Cuando salí del coche me dirigí hacia el portal estaba el mismo hombre que trabajaba cuando yo vivía aquí, estuvimos hablando unos minutos y después le pregunte por aquel muchacho y me dijo que seguía viviendo en el mismo apartamento. Subí por el ascensor y al pararme delante de esa puerta sentí un tremendo escalofrío, llamé a la puerta que estaba abierta.

— ¿Hola? — dije — con voz temblorosa nadie contestó, me adentré en aquella casa oscura. Entré en el salón y me encontré al chico ahorcado en una viga que sobresalía del techo. Salí corriendo histérico de aquel apartamento y juré no volver a este edificio.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 11 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

zeneratner

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información