Sociedad

Crianza (Ir)Respetuosa: El Dilema De La Lactancia

Crianza (Ir)Respetuosa: El Dilema De La Lactancia - Sociedad

El tema que hoy voy a tratar divide Internet en dos bandos enemigos, es como el doblaje de Los Simpson: las posturas son irreconciliables y es improbable que una parte claudique a favor de la otra. Se trata de la lactancia de nuestros pequeños. ¿Materna o artificial? ¿Teta o bibe? ¿A demanda o tomas organizadas?

Partiendo de la base de que soy partidaria de que lo mejor para los hijos es lo que nos diga nuestro instinto como padres, hay situaciones en las que una u otra opción se decanta como óptima deseable.

Hay un movimiento generalizado hacia la crianza natural que, llevado por ciertos derroteros, hace más daño que beneficio. Una de estas vertientes las vemos en lo relativo a la alimentación de los pequeñajos. Dejando de lado lo del BLW (alimentación complementaria autorregulada), que da para mucho, no voy a hacer ningún tratado sobre ventajas e inconvenientes de cada una porque para ello ya hay profesionales que nos pueden asesorar, por no hablar que lo que para una mujer es una ventaja para otra puede ser un inconveniente. Yo quiero centrarme en las consideraciones sociales de una y de otra y de cómo, una vez más, estamos expuestos a la desinformación y al juicio.

Ni la lactancia se libra del negocio de la ecología

Si bien lo natural es que alimentemos a nuestros hijos nosotras mismas, a veces eso no es posible por ciertas razones, tanto laborales como físicas. De ahí que se deba elegir si lactancia natural o artificial. Para muchas mujeres, el deseo insatisfecho de dar pecho supone un cargo de culpabilidad muy alto, puesto que se tiene la creencia extendida de que hay necesidades del bebé que no se satisfacen con la lactancia artificial. No deberían sentirse así, ni permitir que les hagan creer esa falacia, puesto que son perfectamente capaces de darles el mismo consuelo, calor y tranquilidad con su abrazo que con sus tetas. La alimentación natural se adapta a las necesidades del lactante, es lo óptimo para ellos, es lo mejor y lo que debería ser siempre la primera opción, pero la alternativa no se queda atrás, les mantiene perfectamente alimentados, sanos y equilibrados si se les da de forma responsable. Por descontado, el consuelo que experimentan en brazos no es exclusivo de madres que dan pecho, ni siquiera es patrimonio de las mujeres, puesto que los padres también aman y protegen.

Las llamadas “mamis de biberón”, una coletilla que parece marginarlas en la crianza, incomprendidas en su mayoría en su decisión, son las grandes defenestradas en redes sociales por cierta facción de defensoras de la lactancia natural. Nadie es mami de una cosa u otra, todas son madres y merecen el respeto a su decisión, pues, si nos ponemos puristas, la leche, de teta o de bote, es poco más que alimento. El calor, la comprensión y el cariño no vienen diluidos en la leche.

Dar biberón no está reñido con conectar con tu hijo, que no te hagan pensar lo contrario.

Esa tendencia al endiosamiento de la lactancia, como si fuera la panacea, a veces crea tensiones familiares por la prolongación de la misma. Mujeres, alentadas por los “gurús de la leche”, que ni duermen ni viven porque se auto-obligan a dar teta, ven como el sueño de ser madre se transforma en pesadilla. Como un extraño síndrome de Estocolmo, se transforman en una máquina de dar leche, en un ejercicio de flagelación sin sentido por el simple hecho de no claudicar y dar un biberón. Alimentar a tu bebé debe ser una experiencia enriquecedora para ambos, no una obligación tajante. La lactancia debería prolongarse el tiempo que ambos, madre e hijo, puedan sentirse plenos y cómodos con ella y, bajo mi punto de vista, no creo que pueda ser una decisión unilateral, puesto que la buena armonía en la familia es directamente influyente en la salud de la madre. Apoyo, consenso y sentido común deberían ser los pilares de un proceso así.

Por último, quiero mencionar a los padres, a esos que preparan biberones como maestros, que pasan noches en vela para dormir a sus nenes cuando mamá no puede más. Ellos no dan ni darán lactancia, pero amarán a sus hijos de la misma forma. La forma en que alimentas a tu hijo no condiciona tu amor por él.

Dormir en brazos de papá es una maravilla

La felicidad de una familia debería estar por encima de todas esas consignas. Lo mejor no es lo que nos digan que debemos hacer, sino lo que nuestro instinto nos dicte. Criar es instinto, amar es algo más complejo.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Siru

2 comentarios

  • Un tema muy interesante, definitivamente por diferentes cuestiones es que uno como madre decide como alimentar a su bebe, influyen diversos factores como si produces leche, cuestiones de trabajo, lo que el bebe necesita ya que aveces no quieren el pecho o no quieren la leche artificial , sin embargo creo que eso depende de la madre e hijo y yo tampoco tomo una postura de critica sobre que es lo mejor porque todas nuestras experiencias son diferentes, y bueno para concluir solo puedo decir que yo amo este proceso de lactacia , hay una conexión maravillosa entre mi bebe y yo , es tan bonito amamantar <3 saludos...

    • ¡Muchas gracias por tu comentario!

      Creo que es la postura más sana, lo que se adapte mejor a cada familia y a cada casa. Hay muchas corrientes críticas con la lactancia artificial. En la era de la información, nos estamos volviendo menos humanos y menos empáticos. Cada proceso de crianza es complejo y, en ocasiones, se puede hacer muy duro, pero con apoyo en casa, comprensión y cariño, se puede construir algo grande.

      Disfruta de tu hijo, que es un gran regalo de la vida y, una vez más, gracias por tu comentario. ¡Nos vemos por la red!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información