Política

Crisis En Cataluña: Razones, Consecuencias Y Posible Solución.

Crisis En Cataluña: Razones, Consecuencias Y Posible Solución. - Política

 

En los últimos años, particularmente a partir de 2017, se ha observado una cierta exacerbación de la crisis política, social y económica de Cataluña, comunidad autónoma española y una de las más prósperas de todo el país desde hace siglos. Para entender cómo y por qué llegamos al punto en el que estamos hoy como nación, tenemos que recordar ciertos antecedentes que nos hará comprender este engorroso tema con mayor facilidad.

Los independentistas catalanes han usado varios argumentos para justificar su animadversión hacia el resto de España y la independencia, entre los que se encuentra:

 

– Las diferencias culturales e incluso “étnicas” o “raciales” entre catalanes y resto de españoles.

– La prosperidad económica de Cataluña que el gobierno central ha usado para su beneficio y, además, para “ayudar” a otras comunidades menos aventajadas.

– El supuesto odio del resto de españoles hacia todo lo catalán.

– Argumentos históricos (como lo ocurrido en 1714 a raíz de la guerra de Sucesión Española o la época franquista, entre otros).

– Entre otros motivos posibles.

 

A continuación, tocaremos cada uno de estos cuatro puntos para encontrarle cierto sentido a todo lo ocurrido sin dejarnos llevar por mitos ni sentimientos muy alejados de la realidad y la racionalidad.

 

“Diferencias Culturales y Raciales”:

 

Para empezar, si observamos bien la historia de España, la unidad de nuestro país es más antigua de lo que se cree, mucho antes de Carlos V y sus abuelos, los Reyes Católicos. Hablo de la época íbera, romana y visigoda más que todo, donde ya éramos un país unido con una historia común, cosa que se vio afectada con la invasión musulmana (árabe y bereber) a la península, donde éstos conformaron Al-Ándalus, mientras que los territorios liberados por los hispanos cristianos se convirtieron en reinos independientes que se unieron para recuperar la antigua Hispania (de donde viene el término España), produciéndose la Reconquista.

Por lo que se puede apreciar en el párrafo anterior, todo ello hizo de España un país diverso, genética, cultural y lingüísticamente. Cada región de España tiene sus propias costumbres, gastronomía, música, incluso lenguas (catalán, vasco, gallego, aragonés, valenciano, asturiano, etc) y dialectos propios (dialecto andaluz, canario o murciano, también conocido como panocho, etc). Sin embargo, este fenómeno también ocurre en otros lugares del planeta y en los cinco continentes (como Italia, Alemania, Suiza, Gran Bretaña, Francia, Bélgica, Rusia, China, Estados Unidos, Norte de África etc). Por lo tanto, no es suficiente argumentar diferencias culturales y raciales para justificar separación alguna, y menos si dichos argumentos tienen tinte supremacista o xenófoba.

 

Argumentos Económicos:

 

Recientemente, uno de los argumentos más famosos del independentismo catalán es el factor económico, ya que Cataluña es una comunidad muy próspera y se queja de dar más de lo que recibe por parte del gobierno central, de ahí la famosa consigna de “Espanya ens roba” (España nos roba).

En primer lugar, es una ficción que Madrid actúa sola a la hora de hacer gobierno en España, ya que todas las comunidades se reúnen en el Congreso de los Diputados y en la Moncloa con ese gobierno central que tanto es criticado por algunas de ellas. De hecho, la prosperidad catalana lleva siglos y lo ha conseguido siendo parte de España todo este tiempo. Además, los gobiernos de la democracia no han hecho otra cosa que pactar con partidos nacionalistas, así que es absurdo que ésos los vean como enemigos, así como a los ciudadanos que no tienen la culpa de dichos pactos.

En segundo lugar, no todas las comunidades autónomas son tan prósperas económicamente y no pueden permitirse los gastos de otras comunidades, por tanto, no se les puede exigir que tengan el mismo gasto de Cataluña si su crecimiento económico no es proporcional a dicho gasto.

Y en tercer lugar, todos los ciudadanos españoles pagan impuestos y han padecido por igual las grandes calamidades que ha sufrido España (entre ellos, la muy conocida corrupción), por lo tanto, es inmensamente injusto que a un español no catalán que visita o vive en Cataluña le digan “ladrón” o “colono” (Por no hablar de ese término espantoso “charnego”, usado para todos los no catalanes, más que todo hacia otros españoles e incluso sus hijos y nietos que sí son catalanes).

 

El supuesto odio del español a Cataluña:

 

Como en todas partes del mundo, siempre hay gente que odia incluso sin razón alguna, sólo por dejarse llevar por comentarios y opiniones de terceras personas. También es verdad que muchos españoles patriotas se han sentido agredidos y ofendidos por los comentarios de los catalanes independentistas (que no son la mayoría de los catalanes), por lo cual no es extraño que haya cierto resentimiento hacia todo lo catalán.

Sin embargo, también es verdad que tampoco son la mayoría los que comparten ese odio y que más que todo es otro “mito” más del discurso independentista. De la misma manera, la mayoría de los catalanes no comparten ese odio y la prueba está en la gran inmigración de otros españoles a Cataluña durante todo el siglo XX y XXI (Por no hablar de encuestas que ha hecho la misma Generalitat de Cataluña sobre la preferencia del idioma castellano entre los catalanes).

 

“Argumentos Históricos”:

 

Es muy conocida esa fiesta anual de la “Diada”, celebrada cada 11 de septiembre (coincide con la tragedia de las “Torres Gemelas” de Nueva York en 2001 y el golpe de Estado de Pinochet en Chile en 1973, nada que ver con este tema, es sólo un apunte). Precisamente, esto se debe al 11 de septiembre de 1714, cuando el bando borbónico del joven rey Felipe V venció a Carlos VI de Habsburgo en la Guerra de Sucesión Española.

Los independentistas catalanes ven esto como un intento frustrado de independencia, pero no es así, ya que en ese momento Cataluña apoyó al bando de los Habsburgo porque éste abogaba por una mayor autonomía de las regiones respecto a Madrid y, en cambio, el bando borbónico era más centralista y quería más control desde Madrid. Pero, en ningún caso, se habló independencia ni de desmembrar la unión española.

Por otro lado, también se habla muchísimo de la dictadura de Francisco Franco (nacido en Ferrol, Galicia, una región con lengua propia, el gallego) y de lo mal que éste y sus subalternos trataron a los catalanes. Si bien es verdad el maltrato de Franco hacia los catalanes y la lengua catalana, ese mismo maltrato lo padeció todo español (catalán o no) que se opusiera a ese régimen, por tanto, no fue un complot de toda España contra Cataluña.

 

Consecuencias:

 

En consecuencia, después de morir Franco en 1975, se formó la Transición que permitió la conversión de España de un régimen totalitario a un régimen democrático de partidos. Los partidos nacionalistas ayudaron a construir un estado de autonomías donde cada uno de ellos se quedó con su cuota de poder en cada región de España (en el caso catalán, el independentismo liderado por Jordi Pujol y demás partidos similares).

Jordi Pujol, líder de Convergència i Unió y presidente de la Generalitat de Cataluña de 1980 a 2003, pese haber afirmado no ser independentista y haber respetado al resto de España, sus políticas como la “inmersión lingüística”, las multas por haber letreros en español y no en catalán, y su discurso exaltando lo catalán en detrimento de toda la nación española lo hacen merecedor del adjetivo independentista.

Todo esto ha provocado una fragmentación de no sólo la sociedad catalana, sino también de toda España provocando, además, una gran desigualdad entre ciudadanos inaceptable en todo país desarrollado y democrático, haciendo que todas o casi todas las regiones de España se hayan convertido en parcelas de poder de caudillos locales, cometiendo actos de corrupción cada vez más graves.

 

Posible Solución:

 

La posible solución sería formar otro gobierno diferente y alejado del bipartidismo clásico (PP y PSOE) y de partidos neocomunistas como PODEMOS y de los partidos nacionalistas e independentistas que rescate y fomente el patriotismo de la unidad nacional de España y se sustituya el estado autonómico por otro que no favorezca el clientelismo nacionalista en las regiones. Un estado pequeño en tamaño pero con instituciones nacionales muy fuertes que hagan cumplir la ley y garanticen los derechos y deberes de todos los españoles.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

1.00 - 4 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

molines89

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información