Sociedad

Critica a la mujer mala



Critica a la mujer mala - Sociedad

Critica a la mujer mala
El otro día iba por un parque de mi ciudad, paseaba viendo a la gente con sus hijos mientras estos jugaban con más niños, otros corrían, patinaban y en general disfrutaban del buen tiempo que está haciendo en pleno marzo. Pensaba en lo afortunada que era de vivir en todo el centro de la cuidad y tener todo tan cerca y de poder disfrutar de cosas tan simple como un gran parque.

Después de pasear, me senté en un banco cercano a la salida del parque a seguir mirando a la gente y a mirar el móvil, distraída decidí irme para casa ya que se estaba haciendo demasiado tarde y el fresco se empezaba a levantar, justo cuando llegaba a la puerta del parque oí algo que me chirrió los oídos.

Tres hombre, que a cuál más cavernícola hablaban entre ellos de sus respectivas parejas, y de cuán “manipulados” se sentían por sus mujeres.

Ciertamente me molestó tanto la conversación que decidí alejarme un poco de ellos y sentarme en uno de los bancos para sobretodo, evitar cabrearme pero ellos, justo se pararon algo cerca de mi. Con lo cual…sin querer oí parte de su conversación.

No me malinterpretéis, no me gusta meterme en conversaciones ajenas y esta por muy cabreada que me tenia, no iba a decir nada.

Basta decir que uno de ellos no paraba de comentar que su mujer desde que había dado a luz, había engordado mucho y que el sexo “ya no era lo mismo” a lo que los otros tres no paraban de reír y de insinuarle que debía dejarla por alguien que por lo visto, en su trabajo no paraba de tirarle los tratos. El…solo reía y decía que es que estaba “tremenda”

En esos momentos, otro de ellos empezó a decir la frase por excelencia “las mujeres son muy malas” y los tres al son de su idiotez se rieron. Y por supuesto no podía faltar la guinda del pastel, al parecer uno de ellos acababa de empezar a salir con una chica más joven que el, y comentaba que se sentía ilusionado…pues nada, el idiota de turno volvió a repetir “las mujeres son muy malas, no te fíes de ellas” y volvieron a reír cual becerros.

Como comprenderéis a estas alturas, yo ya estaba que me tiraba de los pelos con lo que decidí irme de allí y ellos…pues para mi desgracia reanudaron la marcha siguiendo hablando de las mujeres mientras que nos ponían a todas como unas malas y bichos verdes e hijas del mismísimo diablo.

Con esto, quiero decir que a cada cual entenderá la conversación de estos tipejos como quiera pero a mi, a mi me dolió y me enfadó a demasía saber que hay hombres como estos que piensan que todas las mujeres somos malas, somos manipuladoras y que solo buscamos el dinero de ellos. Al igual que a ellos les molesta que les metamos en la misma bolsa, yo digo lo mismo, no todas somos igual.

No!

Somos mujeres pero ante todo somos personas y cada cual entiende su realidad como quiere según sus ideas y pensamientos y la cosa no se queda ahí, sino que por mucho que tengamos defectos grandes…¡¡no somos MALAS!! ¡No somos caza fortunas! No somos manipuladoras! No!

Aunque también…pensando de nuevo en la conversación de semejantes cavernícolas, no puedo entender bien como mujeres que seguro valen más que ellos, pueden seguir con la relación…y digo yo…¿No será que los manipuladores y mentirosos sean ellos y no ellas?

O quizás…los estereotipos sean los culpables de toda esta conversación tan machista que oí aquel día. Realmente no deseaba meter la palabra machismo, pero veo que es lo que pasa, que es eso precisamente lo que daña a una sociedad que está muy adelantada tecnológicamente pero retrasada a la hora de aceptar a las personas tal y como son.

No puedo aceptar ni quiero aceptar esas palabras “las mujeres son malas” porque estoy no es así y con ello solo quiero decir que, quizás deberíamos vernos nosotros a sí mismos antes de criticar a los demás, la humanidad se va a la mierda con cosas como estás, tan simples pero que hacen un daño atroz a todos.

Y es por ello que cuando logré alejarme de semejantes cavernícolas, pensé en que no podía dejar pasar la oportunidad de hacer una crítica a la mujer mala. Porque no es mala, es humana.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

3.67 - 3 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Una vida en letras

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.