Sociedad

CRÓNICA DE UN VENEZOLANO



CRÓNICA DE UN VENEZOLANO - Sociedad

Hoy, como cada día, me levanto pensando que voy hacer para conseguir conseguir dinero. Es un poco engorroso, pero la situación de Venezuela no te permite pensar en otra cosa. Tener ingresos se ha convertido en una prueba de supervivencia. Antes, lo que enviaban nuestros familiares, venezolanos en el extranjero, alcanzaba por lo menos para hacer un mercado de una semana, ahora si acaso lo que mandan te alcanza para un día. No recuerdo en que momento pasamos de ser el país más próspero de Latino-américa a lo que ahora somos: UN PAÍS EN RUINAS.

Me dirijo al baño y ¡NO HAY AGUA! no me extraña, se ha vuelto costumbre. Saco un poco de la reserva y con eso debo hacer milagros. ES QUE EL VENEZOLANO VIVE HACIENDO MILAGROS. Voy a vestirme y descubro que ya no me queda casi ropa. -Solía comprarme varias prendas por año, pero cada vez se hace más difícil- Un jeans cuesta mas de cinco sueldos mínimos en mi país. Tú decides si comes o te vistes; creo que la mayoría prefiere alimentarse. Intento jugar con las pocas prendas que me quedan y se hace el segundo milagro.

Me dirijo a la cocina para prepararme desayuno, mi sorpresa es que ya no queda harina pan. La última vez que compré fue «bachaqueada».             -Bueno, tampoco es de extrañarse, algo debo inventar para comer-. Se hace el tercer milagro.

Salgo de mi casa y recuerdo que no tengo efectivo. En cualquier país no habría porqué preocuparse, sólo es cuestión de ir al cajero. En mi país debes hacer una búsqueda exhaustiva en todos los bancos: si algún cajero está funcionando (muchos están dañados) o si están dando dinero en taquilla (las colas son increíblemente largas). Si corres con suerte, obtendrás efectivo para unos cuantos pasajes únicamente.

¡Consigo el dinero! pero ahora no encuentro transporte.

-¡Dios mio! ¿Cómo llego a mi destino?

La zona donde vivo queda alejada del metro y para llegar a éste es necesario tomar un bus. -La mayoría de los autobuses están parados por falta de repuestos-

Decido agarrar un «mototaxi», que me sale mucho más caro de lo que saqué del cajero. Me vuelvo a quedar sin pasaje, pero pude llegar al metro. Entrando, me encuentro con un retraso ocasionado por fallas eléctricas.

-Me he quedado sin dinero ¿Cómo hago?

No queda más opción que caminar…

Hoy en día trabajo en ventas. Soy Licenciada en Comunicadora Social, pero actualmente no desempeño mi carrera, me resulta mucho mejor trabajar por mi cuenta. Hace un año renuncié a mi trabajo porque los beneficios ya no me servían y el sueldo no me alcanzaba ni para un almuerzo. Sientes que eres tu quién paga a una institución para trabajarle, pues es más el esfuerzo que haces que la recompensa. Si eres venezolano se que te sientes identificado. La situación se ha vuelto frustrante, pero también no ha hecho seguir adelante.

Las ventas han estado bajas, los comerciantes de quejan de no tener dinero. Mientras tanto yo trato de convencerlos, pues si no vendo nada, habré perdido mi día. He pensado en irme del país, pero no quiero dejar a mi familia. Una vez escuché que «el momento más oscuro de la noche es justo antes de amanecer» y mantengo la esperanza de que mi Venezuela cambie. ¡Mi Venezuela amada! Cuando eso pase, quiero invitarte a conocerla, aquí lo que sobra es gente bella, sus paisajes son increíbles, su clima perfecto y sus comidas, ni te cuento.

De pronto se hace de noche y la oscuridad no es sana en las calles de mi Caracas. La inseguridad se ha convertido en escenario de robos y desgracias. Debo salir corriendo a casa…

Mañana otro día me espera. Mañana deseo comer, vestirme, trabajar, transitar y respirar en una mejor VENEZUELA.

 

Créditos de la imagen
Autor:Dagne Cobo Buschbeck
Se extrajo la información de los metadatos de fotos de IPTC

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.00 - 4 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Joyce Pineda

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.