Sociedad

¿cuál Sería Tu Compromiso Solemne?

¿cuál Sería Tu Compromiso Solemne? - Sociedad

En mi anterior artículo, les hable de “Cultivar la Educación del Corazón”, refiriéndome a la necesidad de formar seres humanos que aprendan a valorar la vida en sí misma, y se comprometan con la felicidad propia y la ajena, también me refería, a la necesidad de que la “Educación” no solo se oriente a la formación de seres humanos que ocupen puestos de trabajo, queriendo decir con ello, que la educación no solo debe estar orientada al desempeño racional del individuo, sino también, al buen desempeño emocional de éste. En este sentido me plantee y te planteo: ¿Cuál sería tu Compromiso Solemne?

Entendiendo como buen desempeño emocional, al cultivo del equilibrio emocional, el cual se traduce necesariamente, en armonía con el entorno y en la felicidad del individuo y del colectivo.

Pero ¿Cómo lograr todo esto, si ni siquiera existe la conciencia y el reconocimiento público de esta necesidad?

Visto así, el proyecto parece perderse en un espacio sin límites o más bien en un camino sin señales de ruta.

¿Es que acaso no hemos estado siempre en la búsqueda del sí mismo, como a la espera de que suceda algo mejor, que ya está cerca, pero que muy pocos han logrado alcanzar?

Quizá otros, han vivido en la evasión permanente de ese encontrarse a sí mismo, donde parecieran huir del juicio crítico, producto del análisis profundo y coherente, pero que viven instalados en la banalidad, la apariencia, la superficialidad, en lo fatuo, la queja, el reclamo, el chisme, la viveza o el abuso de poder.

En fin, ¿Cómo instalar en el colectivo, ese reconocimiento público de la necesidad de “Cultivar la Educación del Corazón” ?, entonces, al respecto: ¿Cuál sería tu Compromiso Solemne?

Y créanme, que no es nuevamente pasando por enumerar a manera de diagnóstico, lo mal que vamos o de manera mesiánica, sacar el As debajo de la manga y hacer ¡Eureka!

Definitivamente, ese ¡Eureka!, se construye con acciones claras y contundentes y con un esfuerzo sostenido en el tiempo, para lograr la familiaridad que termine provocando los cambios permanentes en la conciencia del colectivo y cree la cultura del respeto por lo que somos y por lo que nos rodea.

Cree la cultura de: La empatía, la compasión, la ecuanimidad, del amor, de la calidad traducida en el orgullo del trabajo bien hecho.

Ese lograr familiarizarnos, hasta que se nos impregne cada célula, ser ante todo humanos, capaces de identificar el valor del ser social, de la vida, de la felicidad y del bienestar individual y colectivo. Ese, reflexionar antes de actuar, antes de pronunciar palabra, ese, irnos a la cama y antes de dormir, preguntarnos: hoy, agregue valor a mi vida, al mundo, ¿a otro ser humano?

Amigo lector, mi primera acción es: “Un Compromiso Solemne”, conmigo misma y con mi entorno, de ser feliz y contribuir a la felicidad del otro, en cada instante vital de mi vida, desde adentro, desde la reflexión, desde el corazón.

Fanny Ramírez V.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

framirvi

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información