Salud

Cuando Menos te lo Esperas



Cuando Menos te lo Esperas - Salud

Cuando menos piensas que lo bueno, lo positivo, que el sueño de tu vida puede ocurrir, ocurre. Tú puedes hacer todos los planes que quieras, que la vida tiene sus propios planes. Así que si me ocurrió a mí también te puede pasar a ti, lector-a.

 

La neuróloga me decía “no debes quedarte embarazada con este tratamiento porque es un medicamento teratogénico”, o lo que es lo mismo, que traspasa la placenta y puede dañar al feto. El ginecólogo me dijo un tanto de lo mismo, la tarde que fui a visitarlo casi sin poder hablar por el dolor y un efecto secundario del Tegretol*. Y con mucha frustración, me enfrenté a unos por lo menos seis meses más de tratamientos con fármacos anticonvulsivos o antiepilépticos, pasando de Tegretol 200 mg* a Zebinix 800mg*. Con el paso del tiempo no me dolía la boca pero si el alma, por tener que esperar para seguir con mis planes maternales a corto y quizás a medio plazo.

Pero como siempre he sido una rebelde… dejé que todo fluyese por donde debía hacerlo porque de tomarme la píldora cualquiera sabía cómo quedaría mi fertilidad después. Que los médicos dicen que no influye, pero que va… cualquiera se fía a estas alturas de la píldora con todos los efectos secundarios que tiene y más a mis 37 tacos.

Total, que al final vino la cigüeña y a correr. Test de embarazo positivo, médico de cabecera, otro test de orina en el ambulatorio que decía que no y mi asombro y horror aparecieron a la vez, a partes iguales. Así que recurrí a la medicina privada y me hice después de otro test de orina que también salió negativo, una prueba de sangre (la famosa beta) antes de contárselo a nadie, ya que la seguridad social por protocolo no te la hace si no has tenido abortos (están bonitos). Y sí, después de casi una hora y unos cuantos minutos de subirme y bajarme por las paredes en el vox del hospital pensando que igual estaba loca o me había imaginado el embarazo, el resultado positivo positivísimo, y yo más feliz que una perdiz regresé a casa predictor en mano para darle la noticia al papá, que no se lo olía ni de lejos.

El hecho de que los médicos me recomendaran no quedarme embarazada no era nada trivial, estaba claro, había que acabar con el brote de neuralgia a como diese lugar y esos casi seis meses de medicación entre la primera (que me fue fatal, ya lo contaré en otro ratito) y la segunda, me aliviaron muchísimo, y estoy profundamente agradecida a todos los especialistas que me asesoraron y atendieron desde que empezó esta pesadilla. Pero la maternidad era y es mi sueño, no podía remar en contra a mi edad porque es mayor riesgo esperar demasiado tiempo que “coger el toro por los cuernos”.

Así que aquí estamos en este punto maravilloso que hace que el dolor valga la pena (aunque suene masoca). Aquí estamos esperando mi novio, la bebé que viene en camino en unos tres mesitos y yo, una futura mamá que está aguantando estoicamente una neuralgia de trigémino que no se rinde definitivamente. Una realidad paralela que no puedo obviar.

Y qué hago se preguntarán… pues tratar de hacer amistad con ella. Conocer sus gustos, su carácter y cómo reconciliarme con ella cuando está rabiosa. No sé por qué me dio, ¿por qué a mí habiendo tantos millones de habitantes en este planeta? No lo sé. Ya tampoco importa. La tengo. Es mía. Sólo sé según palabras de mi neuróloga, que es un angelito, que es una lotería. La mía por suerte todavía está en un extremo que en el que se puede tratar con medicación. Sólo que embarazada no puedo tomarla. Así que a partir del 13 de septiembre de 2019, cuando confirmé mi embarazo con la beta, dejé radicalmente Zebinix 800 mg y opté forzosamente por tratamientos más naturales como:
1- Aguantarme= ajo y agua.
Y cuando las cosas se pusieron feas sobre todo para comer y hablar:
2- Un tratamiento homeopático llamado Homeosor Spigelia (recetado por personal cualificado, ojo).
3-Acupuntura.
4-Fisioterapia.
De la dos a la cuatro funcionan, al menos a mí. Es más difícil dejar que el dolor se vaya solo cuando alcanza cierta intensidad, y la alcanza. También he optado por cambiar mi vieja almohada por una anatómica que me costó 45 loros, pero vamos, me la volvería a comprar sin despeinarme porque me ayuda muchísimo y más ahora que estoy creciendo.

 

Otra cosa muy importante ha sido la comprensión de lo que ocurre por mi parte y la de mi entorno, además de dónde puede estar el origen y lo peor que me puede pasar con el paso del tiempo. En esto último no pienso demasiado, pero es inevitable documentarse cuando se padece algo que no deja de ser raro y cuyo diagnóstico cuesta tanto de alcanzar. Yo dentro de lo malo tuve suerte y en poco más de un año supe que lo mío no era un problema dental. A mí la broma me costó dinero y me sigue costando y una muela de juicio (concretamente la izquierda de la mandíbula).  Pero a mucha gente le cuesta más dinero y tiempo y también más piezas dentales que a mí. Dentro de todo me siento afortunada todos los días.

Creo que el mejor remedio para las personas que convivimos con el dolor, es mantener una vida activa y la mente despejada de pensamientos negativos y dejar de estar demasiado pendientes del grado de dolor que sentimos porque ello solo lo empeora todo. Así que mejor hablar del tiempo que del dolor. Habrá días malos en que necesitemos evidenciarlo para recibir apoyo de nuestros seres queridos, o quizás acercarnos a un psicólogo o psiquiatra, pero de lo que no hay duda, es que como sea, hay que hacerle hueco al optimismo y al vivir en el ahora, porque mañana no sabemos si nos va a doler el cuerpo o nos va a tocar la lotería. Así que adelante con nuestra vida y las quejas que ardan en el infierno junto al resto de los malos vicios.

 

Tegretol 200mg*: El principio activo es carbamazepina. La carbamazepina pertenece al grupo de medicamentos denominados antiepilépticos. Se utiliza para el tratamiento de ciertos tipos de epilepsia. También se utiliza en el tratamiento de la manía y en la prevención de los trastornos maníaco-depresivos (bipolares); en el síndrome de abstinencia al alcohol, en la neuralgia esencial de trigémino y en la neuralgia esencial del glosofaríngeo.

 

Sitio web consultado para la referencia:

https://cima.aemps.es/cima/dochtml/p/39955/Prospecto_39955.html

 

Zebinix 800mg*: Zebinix contiene el principio activo acetato de eslicarbazepina. Pertenece a un grupo de medicamentos denominados antiepilépticos, utilizados para tratar la epilepsia, una enfermedad donde la persona afectada tiene convulsiones o crisis convulsivas repetidas.

 

Sitio web consultado para la referencia:

https://cima.aemps.es/cima/dochtml/p/09514017/P_09514017.html

 

 

 

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Eridana

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información