Economía

Cuando sea multimillonario…



Cuando sea multimillonario… - Economía

Cuando sea multimillonario recordadme, por favor, no caer en las excentricidades de los súper-mega-archi-maxi millonarios que hoy en día alimentan con sus fantasías lo imposible en lo cotidiano de tantísimas vidas humanas.
Recordadme, por favor, que todos los días hago sonar mi reloj despertador no más tarde de las 6 y 20 de la madrugada para zambullirme en poco tiempo más en la red del metro de mi ciudad, apiñándome contra el resto de pasajeros, sin perder la compostura por un trozo de barra al que aferrarme para no abalanzarme sobre algún otro pasajero o pasajera, concentrando mi atención en algún punto del vagón que no suponga nada más que materia inerte. Nada de posar la mirada en traseros, escotes, otras miradas escrutadoras, pantallas de móvil abiertas que me rodean, ningún ser humano próximo, como mucho alguno de espaldas en la distancia. Nada más.
Que no me olvide, por favor, de que todos los días tengo que lidiar con las rarezas e intransigencias de mis clientes que descargan a diario sobre mí sus impotencias, sus frustraciones, su arrogancia, su prepotencia, y que sólo los buenos clientes, comprensivos, pacientes, agradecidos, educados consiguen compensar a veces el balance negativo de experiencia laboral diario. Recordadme, por favor, que por estos últimos todavía conservo la dosis de cinismo y civismo imprescindible para lidiar con los primeros y no enviarlos uno tras otro a un punto inmaterial pero indeseable que todos conservamos en nuestro imaginario popular.
Recordadme, por favor, que tengo el privilegio de poder disfrutar de un salario anual bruto como el salario anual bruto medio de Suecia, y casi el doble que el de mis compatriotas españoles. Qué gran e inmensa suerte, por favor, recordádmelo.
Pero recordadme también, por favor, que para poder vivir en la vivienda que me puedo permitir y no en la que me hubiese gustado adquirir, tengo que destinar casi el 60% de mi salario neto mensual para atender la cuota de la hipoteca, y que el resto del salario se lo comen los recibos e imprevistos que invariablemente asolan mi cuenta cada mes, sin demasiado margen ni para el ahorro ni para mucho más que la ocasional comida extra en el mismo restaurante cuyos precios de su carta encajan perfectamente con mi limitado presupuesto. Los postres en casa, por descontado. Y nada de vino.
Recordádmelo, por favor.
Y a ti, te recuerdo también, por si no lo sabías, que en tu talento, imaginación, perspicacia, inteligencia, perseverancia, planificación, y desempeño personal encontrarás todas las herramientas disponibles a tu servicio para atraer sobre ti toda cuanta riqueza material seas capaz de dimensionar. Son tantos y tantos los sectores y servicios en los que podrás aportar valor que sólo tendrás que decidir si lo quieres hacer como empleado o como empresario.
Te daré algunas ideas, por si te inspira más.
En España, el salario medio anual es de 23.646´50€/año.
En Alemania, es de 50.546€/año.
En Suecia, 44.212€/año.
En Dinamarca, 56.559€/años.
En Suiza, 78.708€/año.
En Francia, 39.436€/año.
En Italia, 31.292€/año.
En Grecia, 21.214€/año.
En Portugal, 18.343€/año.
Y en los EEUU, el salario medio es de 46.529 dólares al año.
Y luego se presentan algunas de las distorsiones que el sistema parece estar soportando, al menos de momento.

El Azzam es el barco privado más largo del mundo, con 180 metros de eslora. Construído en Alemania con un coste total de 600 millones de dólares, y otros 60 millones de dólares anuales de mantenimiento. Pertenece a Jalifabin Zayed al Nahayan, Presidente de los Emiratos Árabes Unidos.
El Blue Moon of Josephine es un diamante azul de 12 quilates que fue subastado en Sotheby´s por 48 millones de dólares a Joseph Lau, millonario chino, como regalo a su hija de 7 años, quién a su vez ya contaba en su colección con otro diamante de 9 millones de dólares.
Marc Zuckerberg, dueño de Facebook, con tal de preservar todo lo máximo la intimidad de su casa en Hawaii, se dedica a comprar las casas y propiedades colindantes. Su última adquisición, una parcela de 300 hectáreas por la que pagó la cifra de 100 millones de dólares.

Los Reyes de Holanda se han visto obligados a renovar recientemente el avión oficial de la familia real, con un desembolso de 90 millones de €, a los que se añaden otros 63 millones de € más ocasionados por la reforma integral del Palacio Huisten Boschn (La Casa del Bosque), al que se mudan de forma inminente.
El Reino de Brunéi, con una población de poco más de 400.000 habitantes, mantiene al frente de la Jefatura del Estado al Sultán Hassanal Bolkiah que accede a un elevado porcentaje de los derechos de extracción y venta de sus abundantes reservas de crudo y gas. En su 50 aniversario del Sultanato, casi tan longevo como el de la Reina Isabel II de Inglaterra, acumula una fortuna personal estimada en 170 mil millones de €, lo que le permite disfrutar de un suntuoso palacio, de proporciones sorprendentes, dotado de 1.800 habitaciones y 290 baños. Su colección privada de vehículos de alta gama alcanza ya las 5.000 unidades y mantiene a su vez a una flota de aviones privados y helicópteros destinados a sus desplazamientos personales y los de su numerosa familia. Tres matrimonios que le han reportado 17 hijos, entre ellos el Príncipe Heredero, Al-Muhtadee Billah, de 43 años, tercer hijo de su primer matrimonio.
Y sin embargo, según la revista Forbes, al parecer Bill Gates ya no es la 2ª persona más rica del mundo, dado que ha sido desbancado recientemente por monsieur Bernard Arnault, Presidente Ejecutivo de LVMH, grupo empresarial en el que se engloban diferentes marcas de lujo tales como Luis Vuitton, Christian Dior, Givenchy y Dom Perignon, amen de otras firmas empresariales conocidas como Sephora, tal es el caso. En el último año, monsieur Arnault ha logrado incrementar en 39 mil millones de dólares su fortuna, por lo que su patrimonio neto se ha situado en unos nada despreciables 108 mil millones de dólares. Sólo mil millones por encima de la fortuna personal de Gates, el cual se ve relegado a ese tercer puesto debido precisamente a las cuantiosas donaciones realizadas a favor de la Fundación Bill y Melinda Gates, con más de 35 mil millones de dólares en donaciones directas para el desempeño de las funciones de ayuda y desarrollo que esta fundación promueve en diferentes áreas del mundo.
Por supuesto, Jeff Bezos, Presidente y principal accionista de Amazon, ha conseguido erigirse en poco tiempo como el hombre más rico del mundo, con un patrimonio neto de 125 mil millones de dólares.

Ten en cuenta estos consejos.

En el momento que aceptes firmar las condiciones contractuales como empleado en cualquier empresa, tu empleador estará comprando tus servicios a un precio determinado. Tendrás que decidir si ese precio está ajustado al valor que tu vas a aportar a su empresa, o si por el contrario está muy por debajo de la riqueza o volumen de negocio que serás capaz de generar en el desarrollo de tus funciones.
Cuantas más obligaciones y compromisos económicos tengas que hacer frente menos capacidad de decisión vas a disponer para refutar o aceptar los términos de tu contrato laboral. Ese punto de desesperación o de libertad que transmitas será el punto de inflexión para establecer la debilidad o la fortaleza de las condiciones económicas por las que trabajes.
Pero tienes que tener en cuenta, a su vez, que el empresario se guía más, con frecuencia, en términos de costes laborales que en términos de valor estratégico para su negocio. Entre uno y otro candidato, con perfiles similares, se decantará probablemente por el más económico. Y siempre, siempre, será capaz de encontrar a alguien cuya situación personal-financiera sea más acuciante que la tuya propia, por lo que al final se plegará a las condiciones económicas de ese contrato que tú consideras tan injustamente remunerado.

En el lado contrario, algunos empresarios de éxito, muy pocos de momento, ven del todo innecesario que una parte tan desproporcionada de los beneficios que su empresa es capaz de generar, fundamentalmente gracias al esfuerzo colectivo del conjunto de su plantilla, sean acaparados por su fundador, y principal accionista.
La ética empresarial imperante nos dice que es legítimo que yo, como creador y arriesgado emprendedor que en su día expuse mi capital y patrimonio en el desarrollo de un proyecto empresarial que a la postre resultó triunfador, decida no sólo el nivel retributivo de mis empleados si no el porcentaje de beneficio empresarial que pueda derivar a mis arcas personales.
En tal caso, otra nueva ética empresarial está empezando a vislumbrar que trasladar proporciones mucho más elevadas de ese excedente personal de ingresos a las nóminas de sus trabajadores se traduce de inmediato en un grado de filiación e implicación personal mucho más sólido, y en un grado de felicidad más alto que redunda favorablemente en el conjunto entero de todos y cada uno de los miembros de esa empresa.

Recordadme entonces, por favor, cuando sea multimillonario, que no acumule en el garaje de mi mansión el último modelo de cada una de esas conocidas marcas de vehículos de súper lujo. Que no tenga dispuesta permanentemente una tripulación entera para manejar mi yet privado ni mi yate vacacional. Ni tan siquiera que me permita la frivolidad de adquirir semejantes caprichos. Recordadme entonces, por favor, que con una bonita casa, o dos, con espacio suficiente para mi familia y unos cuantos invitados ocasionales será suficiente para vivir con dignidad para el resto de mis días.
No dejéis nunca de recordádmelo, por favor.
Gracias,

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 6 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

OGB1974

3 comentarios

  • No seas envidioso, ser multimillonario no es ninguna Jauja. Hay muchas cosas que la persona sin dinero ni responsabilidades puede hacer, y cuando tienes miles de millones no. Como pasear por la calle sin un dispositivo de guardaespaldas preparado una semana antes, o cagarla en el trabajo sin que eso suponga que miles de personas pierdan el suyo. Los milmillonarios no son más libres ni felices que una persona con un trabajo de sólo ocho horas al día. No tienen jefes, pero tienen logias, jeques, y políticos muy capaces de matar a su familia si no siguen su agenda.
    Si quieres envidiarles, envidia su capacidad de trabajo, de riesgo y resiliencia.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información