Anuncios
Literatura

Cuentos Infantiles No Tan Infantiles (I)

Cuentos Infantiles No Tan Infantiles (I) - Literatura

Una gran parte de los niños en su temprana infancia, han tenido la posibilidad de tomar contacto con algunos de los cuentos clásicos, ya sea porque en su casa o en la escuela les leen o simplemente porque ven las versiones cinematográficas de esos cuentos.

Los cuentos clásicos son aquellos que nos contaron toda la vida como Caperucita Roja, Blancanieves, La sirenita, La bella durmiente entre otros. Hay gran infinidad de cuentos. Muchos de ellos, están asociados a los Hermanos Grimm, de donde posteriormente se valió Disney para hacer sus películas.

Los Hermanos Grimm nacidos en 1785 y 1786 fueron (entre otras cosas) escritores alemanes de cuentos infantiles. Ellos recogieron muchos de los relatos que podemos conocer hoy en día de historias orales de la época, sin embargo, estos han sido modificados con el pasar del tiempo para hacerlos más amenos a las mentes de los niños. Incluso quién los recopiló originalmente omitió ciertas partes que no sería tan “positivas” en el relato. Este hombre fue Charles Perrault, escritor nacido en París en 1628, quien publicó estos cuentos en su libro “Cuentos de mamá Ganso”

Sin embargo, los verdaderos relatos cuentan con una crudeza mayor y un sin fin de situaciones violentas y para nada llamaríamos a esas historias, cuentos infantiles.

Debemos mencionar que están llenos de simbolismos y en parte representan una visión cultural de la época en la que se encontraban.

Estos relatos como ya mencioné, pertenecían a la cultura oral de la época. Hoy en día los adultos tiene cuidado sobre las temáticas que hablan frente a los niños, pero en esa época no era así, y estos cuentos los contaban los adultos frente a los pequeños una y otra vez y así pasaban de generación en generación.

Hoy presentaré la historia de Caperucita Roja

Había una vez una niñita a la que su madre le dijo que llevara pan y leche a su abuela. Su madre le avisó sobre los peligros, pero mientras la niña caminaba por el bosque, un lobo se le acercó y le preguntó adonde se dirigía.
– A la casa de mi abuela, le contestó.
– ¿Qué camino vas a tomar, el camino de las agujas o el de los alfileres?
– El camino de las agujas.
El lobo tomó el camino de los alfileres y llegó primero a la casa. Mató a la abuela, puso su sangre en una botella y partió su carne en rebanadas sobre un platón. Después se vistió con el camisón de la abuela y esperó acostado en la cama. La niña tocó a la puerta.
– Entra, hijita.
– ¿Cómo estás, abuelita? Te traje pan y leche.
– Come tú también, hijita. Hay carne y vino en la alacena.
La pequeña niña comió así lo que se le ofrecía; mientras lo hacía, un gatito dijo:
– ¡Cochina! ¡Has comido la carne y has bebido la sangre de tu abuela!
Después el lobo le dijo:
– Desvístete y métete en la cama conmigo.
– ¿Dónde pongo mi delantal?
– Tíralo al fuego; nunca más lo necesitarás.
Cada vez que se quitaba una prenda (el corpiño, la falda, las enaguas y las medias), la niña hacía la misma pregunta; y cada vez el lobo le contestaba:
– Tírala al fuego; nunca más la necesitarás.
Cuando la niña se metió en la cama, preguntó:
– Abuela, ¿por qué estás tan peluda?
– Para calentarme mejor, hijita.
– Abuela, ¿por qué tienes esos hombros tan grandes?
– Para poder cargar mejor la leña, hijita.
– Abuela, ¿por qué tienes esas uñas tan grandes?
– Para rascarme mejor, hijita.
– Abuela, ¿por qué tienes esos dientes tan grandes?
– Para comerte mejor, hijita. Y el lobo se la comió.”

Esta es una de las versiones del cuento. Debemos entender que al ser una historia oral se ha transcrito de diferentes manera, sin mencionar los diferentes idiomas a los que se ha traducido. Hay versiones como la de Perrault, que omiten el momento de comer y beber la sangre de la abuela, otras versiones como ésta, incluye el hecho. Pero siempre ronda en casi lo mismo. Una joven hermosa, un lobo que la acecha, la muerte de la abuela, el desvestirse y entrar a la cama con el lobo y finalmente la muerte de Caperucita.

La versión publicada por Charles Perrault la pueden leer aquí: https://www.educ.ar/recursos/131423/caperucita-roja-de-charles-perrault

En el cuento clásico Caperucita se la describe como una niña pequeña, sin embargo en este caso, Caperucita es una adolescente. Su distintiva capa roja puede interpretarse como el color de la menstruación, mostrando que esta joven que madurando. Misma es la acción de comer la carne y beber la sangre de la abuela, demostrando el paso de la niñez a la adultez, adquiriendo los conocimientos de la misma (acciones que aún hoy en día varias tribus llevan a cabo adquiriendo supuestamente la energía y la sabiduría del fallecido).

El lobo tiene un claro paralelismo con el hombre que la hace entrar en su cama (demostrando la madurez sexual de la joven). Incluso el propio Perrault agrega una moraleja a la historia a modo de verso donde podemos evidenciar esto:

Aquí vemos que la adolescencia,
en especial las señoritas,
bien hechas, amables y bonitas
no deben a cualquiera oír con complacencia,
y no resulta causa de extrañeza
ver que muchas del lobo son la presa.
Y digo el lobo, pues bajo su envoltura
no todos son de igual calaña:
Los hay con no poca maña,
silenciosos, sin odio ni amargura,
que en secreto, pacientes, con dulzura
van a la siga de las damiselas
hasta las casas y en las callejuelas;
más, bien sabemos que los zalameros
entre todos los lobos ¡ay! son los más fieros.

Ciertamente, este relato es mucho más crudo y difícil de digerir. Sin embargo es parte de la cultura oral y escrita que nos permitió conocer los cuentos actuales y disfrutar de ellos.

COMO CURIOSIDAD:

Al ser este un cuento tan conocido, han surgido al correr del tiempo otros cuentos infantiles y juveniles que relatan las historias de Caperucita roja. Estos libros son muy buenos y recomendables. Algunos les encantarán a los niños y otros les encantarán a ustedes por todo lo que se dice sin decir. Recomiendo leer:

  • Caperucita Roja (tal como se lo contaron a Jorge) de Luis María Pescetti https://d1f8z8146hqfif.cloudfront.net/content/cover/large/9789504646549_1.jpg?id_com=717
  • Otra caperucita roja de Juan Scaliter (autor) y Delia Iglesias (ilustradora) http://chirimbote.com.ar/wp-content/uploads/2017/09/Tapa-Caperucita-chica-1038×1038.jpg
  • Una caperucita roja de Marjolaine Leray https://imagessl9.casadellibro.com/a/l/t0/19/9786074002119.jpg
  • La niña de rojo de Aaron Frisch https://imagessl9.casadellibro.com/a/l/t0/69/9788492608669.jpg

Anuncios
¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 4 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

MarcelaTeCuenta

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información