Literatura

Cuentos de Terror – La Granja del horror

Patrocinado


Cuentos de Terror – La Granja del horror - Literatura

Para los amantes de cuentos de terror, presentamos hoy una historia horrenda, que transcurre en una granja en una aislada región de los EEUU.

El protagonista, un “granjero” depravado que llevaba a sus víctimas a una casona y las torturaba hasta morir desangradas.

Este personaje, ubicaba a sus víctimas en un pueblo cercano a la granja del terror, las secuestraba y poniéndoles en la nariz un pañuelo con formol las subía  a un viejo camión que se asemejaba a los que utilizaban en la guerra; ya a bordo del mismo, se lo podía ver circular a toda velocidad, una y otra vez, entrando en una propiedad, seguramente suya, y las descargaba en un hoyo que aparentaba ser un pozo de agua, pero que se trataba de un túnel donde pasaba el cuerpo, aún con vida de la víctima y caía a una pieza repleta de cuerpos sufrientes y mutilados y otros ya sin vida.

Vamos a centrarnos ahora en la próxima víctima del “granjero”, se trata de una pareja que estaba estacionada con su auto en la banquina de la ruta, desolada como dijimos; esta pareja sumergida en sus mimos de amor y regocijo no se percató de la llegada del depravado quien, en esta ocasión   apuntándoles con un arma los obligó a subirse al viejo camión “de la guerra” para transportarlos al lugar maldito.

El joven quiso forcejear y fue allí cuando el sanguinario personaje le propinó un culatazo que lo dejó inconsciente y fue arrojado detrás del asiento del conductor. La muchacha en cambio que obedeció a las órdenes del sujeto iba sentada al lado del mismo con sus manos y pies atados.

Transitó el camino a la granja raudamente, parando en la misma casona del horror, donde, esta vez no los arrojó al túnel que daba a la pieza donde torturaba, sino que los trasladó directamente  hacia ese lugar.

Una vez en la pieza, al lado de una joven que agonizaba suplicando que la mataran ya que tenía el cuerpo mutilado, le faltaban los dedos de una mano, tenía una pierna quebrada a martillazos y la nariz rota. Haciendo caso omiso a tal situación, el “granjero” se abocó a la tarea de aprovecharse de la pareja que recientemente había conseguido.

En primer lugar lo hizo con la joven, a quien le arrancó la ropa y comenzó a tajearle la zona de los senos, ella gritaba pero él le había tapado la boca con un trapo y una cinta para que no se oyera ningún alarido de terror en las cercanías. Cuando acabó con los senos, comenzó a cortar una oreja y luego la otra, serruchando una mano y un pié. La dejó mutilada y parecía gozar cada vez más de la situación. Por supuesto que no las mataba de una vez sino que su mayor “diversión” era ver a su víctima sufrir hasta morir.

El joven mientras tanto había despertado del golpe recibido y no le cabían los ojos para ver tanto horror, mientras suplicara que la dejara en paz a su novia, quien yacía desangrándose de las terribles mutilaciones que sufriera.

Como si se tratara de un mero trámite el “granjero” tomó un hacha y le cortó un brazo al joven que se revolcaba de dolor, luego el otro y luego las dos piernas, quedando el mismo reducido a un torso sin extremidades para morir a los pocos minutos.

Seguramente este cuento tendrá algún viso de realidad en algunos casos, ya que existieron personajes muy depravados que gozaban al ver morir lentamente a sus víctimas.


4.50 - 2 votos

Patrocinado

Acerca del autor

oliver378

Deja un comentario