Política

Danilo Medina: Un Gobernante Cercado

Danilo Medina: Un Gobernante Cercado - Política

(El siguiente artículo es sólo una opinión respecto a un tema político todavía vigente y no pretende ser usado para favorecer a ninguna tendencia o movimiento en particular. Las opiniones generadas a partir de esta lectura no son de la responsabilidad del autor.)

El 16 de Agosto del año 2016, y tras una cuestionada reelección a causa de las denuncias de ventajismo electoral por parte del oficialismo, el Presidente de la República Dominicana, Lic. Danilo Medina Sánchez, juró para el nuevo periodo 2016-2020. Desde un primer momento, afloraron las dudas respecto a la transparencia de su gestión anterior, y la forma como el Partido de la Liberación Dominicana (PLD) manejaban las cuestiones gubernamentales, económicas y culturales, como resultado de las investigaciones que se llevaban a cabo desde Brasil por el famoso escándalo de “Lava Jato”, en donde destacadas figuras de la política brasileña – y latinoamericana por defecto – se vieron involucradas en escándalos de corrupción, situación que llevó a la destitución de una presidenta (Dilma Rousseff), así como el encarcelamiento e inhabilitación de otro expresidente (el ex-popular Luiz Inacio “Lula” Da Silva) en Brasil, así como la renuncia de otro presidente (Pedro Pablo Kuszcynski) en Perú, el encarcelamiento de un vicepresidente ecuatoriano (Jorge Glas), y una fuerte critica generalizada hacia la clase política latinoamericana, unida a un fuerte discurso de rechazo e indignación hacia los partidos e instituciones gubernamentales.
Esta ola de rechazo alcanzó a Dominicana cuando se supo que la empresa constructora Odebrecht, cuya sede se encuentra en Sao Paulo (Brasil) había pagado cerca de Noventa y Dos Millones de Dolares Estadounidenses (USD$ 92,000,000.00) en sobornos a políticos y empresarios dominicanos para obtener licitaciones en diversas infraestructuras, las cuales se sospecha que muchas fueron sobrevaluadas a los fines de dejar los capitales sobrantes en los bolsillos de la clase política; la reacción no se hizo esperar y a comienzos de febrero de 2017, grandes segmentos de la ciudadanía dominicana se lanzaron a las calles con pañuelos y banderas de color verde claro, exigiendo el fin de la impunidad y cárcel para los implicados en la corrupción. Esta fue la primera manifestación del Movimiento Ciudadano por el Fin de la Impunidad, popularmente conocido como “Marcha Verde”, una agrupación cívica sin ningún tipo de orientación ideológica, y que por su composición puede ser catalogado como “movimiento atrapalotodo”, al agrupar dentro de su seno a personalidades con un presunto mismo objetivo, pero de diverso signo político e intereses divergentes. Paralelamente a este movimiento, ha surgido otro que ha representado la indignación ciudadana; el llamado “Movimiento Tricolor”, una organización que agrupa dentro de su seno tanto a partidos políticos considerados conservadores como a personalidades independientes reconocidas por sus fuertes tendencias nacionalistas, quienes consideran que, aunada a la corrupción promovida y defendida por el oficialismo, existe un peligro ante la dejadez del mismo respecto de lo que ven como una descontrolada ola de migración haitiana y el temor de una inexistente fusión domínico-haitiana, presuntamente promovida por oscuros intereses internacionales. Sumado a todo este panorama, han surgido precandidatos presidenciales que, para algunos representan la indignación de la gran mayoría de los dominicanos con respecto al sistema “democrático”, de los cuales se hablará en futuros artículos.
Lo cierto es que, estos movimientos, a pesar de sus diferencias irrenconciliables en diversos temas, han sabido captar la atención y hasta la aceptación de enormes segmentos de la población dominicana, lo que ha generado resquemores no solo dentro del gobierno dominicano, sino también en toda la clase política local. A pesar de que por supuesto los partidos políticos procuran seguir negándolo, esta masiva desconfianza en la clase política ha hecho mella en ellos; cada día son menos las personas que ven la política como una forma de vida, las mismas encuestas reflejan un descenso en la popularidad de los partidos tradicionales – a la vez que reflejan un aumento sostenido de candidatos considerados “alternativos” o outsiders, en parte gracias a las redes sociales -, la gente ha dejado de cifrar su aprecio en las organizaciones partidarias y ha comenzado a criticarlas abiertamente. Pero quizás el daño más grande lo ha tenido el oficialismo, que con todas sus artimañas para encubrir o negar los problemas que afectan a todos los dominicanos (desde mamotretos de juicio hasta hacer el ridículo en foros internacionales) ha conseguido sembrar el repudio soberano, el cual se ha expresado en algunas acciones concretas, que van desde tachar al presidente Medina de “traidor a la Patria” ( junto a una baja dramática en la popularidad del mandatario y de su partido), hasta llamados a una abierta desobediencia civil e incluso la renuncia del Presidente, junto a supuestos alegatos de violencia cometida en contra de simpatizantes del partido en el gobierno -los cuales nunca han podido ser demostrados – y otros sucesos que ilustran el tenso clima político nacional. La respuesta del gobierno ante esta tensión han sido decretar leyes que atentan contra el desarrollo económico del país (más concretamente, la Ley 155 – 17, que le otorga poderes supra – económicos a la Dirección General de Impuestos Internos), así como leyes que atentan contra la libertad de expresión y diversas libertades individuales (Ley 33 – 18, sobre Partidos Políticos), que han sido abiertamente cuestionados por la sociedad civil y destacados comunicadores, economistas y ciudadanos comunes y corrientes. Sin embargo, el viraje semi – autoritario de este gobierno no ha causado si no mas rechazo entre muchos dominicanos, al punto que han abogado por formas alternativas de protestas ante semejante panorama, generando un círculo vicioso socio – político que ha alcanzado a las instituciones de gobierno.
Donde más se refleja esto, según confidencias que han llegado a quien escribe, es en el Palacio Nacional, sede del Poder Ejecutivo y otras dependencias adscritas al mismo. Empleados de este lugar tan importante de la vida política e institucional de Dominicana aseguran que desde mediados de 2017 se vive un ambiente “tenso y de ansiedad”, donde los funcionarios que laboran en esas dependencias apenas ven a sus superiores -incluyendo al propio Presidente de la República- , quienes a su vez buscan evadir a la prensa y al mismo tiempo autorizar a sus representantes en los medios de comunicación (llamados popularmente “bocinas del gobierno”, algunos de los cuales han sido sindicados de cometer delitos graves, como lo son homicidios, abusos sexuales a menores de edad, desfalco y hasta vínculos con mafias del narcotráfico y trata de personas) para cuestionar a quienes critican al gobierno y sus políticas. Sin embargo, es más notoria la disminución en la publicidad del gobierno respecto a su hoja de ruta política, así como una disminución clara en las llamadas “visitas sorpresa” y en la presencia del Presidente en eventos importantes.
El panorama tampoco es muy alentador en el plano internacional. La situación en Venezuela, las relaciones con la China comunista y la forma burda en como la gestión de Danilo Medina ha manejado el escándalo de Odebrecht a nivel de América Latina han dejado una percepción – cada vez más acentuada, por la dejadez gubernamental – negativa sobre este gobierno y sobre la imagen de la República Dominicana, imagen que incluso ha marcado nuestra relación con la Administración de Donald Trump, de quien se dice no ve con buenos ojos a Danilo Medina por sus vínculos con los regímenes autoritarios de Venezuela y Nicaragua (a pesar del viraje observado desde abril respecto a estos países) y también por lo que considera han sido sus estrategias para disminuir la influencia norteamericana en el país. También es de destacar el hecho de que la administración de Medina no ha hecho ninguna clase de esfuerzo por entenderse con el Presidente de Estados Unidos, luego de haber apoyado abiertamente la candidatura equivocada, y ha mantenido una actitud sospechosamente ambigua ante los requerimientos del gobierno estadounidense para el combate contra el narcotráfico, la delincuencia común, el crimen organizado y las violaciones a los derechos y libertades individuales. Lo cierto es que el gobierno dominicano, en aras de mantener una supuesta “neutralidad” diplomática en temas tan sensibles como las libertades individuales, el cuidado del medio ambiente y el mejoramiento de las instituciones, ha dado pasos muy torpes que solo acentúan mas el rechazo y la desconfianza a nivel global, que aunado a una serie de legislaciones que dificultan la inversión (junto a la generación de fuentes viables de trabajo y riqueza), y más recientemente el aumento de los combustibles, perpetúan un clima constante indignación y enojo entre los dominicanos.
De cierto es que tanto Danilo Medina como su partido, el PLD, se encuentran en una etapa muy difícil de la historia política nacional, y según parece ser, las cosas no podrán mejorar a menos que el sistema sea radicalmente modificado, situación de la cual todos los actores políticos involucrados están conscientes, pero que ninguno se atreve a modificar por temor a perder evidentes privilegios políticos.
Danilo Medina, y con él todo el sistema político en Rep. Dominicana , se encuentran atrapados en un cerco, sin ningún tipo de salida a la vista, y lo que es peor, se saben con las horas contadas.
En la opinión de quien escribe estas líneas, el sistema político vigente en la República Dominicana ha agotado su tiempo, y es hora de un cambio beneficioso para todos los dominicanos; un cambio que traiga mayor Libertad, mayor Prosperidad, y mucha mayor Felicidad.
EL CRIOLLO LIBERTARIO
@LibertCriollo89

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

LibertCriollo89

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información