Ciencia

De la Transmutación Sexual y que no hay nadie quien la Aguante (DIA 5)



De la Transmutación Sexual y que no hay nadie quien la Aguante (DIA 5) - Ciencia

Lo que me temía chicos, se los dije en el diario anterior acerca de esta vaina de la transmutación sexual… Será por haberme acostado pensando en sexo, por escribirles este relato, que mi subconsciente no me ha dejado en paz con semejante erección, que ni echándome boca abajo la he podido controlar…

¿Por qué será que siempre obtenemos lo contrario a lo que deseamos?

Pues he estado investigando mientras me llega el sueño, y en vez de estar luchando contra las ganas, me pongo a navegar por internet a ver que encuentro para llevar a cabo el reto que me he impuesto yo mismo y que está en alas de cucaracha en este momento… menuda vergüenza la que me llevaría porque estoy publicando mis memorias en la web en vivo, a fin de que pueda tener algo de que asirme y no caer en la tentación… fuerza de voluntad chicos, eso es, fuerza de voluntad!

Pues yo me digo, yo me mentalizo y me autosugestiono, “No quiero pensar en sexo”, “Yo no estoy excitado”, “Yo voy a dormir tranquilo ahora”… pues chicos, que me ha pasado todo lo contrario… ¡No puedo dormir por pensar en sexo!

Ahhh, es la ley del mínimo esfuerzo. Si, eso es. Este francés —Coué— hasta hoy me lo curro y él ha establecido en un estudio famoso que cuando los deseos y la imaginación están en conflicto, siempre gana la imaginación. ¡Menudo lio tío!  No teniendo suficiente con la Transmutación Sexual, ahora se me adiciona este problema.

Intento con fuerza mantenerme alejado de sucumbir a mi deseo sexual transmutándolo a otro estado, a otra actividad, y lo estoy haciendo con fuerza de voluntad, es lo que más deseo, encausar este torrente de energía a otro lugar que no sea en las entrepiernas de una mujer, y este tío francés me aparece con que lo estoy haciendo mal, que más bien estoy haciendo todo lo contrario… Assshhh…

Vamos, ciencia y metafísica al parecer no van de la mano. ¿Cuál es el conflicto, porque estoy obteniendo lo contrario de lo que deseo?

Deseo: No pensar en sexo para no excitarme y verme obligado a tener relaciones sexuales. Y, ¿Qué obtengo? ¡Más ganas de tener sexo!

Supuestamente, según el estudio de Coué, ese deseo ardiente por no pensar o controlarme sexualmente crea una brecha de inseguridad propia en mí, que me hace sucumbir a aquello de lo que supuestamente intento alejarme.

Esto es, como cuando vamos a un examen y aunque hayamos estudiado, en ese preciso momento que tenemos el examen frente a nuestros ojos se nos ha olvidado todo. Nuestra mente ha quedado en blanco. Por más esfuerzos que quisiéramos hacer para recordar lo aprendido, son infructuosos.

El nerviosismo nos invade. Y nos va mal. Ah, pero solo es que hayamos entregado el examen, y de repente somos el campeón de memoria del mundo. ¡Ahora si recordamos todo lo que no contestamos en el examen!

Esto sucede porque ya no estamos sujetos a la presión del examen, a la idea de fracasar o que no vamos a pasar el curso sino contestamos correctamente, estamos mas relajados y entonces todo viene a nuestra cabeza con calma…

Otro ejemplo chicos, para que lo tengáis bien claro y no creas que solo es de hacernos los locos, poner a pensarnos en otra cosita y ya está, que somos los amos del universo y podemos controlarnos sexualmente… ni por cerca:

Imagina que vas a cruzar de un lado a otro un risco, una montaña, por una especie de puente colgante sin pasamanos de donde agarrarte para guardar tu equilibrio. Vamos, es hora de ser positivo. Y te dices a ti mismo: “Voy a cruzar ese puente”. “Yo voy a cruzar ese puente”, “no hay quien me lo impida, yo voy a cruzar ese puente”, “Yo soy exitoso en todo lo que hago”, Yo soy… pero tío en cuando ves el abismo que te espera y te imaginas el porrazo que te vas a dar si pierdes el equilibrio y te caes, te aseguro que se van de tu mente todas esas autosugestiones y afirmaciones positivas; es decir lo que te imaginas que va a pasar versus lo que estás pensando en ese momento. Y, ¿Quién va a ganar? ¿Quién tendrá más fuerza mental, tus pensamientos o tu imaginación?

Pero vaya, dejemos de un lado el puente, que el problema es más complicado todavía. Mi puente colgante es el de Transmutar mi Energía Sexual por otra cosa. Para lograrlo, me mentalizo, autosugestiono, me digo a mi mismo: “Yo, Rinoceros soy exitoso”, “Soy fuerte y controlo mis pensamientos”, “Soy el dueño de mi energía sexual y la tengo controlada”, “Mi fuerza de voluntad es extraordinaria”, y bla, bla, bla, bla, todas las afirmaciones positivas que te puedas imaginar para ir con ese pensamiento a la cama y duermas plácidamente… Eso es lo que pienso… Pero lo que imagino es todas las veces anteriores que he tenido sexo y lo rico que la he pasado… imagino los mejores momentos de placer que he tenido, y por supuesto imagino uno que otro encuentro sexual con otras —total, ya no me importa si mi mujer lee esto—, pero mas con los de mi esposa porque esos han sido más liberados, más en confianza, más lujuriosos, salvajes y despojados uno del otro, cada quien compitiendo para dar el mejor sexo de si al otro desinteresadamente… un sexo liberador, rico, excitante, sucio, vulgar pero a la vez decente… y mientras tanto el único calor que siente mi amiguito es el de mi propia entrepierna tratándolo de apaciguar un poco y poder dormir ya, mañana podré ocuparme en otras cosas y tratar de no pensar en sexo…

Y, ¿Mientras tanto que hago? Escribo como loco para cansar a mi mente y que esta se vaya a dormir ya…

CONTINUARÁ…

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Rinoceros

1 comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información