Economía

De las tetas, el truque y otras prácticas de la economía informal caraqueña. Lo que he visto



De las tetas, el truque y otras prácticas de la economía informal caraqueña. Lo que he visto - Economía

De las tetas, el truque y otras prácticas de la economía informal caraqueña. Lo que he visto

Mucho se ha reseñado sobre el apagón que sufrió Venezuela, el más largo y grave de su historia contemporánea, pero como ya se sabe a altas voces esto es un daño colateral de una mala praxis del presupuesto público y una corrupción desproporcionada e inédita. En este sentido, la falta de alimentos, medicinas, repuestos en distintos rubros y por supuesto el fenómeno de la hiperinflación, llevó al venezolano a buscar métodos paliativos para satisfacer sus necesidades más inmediatas y sobrevivir a la crisis.

Caminando, ando

Avenida Baralt, pleno centro de Caracas, cualquier hora, cualquier día,  las aceras llenas de economía informal o buhonería, inundan las calles lo que dificulta el tránsito de peatones, se observa productos para su comercialización, la mayoría en dinero en efectivo, difícilmente se podrá encontrar alguno que  acepte una transferencia bancaria o que tenga un punto de venta. No obstante, la escasez de billetes trajo como consecuencia la dualidad de precios ¿en qué consiste? Existe un valor monetario en efectivo y otro más costosos si el mismo producto es cancelado con tarjeta de débito o transferencia bancaria. En este sentido, los buhoneros ante la hiperinflación y la falta de cash, se la ingeniaron y ofrecen sus “tetas”, miscelánea comercial y practican el trueque.

Av Baralt, cerca del Mercado Municipal Quinta Crespo.

Tetas de poquitos

Leche, azúcar, café, condimentos, detergente  en polvo  y aceite comestible son los productos más populares para ofrecer dentro una bolsa plástica transparente; explico: el producto en pequeñas cantidades se coloca en un extremo  o punta, luego se amarra para que el mismo no se derrame y se vende a diferentes precios (depende del tamaño de la teta);  una persona que no cuenta con mucho efectivo, la teta de café o de azúcar le resuelve la situación a la hora de  preparar de la clásica bebida mañanera, por lo general alcanza para una o dos preparaciones.

Trueque

Por los alrededores del Mercado Municipal de Quinta Crespo, se observan buhoneros que canjean su mercancía  por algún artículo de su conveniencia, por lo general se intercambian granos por otros granos, no es común pero puede ocurrir, incluso se ofrecen productos de la caja CLAP (iniciativa gubernamental para enfrentar la escasez de alimentos)  para su trueque o su venta. Sin embargo esta práctica no se limita a conseguir alimentos, también se utiliza para conseguir agua potable, en este punto aparecen los “cargadores de agua” personas que se encargan de llevar el vital líquido hasta las residencias donde no llega, y el beneficiario cancela con alimentos, por lo general los productos de las Cajas CLAP son los populares para este método de pago.

Ventas

Este sector es bastante amplio, se pueden encontrar ofertas de muchas cosas, desde pega para zapatos, alimentos, repuestos usados para celulares y electrodomésticos,  herramientas varias, zapatos y ropa usada, insecticidas en polvo, películas formato DVD,  en fin una gran variedad. En este punto los venezolanos no se intimidan cuando de promocionar su mercancía se trata, se escuchan eslogan muy cadenciosos y jocosos que si no compra, mínimo le saca una sonrisa, por lo que un vendedor informal puede gritar a vivo pulmón y con todo lo que le dan sus cuerdas vocales, frases como: «Llévate tu teta, no pierdas tu teta» o «Llévate tu cigarro, de algo hay que morirse», el límite, la imaginación.

Viendo de cerca

Las tetas resuelven la necesidad momentánea del consumidor, pero dista mucho de ser económica, vender en mínimas cantidades, proporciona más  ganancias para quien la oferta, si se saca la cuenta en relación al precio del kilo o del litro (dependiendo). De igual manera ocurre con el trueque, el buhonero siempre busca llevar la ventaja aprovechando la necesidad (no serán todos, pero ocurre) por ejemplo si se busca azúcar, pueden ofrecer un kilogramo por dos de lentejas, o lentejas por hierbas y especias. Ahora bien, para la comercialización de otros artículos, es recomendable tener prudencia, se puede ser víctima de estafa, por ejemplo no hay garantías en cuanto a los repuestos, celulares o electrodomésticos, así que comprará bajo su propio riesgo. En lo concerniente a la ropa, esta mayormente se observa sucia y de mal aspecto, por lo que nada asegura que pueda traer algún tipo de complicación para la salud de la piel (no soy experta) algunos se toman el trabajo de hacerla más presentable.

Finalizando

La intención de quien escribe no es emitir juicio,  pero lo antes descrito, pone de manifiesto la realidad de un país que atraviesa la peor crisis que sus ciudadanos pueden recordar, orillando a los mismos a sobrevivir como puedan aunque ello signifique cruzar un poco la línea entre lo moralmente correcto, lo que es innegable es que la genialidad del venezolano es sorprendente.

 

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

3.67 - 3 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

luz1109

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.