Literatura

De Pájaros Y Tontos Cazadores

De Pájaros Y Tontos Cazadores - Literatura

Íbamos camino a la estación de tren. Camilo cantaba una canción que bien no recuerdo cual era. En un momento se distrae:

– ¡¡Mira papá!! – Señala.

Una pichón de paloma había caído de su nido y andaba de pobrecito al borde del árbol.

– Uy, se cayo el boludo – Digo de improviso.

– No se dice esa palabra – Me aplica.

– Perdón – (Corrijo) – Se cayó el pichón –

– ¿Por qué se caen los pichones de los nidos?  – Pregunta.

– Por el viento, por otros pájaros que buscan huevos-

– ¿Los pájaros que no pueden tener hijitos? –

– No hijo. Algunos pájaros se comen los huevos de los nidos ajenos –

– Ah ¿Lo podemos llevar? –

– No –

– ¡Por favor! Lo llevamos con la abuela Alicia, ella tiene un montón de estos –

– Si, pero están enjaulados. Y nos esta bien eso –

– Pero la abuela dice que están contentos porque cantan –

– No cantan, putean, pasa que la gente piensa que cantan –

– ¿Putean? –

– Si, putean, insultan. Maldicen a los humanos –

– ¿Es verdad eso? –

– Claro que si. Si a vos te encierran en una jaula ¿Canatrias contento? –

– No – ( Hace una pausa ) – ¡Pero llevemoslo igual! – Suplica angustiado.

– No Chino, hay que devolverlo al nido o dejar que la naturaleza haga su trabajo –

– ¿Como es eso? –

– Qué el pajarito aprenda a volar o se
lo coma un gato –

– No quiero que se lo coma una gato –

– Pero así es la cadena alimenticia mijo –

– ¿Que es eso? –

– Los animales más fuertes se alimentan de los más débiles y… – ( Pausa ) – Bueno Lo levantamos porque se nos va el tren –

– ¡ Bien ! – Festeja.

– Vayamos por una caja así lo guardamos –

Ya en el tren y más relajados comenzamos viaje a la casa de la abuela Alicia Camilo, el pájaro y yo. En el camino nacieron nuevos interrogantes:

– Papá ¿Alguna vez mataste un pájaro? Benjamin me contó que si, con el hermano –

– ¿Quien es Benjamin?  –

– Un compañero de la escuela  –

– No te juntes con ese –

– ¿Y por que?  –

– Porque matar pájaros no está bueno. Las personas tontas matan pájaros –

– ¿Vos mataste?  –

– Si, cuando era chico –

– ¿Y por que?  –

– Porque era tonto y mi tío Lalo le regaló un rifle a tu tío Dani y cuando uno es chico a veces hace cosas que los adultos hacen o hicieron de chiquitos –

– ¿Como escuchar a los bitils?  –

– Claro – ( Hago una pausa ) – ¿A vos te gustan los Beatles? –

– A veces –

– Ah. Bueno igual esta mal matar pájaros y vos no lo tenes que hacer. ¿Cuchaste?  –

– Si  ¿Y el abuelo no les dijo que estaba mal?-

– No, no me acuerdo –

– ¿Y tu tío Lalo era tonto?  –

– No mucho. Pasa que se crió de otra manera. Mi tío y mi papá cazaban pájaros para hacer sopa de paloma. En ese caso no está tan mal –

– Ah, entiendo  –

El pajarito se agitaba en la caja y
revoloteaba sus alas. Camilo sonreía y preguntaba:

– ¿Por qué no puede volar papá?  – Preguntó el Chino

– Es pichón todavía. Le están creciendo las alas. Como vos cuando eras gordito y chiquito y estabas aprendiendo a caminar- Respondi nostálgico.

– Ah, entiendo – (Hace una pausa y retoma ) -¿Vos queres volar como los pájaros?  –

– Estaría buenísimo, pero la China – ( como suelo apodarle a mi novia ) – es alérgica a las plumas y la voy a hacer estornudar cada vez que la abrace. Ademas por ahí aparece un tonto como tu compañero y me ligo un piedrazo –

– Yo quiero ser un  dinosaurio! – Interrumpe eufórico.

– ¿Si? ¿Cual? –

– El velocirraptor, porque corre rapidísimo –

– Bien ahí –

– Si. O un león, cuando me crezcan los colmillos –

– ¿Un león? Muy violento eso, además le tenes que oler el culo a tus amigos –

– ¡Uacala! ¿Es en serio eso? –

– Claro. Como los perros cuando conocen a otro perro, le olfatean el culo. Imaginate que vas a la escuela y conces a un compañero y se ponen a olerse el trasero –

( Carcajea ) – ¡Es un asco eso!

Las estaciones ibam quedando atras y faltando una parada para bajarnos se acerca un oficial abordo y advierte:

– Señor no se puede viajar con  animales – Señala.

– Pero bajamos en la que viene – Le explico.

– Disculpeme pero son reglas de la empresa. O se bajan o dejan el pájaro – Sentencia.

En eso Camilo comienza a llorar desconsoladamente:

– ¡Pero se lo va a comer un gato! ¡¡¡Por la cadena alimentaria y no puede volar!!! ¡¡¡PAPÁ DECILE QUE NOOOO!!!!-

– Bueno, bueno esta bien chiquito. Pero que nadie lo note – Se sensibiliza.

Cuando el oficial se va Camilo deja de llorar y continúa viaje como si no hubiera pasado nada:

– ¿Le ponemos Pájaro loco de nombre, pá?

Respondo mirando con administración:

– Dale mijo, me gusta –

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

3.67 - 3 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Gaspar

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información