Literatura

De Pájaros Y Tontos Cazadores

De Pájaros Y Tontos Cazadores - Literatura

Íbamos camino a la estación de tren. Camilo cantaba una canción que bien no recuerdo cual era. En un momento se distrae:

– ¡¡Mira papá!! – Señala.

Una pichón de paloma había caído de su nido y andaba de pobrecito al borde del árbol.

– Uy, se cayo el boludo – Digo de improviso.

– No se dice esa palabra – Me aplica.

– Perdón – (Corrijo) – Se cayó el pichón –

– ¿Por qué se caen los pichones de los nidos?  – Pregunta.

– Por el viento, por otros pájaros que buscan huevos-

– ¿Los pájaros que no pueden tener hijitos? –

– No hijo. Algunos pájaros se comen los huevos de los nidos ajenos –

– Ah ¿Lo podemos llevar? –

– No –

– ¡Por favor! Lo llevamos con la abuela Alicia, ella tiene un montón de estos –

– Si, pero están enjaulados. Y nos esta bien eso –

– Pero la abuela dice que están contentos porque cantan –

– No cantan, putean, pasa que la gente piensa que cantan –

– ¿Putean? –

– Si, putean, insultan. Maldicen a los humanos –

– ¿Es verdad eso? –

– Claro que si. Si a vos te encierran en una jaula ¿Canatrias contento? –

– No – ( Hace una pausa ) – ¡Pero llevemoslo igual! – Suplica angustiado.

– No Chino, hay que devolverlo al nido o dejar que la naturaleza haga su trabajo –

– ¿Como es eso? –

– Qué el pajarito aprenda a volar o se
lo coma un gato –

– No quiero que se lo coma una gato –

– Pero así es la cadena alimenticia mijo –

– ¿Que es eso? –

– Los animales más fuertes se alimentan de los más débiles y… – ( Pausa ) – Bueno Lo levantamos porque se nos va el tren –

– ¡ Bien ! – Festeja.

– Vayamos por una caja así lo guardamos –

Ya en el tren y más relajados comenzamos viaje a la casa de la abuela Alicia Camilo, el pájaro y yo. En el camino nacieron nuevos interrogantes:

– Papá ¿Alguna vez mataste un pájaro? Benjamin me contó que si, con el hermano –

– ¿Quien es Benjamin?  –

– Un compañero de la escuela  –

– No te juntes con ese –

– ¿Y por que?  –

– Porque matar pájaros no está bueno. Las personas tontas matan pájaros –

– ¿Vos mataste?  –

– Si, cuando era chico –

– ¿Y por que?  –

– Porque era tonto y mi tío Lalo le regaló un rifle a tu tío Dani y cuando uno es chico a veces hace cosas que los adultos hacen o hicieron de chiquitos –

– ¿Como escuchar a los bitils?  –

– Claro – ( Hago una pausa ) – ¿A vos te gustan los Beatles? –

– A veces –

– Ah. Bueno igual esta mal matar pájaros y vos no lo tenes que hacer. ¿Cuchaste?  –

– Si  ¿Y el abuelo no les dijo que estaba mal?-

– No, no me acuerdo –

– ¿Y tu tío Lalo era tonto?  –

– No mucho. Pasa que se crió de otra manera. Mi tío y mi papá cazaban pájaros para hacer sopa de paloma. En ese caso no está tan mal –

– Ah, entiendo  –

El pajarito se agitaba en la caja y
revoloteaba sus alas. Camilo sonreía y preguntaba:

– ¿Por qué no puede volar papá?  – Preguntó el Chino

– Es pichón todavía. Le están creciendo las alas. Como vos cuando eras gordito y chiquito y estabas aprendiendo a caminar- Respondi nostálgico.

– Ah, entiendo – (Hace una pausa y retoma ) -¿Vos queres volar como los pájaros?  –

– Estaría buenísimo, pero la China – ( como suelo apodarle a mi novia ) – es alérgica a las plumas y la voy a hacer estornudar cada vez que la abrace. Ademas por ahí aparece un tonto como tu compañero y me ligo un piedrazo –

– Yo quiero ser un  dinosaurio! – Interrumpe eufórico.

– ¿Si? ¿Cual? –

– El velocirraptor, porque corre rapidísimo –

– Bien ahí –

– Si. O un león, cuando me crezcan los colmillos –

– ¿Un león? Muy violento eso, además le tenes que oler el culo a tus amigos –

– ¡Uacala! ¿Es en serio eso? –

– Claro. Como los perros cuando conocen a otro perro, le olfatean el culo. Imaginate que vas a la escuela y conces a un compañero y se ponen a olerse el trasero –

( Carcajea ) – ¡Es un asco eso!

Las estaciones ibam quedando atras y faltando una parada para bajarnos se acerca un oficial abordo y advierte:

– Señor no se puede viajar con  animales – Señala.

– Pero bajamos en la que viene – Le explico.

– Disculpeme pero son reglas de la empresa. O se bajan o dejan el pájaro – Sentencia.

En eso Camilo comienza a llorar desconsoladamente:

– ¡Pero se lo va a comer un gato! ¡¡¡Por la cadena alimentaria y no puede volar!!! ¡¡¡PAPÁ DECILE QUE NOOOO!!!!-

– Bueno, bueno esta bien chiquito. Pero que nadie lo note – Se sensibiliza.

Cuando el oficial se va Camilo deja de llorar y continúa viaje como si no hubiera pasado nada:

– ¿Le ponemos Pájaro loco de nombre, pá?

Respondo mirando con administración:

– Dale mijo, me gusta –

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

3.67 - 3 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

elartededecir

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información