Sociedad

De Que Vuelan, Vuelan

De Que Vuelan, Vuelan - Sociedad

En la inmensa cantidad de mitos y leyendas que poseen las distintas regiones del suelo venezolano, podemos nombrar las siguientes: La Sayona, “La Llorona”, “El Silbón, María Lionza, La Loca luz Caraballo, El Gigante de Milla,. La India Tibisay y muchos otros.  Sin duda, que todo esto proviene de una rica tradición oral y más allá, de una gran imaginación y características peculiares de la geografía venezolana. En vista de ello, nos podríamos preguntar ¿son reales o falsas estas leyendas?

Principalmente, mientras el hombre exista, de ese mismo modo existirá la fantasía; porque el ser humano es un ser sensible y en estrecha relación con el medio que lo rodea. Por consiguiente, es muy fácil deducir de donde han salido las ánimas milagrosas, los aparecidos, los espantos, los duendes, los tesoros, las maldiciones, los mitos y hasta el fenómeno de la luz eléctrica ha tenido mucho que ver con toda esta historia. Ahora bien, si la historia te la cuenta un familiar cercano, un amigo o simplemente la escuchaste en clase de boca de alguien que narró su encuentro con la Sayona, entonces uno concluye: ¡estas historias son reales!

Dentro de esta tradición, no podemos obviar el carácter popular de estas manifestaciones, ya que hay poblaciones enteras que son conocidas debido a sus leyendas y necesariamente deben perpetuarse y continuar porque de lo contrario estaríamos dañando una parte esencial de la identidad nacional. Claro, la forma rápida y ligera con que se cuentan estas leyendas, da pie para una pequeña dosis de mentira, una pequeña dosis de verdad y un cierto porcentaje de humor donde a veces no cabe la lógica, pero según Alfred Hitchcock “hay algo más importante que la lógica: la imaginación”. Entonces uno concluye: ¡Estas historias son falsas!

En resumen, los mitos y leyendas del pueblo, expresan muchos de nuestros valores, nuestros ideales, nuestros vínculos con experiencias pasadas. En ellos, se puede palpar lo cosmogónico (Origen del mundo venezolano), lo teogónico (los dioses), lo antropogónico (origen del hombre de Venezuela), y hasta lo escatológico (El fin de la vida terrenal). Es decir, no se puede exigir a la gente que crea, pero de que vuelan, vuelan.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Profesor Marino

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información