Sociedad

Delirios Aterradores En Trastornos Psicóticos

Delirios Aterradores En Trastornos Psicóticos - Sociedad

Un delirio puede definirse como una anomalía en el contenido del pensamiento al que en ocasiones le acompañan alucinaciones perturbadoras. Se puede decir que se construyen sobre una base de “creencias falsas” o de ideas extrañas que no se fundamentan en hechos reales y que se asumen como verdaderas, lo que puede llevar a las personas que los padecen a vivir de maneras des-adaptativas y extravagantes que les producen malestares emocionales y cognitivos graves.

Estos delirios cuya duración puede ir desde unas pocas semanas hasta años enteros, llegan a ser tan graves que pueden terminar con el suicidio de la persona que los padece o llevar a esta a cometer actos de homicidio, entre otras atrocidades. A continuación veremos algunos de los más recurrentes.

Mientras leas esto recuerda estas preguntas: ¿En quién es más fácil que confíes? ¿En lo que todos “allá afuera” te dicen que es real, o en lo que tu propia mente asegura que es verdad? Sobre todo cuando esta última te hace ver, escuchar o sentir lo que otros no. Y por favor mantén tu mente abierta por lo menos elaborando estos otros cuestionamientos: ¿Será que todos estos delirios son simples mal-funcionamientos de nuestro cerebro o puede haber algo real en alguno de ellos? ¿Y si nuestro mayor delirio fuese el de creer que todo tiene una explicación lógica y material?

Delirios de Persecución

Quienes presentan este malestar suelen estar convencidos de que existe una conspiración en su contra o alguna clase de persecución. Pueden pensar que mientras caminan por la calle hay alguien que los sigue a todas partes sin descanso alguno, o que mientras no están en casa alguien husmea entre sus propiedades, incluso que el gobierno los observa con especial detalle, y que se han colocado cámaras y micrófonos ocultos en todos los lugares que frecuenta, incluso en su propia casa, despojándolo de toda privacidad.

Estos pacientes en ocasiones no pueden relacionarse bien ni con su propia familia debido a que pueden imaginar, y convencerse por completo, de que esta es parte de la conspiración que se planea en su contra, de tal modo que pueden elegir fingir no tener sospecha alguna para que sus familiares no se den cuenta pero en su mente estar formulando un plan de escape o incluso de cómo van a reaccionar o a defenderse cuando todo el complot salga a la luz.

Delirios Somáticos

Se basan en la creencia de que el cuerpo ha tenido un cambio drástico o está cambiando de modo progresivo, hacia algo mórbido o insólito, como por ejemplo que el cerebro o el corazón está pudriéndose, o que las extremidades han crecido en un modo desproporcionado al resto del cuerpo de un momento a otro.

El paciente llega a creer que está gravemente enfermo y esto se acompaña en ocasiones por alucinaciones táctiles que le hacen estar seguro de que su cuerpo está funcionando mal. También pueden encontrarse casos en los que la persona se aferra a la idea de que sus rasgos faciales son horripilantes y deformes, una aberración de la naturaleza, a pesar de que la persona sea bien parecida.

Delirios religiosos

La persona con estos delirios puede hallarse totalmente angustiada hasta el grado de generarse en ella algún trastorno de ansiedad debido a creencias religiosas como la de que el apocalipsis está próximo a suceder, o porque tienen serias sospechas de que el demonio está intentando poseerlos.

Se han presentado casos en los que el paciente cree que es la reencarnación de algún otro sujeto y afirma que puede recordar sucesos de la vida de aquel otro, tal y como algunas ideologías religiosas de oriente han planteado posible.

Delirios de culpa

El paciente piensa que ha cometido un hecho terrible e imperdonable, por lo que debe ser castigado por dios con las llamas del infierno o por la sociedad a través del aislamiento más severo. En ocasiones la culpa se presenta ante faltas leves e insignificantes del pasado como haber robado algún objeto en su infancia, mientras que en otras la culpa tiene tintes religiosos que le hacen pensar que ha cometido un pecado mortal que no lo deja descansar por las noches y lo atormenta cada vez que percibe algo mínimo que de algún modo u otro se lo recuerda.

Este delirio puede influir sobre la conducta del paciente llevándolo a cometer actos que él piensa que de algún modo lo pueden redimir de su falta, a pesar de los cuales suele recaer más tarde sobre los mismos sentimientos negativos y agobiantes que lo llevaron a hacerlos.

Delirios de Ser Controlado

Representan una de las peores pesadillas que pueden poblar la mente del ser humano. La sensación de que los movimientos del cuerpo y hasta los pensamientos que se generan son controlados por una entidad externa, como pueden ser una fuerza alienígena remota, una entidad demoníaca antigua, u ondas de radio invisibles que se emiten desde antenas frías y robóticas, es insoportable para quien la sostiene.

Llevan a las personas a elaborar teorías sobre el control mental remoto por parte del gobierno o de otras entidades poderosas que se ocultan tras las sombras de presidentes y otros gobernantes que también fungen como simples marionetas en la orquesta dirigida por ellos.

Delirios de Referencia

Cuando estos aparecen pueden crear en la mente una sensación poderosa de que se está siendo acosado, puesto que la gente que ha experimentado estos delirios, suele pensar que todo lo que las personas hablan en la calle, o a su alrededor, tiene alguna referencia hacia su persona, como por ejemplo si entran a un sitio y ven personas riendo, creen que es porque se están burlando de él. Pueden acompañarse de alucinaciones auditivas en las que escuchan a los demás hablar mal de ellos y hasta insultarlos.

Pero esto no acaba aquí, pues incluso el paciente a veces se convence de que los títulos de los periódicos o las noticias transmitidas en la televisión están tratando de comunicarle un mensaje especial que va dirigido tan sólo para él, y que suele estar vinculado a desgracias futuras.

Delirios de Lectura/Trasmisión del pensamiento

Daremos por finalizado este recuento con los delirios que involucran al pensamiento. Donde podemos encontrar individuos que están seguros de no poder tener privacidad ni en sus propios pensamientos, pues saben que los demás podemos conocer fácilmente cada una de las frases que ellos elaboran en sus mentes. Existen también los sujetos que afirman que sus ideas en cuanto aparecen en sus cerebros son emitidas hacia el medio como si se tratase de ondas y pueden influir sobre las mentes de otros o incluso llegar al límite de ser transmitidas en televisión o por la radio.

No dejaremos fuera esos casos en los que la persona desarrolla una fuerte convicción por la idea de que le han sido robados ciertos pensamientos que ahora es incapaz de pensar, por lo que es inevitable para ellos la sensación de que han olvidado algo sumamente importante, que a veces puede estar vinculado con todo el constructo mental de quien son ellos, es decir de su identidad.

Como hemos podido observar a lo largo de este pequeño viaje, la mente puede crear realidades sumamente terribles y aterradoras en las que la vida en su totalidad se convierte en algo peor que una pesadilla. Espero que en realidad hayas mantenido esa actitud crítica y de mente abierta para darte cuenta de los distintos grados de posibilidad acerca de las razones por las que pueden ocurrir estos delirios, ya que la teoría que plantea que el mal funcionamiento del cerebro es la respuesta, es tan sólo un árbol en el bosque de las posibilidades.

 

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.80 - 5 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Erick Twonshend

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información