Literatura

Derecho A Réplica De Una Feminista

Derecho A Réplica De Una Feminista - Literatura

 

El negro respondió compasivo

  • Tranquilo, no se quitan los juicios de la noche a la mañana.

Pero la mujer estaba expectante, supuse que pendiente de quien ganaba el debate, porque al parecer hasta ahora el negro había sido infalible. Es parte del rito de apareamiento de la izquierda revolucionaria, de la no revolucionaria y de los delincuentes narcisos que gritan viva chaves para pescar en río revuelto, tanto un polvo (casi siempre por error) o un sueldito mi rey. Este rito, como igual que el contrapunteo en los velorios de cruz de mayo en mi país, tiene sus vertientes, escuelas y tendencias. Hay la versión de san Antonio de los Altos, hay la de la UCV, también la de los del barrios, por último está la tendencia esta que es la postmomierda, como la llamo de cariño por ser a la que pertenezco. Tenía que cumplir mi función en ese rito, que como siempre es salir ganando, pero ahora desde una gran desventaja. El negro había picado adelante con una especulación muy cierta, ya que es la única que explica el poder que tienen tanto los artistas como los neoliberales. Todo se concentra en el poder de expresión, si lo controlas tienes una sociedad de consumidores, si los dejas ir no sabemos que sociedad podría ser, soy de los que cree que sería mucho mejor. Para meterme dentro del río, como me instó un maestro, que viene siendo metáfora de una película que escribo permanentemente, dije de manera de ganar tiempo sin mencionar nada de lo que estaba pensando para no darle relevancia a ese tema, sino más bien ponerlo en tela de juicio con una acusación lógica de origen digital:

  • ¿no te parece que eso es una teoría de esas que llaman conspiranoicas?
    – No porque la conspiración ya no es material de especulación, es real, es parte de la realidad, se sabe, interactúa con nosotros. Es normal que eventualmente de lugar a elucubraciones manidas, con algo de morbo, pero eso no descarta la necesidad lógica cuando los números no cuadran en el plano general. Nunca murieron tandos artistas como en ese período del año 70 al año 85. Todos en la misma condición de ser famosos e influenciados por lo que se llamó la contracultura. Que es una extensión del postestructuralismo, el pensamiento más avanzado de los académicos del momento. Por otra parte, la especulación sobre una conspiración es parte de la realidad cuando hace pronósticos corroborados. Por lo demás la teoría del caos es una especulación de una conspiración de la materia que se hace pasar por honda cada vez que te le acercas demasiado, si quieres descubrirla debes participar, entonces la cambias. Por eso desde hace unos cuantos años no quieren artistas que puedan cambiar nada, o cuando mucho los influenciados por la izquierda.
  • ¿Qué pasa con la izquierda? Tienes algún problema con la izquierda? – pregunté
  • Que tienen una derrota en el seno de sus argumentos – respondió el coño e´madre, dejándome cada vez menos argumentos para lucirme yo – Es como un neocristianismo, necesitan el martirismo para consagrarse, y claro, el resto que los ve extinguirse prefieren la corrupción.

    Debía hacer algo drástico, el coño e madre me estaba destrozando. Ya había intentado omitir la relevancia que hace ver lo que haya dicho tu adversario como algo genial, incluso intenté disminuirlo trayendo argumentos de nivel más bajo, así que apliqué el viejo truco que aprendí de mi amigo Juan Carlos (Chileno y antropólogo), que es montar en lo que el otro está diciendo nuevos argumentos para aprovechar su impulso. Entonces dije:
    – O sea que mataron a todos esos artistas durante cierto período para controlar el poder de expresión, y lo que sucedió después fue precisamente una sustitución por géneros controlados, con conciertos programados, de ahí que ningún artista sea libre de gerenciarse a sí mismo. Pueden ser dueños de empresas y tener muchas propiedades, pero no pueden gerenciar su propia producción artística a menos que lo hagan sobre el mismo género que aprendieron. Eso se impuso durante todo ese tiempo en que salieron esos géneros como salsa erótica, regetón, disco music, para sustituir los movimientos que hubo en la época, grandes masas de las cuales eran líderes sin intermediaros. Eso ha debido de afectar ganancias de las empresas, en lo que se incluye el comunismo. Estalyn sabía que debía controlar el poder de expresión, lo supo en ese período de la unión soviética, por eso llamó algunos poetas él mismo. Sabía en lo que se podía convertir. Por eso yo propongo la cultura Silvestre como una identidad universal contra la patología de acumular dinero, poder y/o admiración (como es el caso de muchos ideólogos) so pena de no satisfacerse nunca en nada y entregarse a cualquier teoría que pudiera justificar el vacío, o que en contraposición dentro del mismo esquema, pretenda haber encontrado la clave de saber a dónde va la humanidad. Tanto con el dinero como con la admiración, la incertidumbre necesaria para que más cosas sean posibles se reduce con diversos mecanismo. El último de ellos es ese que tú dices, el de la distracción.

Cuando terminé Yurubi me miraba con atención, es mi momento pensé, pero el negro volvió a adelantarse aplicando técnica al omitir mi comentario.

  • En fin, es muy simple.  Si se asumen esos datos y se asocian a otros se deduce que hay una especie de materia oscura, como en el universo. Una materia necesaria para que los cálculos de. Nunca mueren tantos artistas de manera accidental y misteriosa como en esos tiempos. Y cualquier artista que lo sepa, y que tenga gran capacidad de convocatoria es un potencial significativo en contra de los intereses de ese plan. Sin necesidad de militancia ni contenidos específicos con palabras como integración, liberación, comunismo o socialismo.

 

La estrategia general había funcionado hasta el momento, cayó en la trampa de no valorar él mismo su propio descubrimiento y continuar adelante, por caminos enrevesados donde siempre se puede pisar en falso. Por eso las películas duran lo que duran. Llegado cierto momento de la revisión hay que hacer una propuesta. Eso pasa con este arte de pensar.

  • Tienes razón pana, pero yo creo que ya se les efarató ese plan la verdad, y por eso necesitan las guerras. No son muy inteligentes, y necesitan las guerras no por el petróleo que puedan ganar (que también), tampoco precisamente por la economía que se les mejora (que también) sino más que nada por el tiempo que ganan antes de que se gesten nuevas formas culturales en otras partes. Porque no hay una propuesta que cohesione a la comunidad ahora que en tiempo real se puede tener influencias de muchas latitudes.
    No lo dejé respirar, el rostro de Yuro alternaba entre él y yo. El negro pensaba como meterse y ya me parecía que todo se disponía como siempre a mí favor, pero no podía aflojar, íbamos embalados y había que rematar.
    – Comprendo la teoría que propones, de hecho creo que a Jhon Lennon, Victor Jara, Bruce Lee y Reny Otolina los mataron por motivos de movilización política. Los demás han muerto por formas de vida que no se atrevieron a detener a tiempo seducidos por su propio talento, el imperio de su expresión. Que terminaba siendo también desfavorable. Hay una pregunta que apunta a nuestro porvenir, y por lo tanto es más interesante. Seremos nosotros, aún con todas las desventajas materiales, aquí en Venezuela, capaces de escribir una historia diferente o nos vamos a conformar con llegar sudados todas las noches a la casa por el mucho trabajo en la oficina para que nuestro jefe se mantenga en su cargo en detrimento de su propia dignidad (y de la tuya), no porque la suya propia no sea originalmente mejor forma de vida, más adaptable y económica en un mundo cambiante con estas mercancías en el alma, que son las ideologías. La creatividad humana es técnicamente capaz de resolver lo necesario adaptándose progresivamente a un ambiente y a un hábitat libre de influencias que detengan su avance.
  • Eso es lo que yo iba a decir precisamente.

Error, pobre negro, nunca puedes quedar como el que iba a decir algo. Tienes que ser el que lo diga. Con esa técnica de leer lo que el otro va a decir para decirlo en su lugar siempre gano. De hecho la mujer me oyó decir todo esto y se levantó para intervenir al fín.

  • Me interesa mucho lo de la cultura silvestre, es una propuesta a futuro. Es lo que necesitamos. Pero viniendo de alguien como tú no creo que funcione. Apuesto que eres de los que hacen alusión a los monos por envidia del pene de los negros.
  • Y por qué no. Sería racismo contra los monos que los exilemos de repertorio de chalequeos. A mi me decían nariz de tucan, nunca pude denunciar eso en ningún medio. Crecí con grandes complejos por mi nariz aguileña.
  • Estamos hablando de una discriminación heredada y discriminadora, incluso torturadora de gente. Algo que tú pretendes banalizar por envidia…
  • La verdad no se me ocurre envidiar ese pedazo de intestino que se le sale a los negros, pero si a ti te gusta lo respeto. Siempre que no me lo meta a mi no hay peo.
  • ¿Entonces cual es tu problema?
  • La expresión silvestre tiene que aceptar las expresiones diversas. Andar juzgando un texto evidentemente lúdico resulta un poco ridículo. Decirle misógino a alguien porque se burla del sadomasoquismo en contraste a las mujeres que no les gusta que les peguen, en medio de la complejidad que implica nuestra necesidad de afecto y placer también es ridículo. Solo hay que escribir una propuesta en conjunto, descubriendo la profundidad de la realidad tal como es, no como debería ser, con nuestros defectos. La cultura silvestre no tiene bautismo ni confirmación.

La mujer se lenvató y dio unos pasos en el pasillo, se volvió hacia el negro y le preguntó.

  • ¿Qué te parece?

Pero no lo dejó contestar. Le preguntó al negro, que era su novio, si había cobrado. El negro se puso las manos en los bolsillos y le dijo que le había dado todo la semana pasada. Ella le dijo que no se hiciera el guevon, que lo que le había dado la semana pasada fue por un toque con la banda de Reagae, y que además le pagaron en el ministerio por fin. También le sacó la cuenta de lo que había cobrado por un rebusque ( en Venezuela eso significa trabajito a destajo) recogiendo escombros. Él se quejó diciéndole que no tenía por qué controlar todos su ingresos, que debía respetar su individualidad como sujeto actuante en todo su espectro espiritual, emocional, físico y psicológico mientras sacaba algunos billetes que se había guardado en el bolsillo de atrás. Él se puso a contarlo y ella se lo quitó todo, se volvió como molesta para no discutir. Así son las mujeres, te hacen sentir culpable por alguna torpeza para ocultar que vienen de cogerse a otro hombre en el baño la noche de tu graduación, pero que lo hicieron pensando en ti. Es una vaina bien arrecha, se cogen a otros porque te aman a ti. Hay mujeres así de sensibles. Se volvió y se despidió mientras me agarró por el brazo.

  • Vente – me dijo, y me llevó.

Yo fui con ella, qué más podía hacer.

  • Te quedas estudiando, le gritó ella al negro antes de cerrar la puerta. Mira que ya negocie con el director de la editorial del gobierno para que te den trabajo a cambio de que no publiquemos el video de lo que le hiciste a Hector Seijas en you tube, y no me vayas a hacer quedar mal.

    El negro se quedó lloroso sentado en la habitación mientras nosotros nos alejábamos. La realidad no para de sorprenderlo a uno. Ella como tal, consiste en descubrirla porque crece hacia todas partes, y si uno la define apresuradamente se enferma. La realidad me refiero. Se enferma la realidad. En alguna medida uno la comprende mejor si la trata como una mascota, que crece y puede volverse salvaje. Frecuentemente no deja de crecer y lo aplasta a uno. Cuando uno no la percibe bien, no sabe cuando está enferma ni puede curarla, así que hay que estar pendiente. Porque cuando está enferma crece hacia los recuerdos también, a uno le toca eso como escritor. En cierta forma lidiar con todo el mundo en los recuerdos, y en otra forma muy particular construir una realidad que poco a poco va siendo una nueva cultura, cuya construcción puede no detenerse nunca si siempre dejamos algo por nombrar…

 

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

3.00 - 2 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Argimiro Serna

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información