Literatura

Derrame emocional.



Derrame emocional. - Literatura

Quiero volcarme en las pequeñas inmensidades que dia a dia veo.
Y que no me importe tanto aquel velo que las cubre.
Sonreirle a ésas caras de inmediatez flotantes. Y dejarles una incógnita en la profundidad de su ser.
Mirar con su merecido amor a quién esté buscándolo.
Y atesorar los ojos brillantes de quienes viven soñando.

Porque ya no quiero lo contrario.
Que ni siquiera vale la pena nombrarlo.
Que es mas común, mas cómodo y menos humano.

No quiero empatar, quiero que sigamos jugando.
Algún dia te voy a contar como llegué hasta acá pero juguemos mientras tanto.
No nos volvamos extraños. Contame donde estás cuando no estás en ningún lado. Para encontrarte, si algún dia, te vas por un tiempo largo.

Olvidate por cinco minutos, el hecho de que sean cinco y la desgracia de que sean minutos. Olvidate.

Interrumpí, al que por su boca escupe desastres.
Atormentalo de chistes malos, que si tenemos suerte quizás se ría, o mínimamente olvide lo que decía.

Inventálo, que si podes imaginarlo, ya estás a mitad de camino. Y en lo posible, intentá que todos lo creamos, para darte una mano en eso de la creación y el destino.

Dicen que funciona, y «ésos» que dicen tantas cosas, nadie los conoce, pero todos los nombran. Serán imaginarios, o por lo menos a esa conclusión yo he llegado, despues de buscarlos por todos lados. No los encuentro, pero sirven como espalda para unas ideas que nosotros solos nos inventamos. Serán imaginarios. Espero lo sean. Y si estamos locos, ¡que cosa buena!.

Quiero abrazar sin preguntarme antes, las consecuencias de ése abrazo.
Y revolver de vez en cuando estos principios que me estoy inventando.

Y si tienen un tanto de inmadurez, y otro gran trago de ilusión, que se derrame todo éso en donde haga falta.
O mejor sería, armar un cóctel de insensatez, con desmesurados anfitriones que sacudan las estructuras y desafíen las dimensiones.

Y si por alguna mundana razón no creyeras en esto. Está bien.
Pero algo me dice que si llegaste hasta el final, es porque algo de todo este verso quisiste creer.
No te preocupes, nadie lo va a saber.
Los secretos también se derraman en ése exquisito cóctel.

Estás invitado, todas las noches.
La dirección nadie la tiene, pero el que quiere llega.
Hay una puerta secreta.
Debés traer tus emociones, y un vino para embriagar las barreras.
Si nos vemos, que sea allí, que sea de otra manera.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.75 - 4 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Noel Fosster

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.