Literatura

Desapareció entre la niebla



Desapareció entre la niebla - Literatura

 

12-Marzo-2014

Se fue corriendo e intentando ahogar su llanto con una mano sobre sus carnosos labios. Ágil e intensa, como la lluvia de sus ojos que imaginé bajo el Sol radiante de esa feria en la que acerté, por suerte, y me felicitó con los cariños de una vida en forma de muñeca, de una muñeca que se escapó de la estantería.

Desde la ventana, manos en los bolsillos, la veo alejarse, traspasando esa puerta que va a dar al otro lado. Al lado de los que no son como nosotros. ¿A dónde irá? Ahora ¿Qué hará?

13-Marzo-2014

No la he visto en el desayuno. Mis ojos han socorrido tristezas disfrazadas y cuando me ha tocado el turno solo he cogido un panecillo para dejar a Sara su tan ansiada mermelada. He indagado en las mesas y no he descubierto su presencia. Tampoco en rincones, no se ha dormido, no la noto cerca. He preguntado por ella y solo he obtenido silencios e indeferencia. Un triste caer de mirada en Elena y un «déjame en paz» en mi compañero de cuarto.

14- Marzo-2014

Mis sueños esta noche me han dicho que aún no ha vuelto porque no tiene reloj. He roto mi despertador para fundirme en la eternidad con ella.

15-Marzo-2014

Sigo sin noticias de ella.

20-Diciembre-2014

Aquí o en otro lugar. Vivos en muerte o muertos en vida sé que estaremos juntos. Contigo me sentí en la adolescencia. Tú parecías tener quince. No ha vuelto. Pero, a veces, me la cruzo. Pero sé dónde para y al mirarla todas las cicatrices que me dejó parecen desaparecer. ¡Vuelve a escapar otra vez de la estantería! Solo puedo suplicarte ¡Vuelve!

Y ella respondió a ese lamento:

Escapé también de aquel lugar para volver a mi estantería y todas la noches la Luna media me chiva el secreto al mostrarme sus dos uñas afiladas a punto de hacer explotar el Universo. No hago más que beber embebida en tu recuerdo y como buena muñeca apenas me muevo. Aún no me he convertido en intocable, así que si quieres romper el hechizo planea una cita, no vivas de recuerdos, planea algo y no seas aquel cobarde que decía «no puedo»

 

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

0.00 - 0 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Lorena Caballero Ortega

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información