Literatura

Descubriendo La Verdad #3

Descubriendo La Verdad #3 - Literatura

Luka O’kelly
Observó en el espejo mi reflejo, el atuendo que he elegido es casual y perfecto para la salida que tendré esta noche, lastimosamente es lo único que se verá bien porque mi humor y expresión denotan el desagrado que me produce el encuentro con ella.

Su cinismo me sorprende cada vez más, es capaz de juntar a su enemigo con ella para hacer feliz a su pareja, y claro, su inteligencia no falla. Naomi acepta que yo participe porque está consciente que no podré enfrentarme o interponerme entre ellos, es extraordinario su plan.

—Tengo un enemigo que utilizará todas sus armas para acabar con todo. —Susurré abandonando mi habitación para dirigirme al living— ¿Cómo la maldad puede estar presente en facciones delicadas y suaves? —Me pregunté tomando asiento en uno de los sofás.

A pesar de tener mi objetivo planteado no puedo evitar hacerme preguntas internas ¿Por qué lo hace? ¿Con qué finalidad desea romper la amistad de Eduard y mía? ¿Cómo puede tener una maldad abrumadora en su interior? Más preguntas sin respuestas atacan a mi mente, el enigma perdurará hasta el final.

—¡Luka! —Su grito resonó en las paredes de mi casa, produciendo que mis sentidos volvieran a estar activos completamente.

—¡Ya salgo! —Devolví el grito inspeccionando que todo esté en orden para después salir, cerrando la puerta con mis llaves.

Cuando mis ojos colisionaron con esos marrones, la furia comenzó a aumentar en mi sistema, sin embargo, tuve que controlar cada fibra de mi cuerpo y mostrar una sonrisa amigable a las dos señoritas que están en el auto de Ed.

Me acerque lentamente sin separar mis ojos de los de ella, sé que está disfrutando mi desgracia pero no permitiré que su noche sea placentera. Abrí la puerta del copiloto, me adentre y cerré sin volver a mirar esos malditos ojos.

—Me alegro que no me abandonarás. —Murmuró Ed para que solo yo lo escuchara, lo cual fue posible por la música que retumba en el auto.

—No te abandonaría, aún si quisiera. —Contesté sinceramente, es mi hermano sin importar ninguna zorra.

Asintió para acelerar el auto y dirigirnos a nuestro destino. Nadie pronuncia algún tema para aligerar el ambiente, la tensión domina y la fuerza de la incomodidad hace acto de presencia.

Dejo escapar un suspiro y cambio la música, no soporto los ritmos pop en estos momentos, coloco In The End de Linkin Park, dejando que mi estrés se libere un poco con los ritmos pesados.

—Quita esa basura. —Habló con su molesta voz, Naomi—. Coloca la que estaba anteriormente.

¿Basura? Mi banda favorita es la mejor de los tiempos y no permitiré que una imbécil la denigre.

—Puedo denigrar muchas cosas que te representa, querida. —Mencioné sacando de mis pantalones un cigarrillo, dejando que mis dedos lo mantuvieran sostenido—. Como es la falsa imagen que muestras a todos lo que te rodean.

Desde el retrovisor presencie como su expresión se convirtió en sorpresa y furia, ella no desea que nadie se entere de su verdadero ser, oculta perfectamente cada detalle para ser perfecta pero ante mis ojos solo es una imperfección.

—Luka. —Llamo Eduard seriamente—. No insultes a Naomi.

—No la estoy insultando. —Aclaré dirigiendo mi mirada a él y botando por la ventana el cigarrillo, ya no deseo fumarlo—. Estoy diciendo la realidad que nadie quiere ver.

Ante mis palabras todos permanecen en silencio, esta salida fue un error y él lo sabe, aún así continúa él camino hasta llegar a una feria, donde bajamos y Ed se dirige rápidamente a tomar la mano de su novia y adentrarse al sitio.

—Hola. —Escuché ese murmullo suave a mi espalda, por lo que con seguridad, encare a la amiga de la zorra.

—Lo que te hayan dicho ellos, no es cierto. —Declaré admirando cada detalle de sus finas facciones.

Una risa escapó de sus labios—No me han dicho nada que pueda perjudicarte. —Aclaró con una sonrisa amable—. Soy Anna, un gusto—Extendiendo su mano para que la estreche.

—Igualmente, Soy Luka. —Me presente, tomando su mano en un apretón—. Me disculparía por el momento del auto, pero no lo siento realmente.

—Lo presentí. —Suspiro pasando sus manos por su cabellera rubia—. Naomi me ha comentado que el mejor amigo de su novio es un maldito.

No me sorprende que esa mujer diga eso de mí, porque lo que yo pienso de ella es peor, más no lo difamo a otras personas y eso me lo pagará.

—Pero… —Su pausa captura mi atención rápidamente—. Se equivoca, eres agradable y amable.

—Gracias. —Agradecí obsequiándole una sonrisa que causa que se sonroje—Te aclararé que estoy saliendo con alguien, no quiero que te ilusiones.

Su risa invade el ambiente haciendo que inevitablemente también me una, el momento con ella es agradable y pacífico, muy distinto a cuando Naomi está presente a mí alrededor, porque la zona de guerra se levanta.

—Bueno, Luka. —Tomo mi mano con seguridad, halándome para que me adentrará al sitio—. Disfrutemos este paraíso.

Su concepto de paraíso me parece gracioso e impresionante, lo cual me agrada. Disfrute el tiempo con ella, jugamos distintos juegos y comimos variados alimentos, nuestras risas y diversión invaden cada esquina del lugar, la estamos pasando de maravilla sin la presencia de la pareja.

—Me disculpas un momento, iré a los sanitarios. —Avisó para retirarse hacia su objetivo, mientras yo permanezco con dos pequeños osos en mis brazos, es uno de los premios que habíamos ganado de manera ágil y sencilla.

Sentí mi móvil vibrar, avisando la entrada de un mensaje, tome los dos osos con una mano y con la otra saque el aparato para ver que he recibido.

Princesa

Cariño, olvidaste unos documentos en la oficina que necesitan ser vistos por ti.

Muevo mi cabeza en negación mientras una sonrisa enamorada cruza mi rostro, ella siempre está percatándose de cada detalle, por eso es la mejor.

Le respondí, explicándole que me enviará los documentos por correo para revisarlos más tarde, lo cual acepto, aclarando que le debía unas vacaciones. Su respuesta produce una sonrisa orgullosa, ella no cambiará y eso es lo que amo.

—Jamás pensé que supieras sonreír de verdad. —Su voz borro mi sonrisa, mis facciones cambiaron a molestas—. O es otra de tus hipócritas sonrisas.

—¿Qué quieres, Naomi? —Pregunté, volteándome para enfrentarla cara a cara.

—Que desaparezcas de la vida de Ed. —Respondió fríamente, mostrando por primera vez, su verdadera imagen, calculadora y manipuladora.

Seré tu peor enemigo, haré que tus planes caigan uno por uno, serás odiada por todos, por lo que te enviaré en un viaje sin retorno.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

0.00 - 0 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

NeicerH

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información