Literatura

Desde luego Patricia (parte 1).



Desde luego Patricia (parte 1). - Literatura

Hoy tengo, como siempre, la rara fantasía de que por un golpe de suerte me haga rico, es un maldito placer culposo, porque no creo en la suerte, y tampoco la persigo, pero como disfruto imaginar que gano la lotería o que recibo una generosa herencia de algún tío  que jamás conocí, o tan solo creer que caminando por la calle puedo encontrar una billetera con muchos dólares de 100,

Hoy como siempre sucede, nada de eso va a pasar, a pesar de eso, lo que ocurre en el siguiente evento que contiene esta anécdota, es por lo menos, lo más cercano a un golpe de suerte que pueda tener mi aburrida vida. Sucede que mientras caminaba por una avenida tan vacía como mi suerte, llegue a un paso de cebra y todo lo posterior es una secuencia de imágenes en cámara lenta. Un BMW negro que atravesó mi vista, y junto al carro una hermosa chica, Patricia, la culminación de un trabajo minucioso y prolijo de nuestro creador dios (si creyese en el ), la perfección echa mujer, carente de cualquier defecto y poseedora de todas las virtudes, cosas como que su viejo sea el tipo más rico de la ciudad o que sea la chica más inteligente y bondadosa que alguien haya conocido, solo eran detalles, a un tipo tan superficial y apático  como yo, esas eran cosas q no contenían algún valor tangible (solo quizás su dinero), lo que si consideraba palpable hasta cierto grado era la belleza corporal y facial que aparentaba camuflar y no presumir, una blusa y pantalón a punto de explotar, labios rojos e imponentes, que el tránsito este a sus pies y voluntad y el norte se acomode a su mirada, son solo minúsculos efectos que su presencia causaba.

El impacto del choque a su auto costoso con otra camioneta me hizo reaccionar, solo un instante de después de verla cruzar al frente mío. Tres tipos enmascarados bajaron del otro auto con rifles y aniquilaron al chófer, cogieron de las manos y cintura a Patricia, ella lanzaba suplicas y gritos de ayuda, los tipos con un evidente acento ruso le sugirieron educadamente cerrar la puta boca, para así posteriormente noquearla de un culatazo, acomodada en los asientos traseros encendieron y arrancaron el auto. En cuanto a mí, despavorido logre atrincherarme detrás de un voluminoso depósito de basura, convirtiéndome así en el único testigo, no intentaron encontrarme, seguro les chupa un webo que los haya sido el único espectador, voy a hacer que se arrepientan de no haberme exterminado.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Chaparro

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.