Medio Ambiente

Detectan una fuga radiactiva en un submarino nuclear hundido



Detectan una fuga radiactiva en un submarino nuclear hundido - Medio Ambiente

El 7 de abril de 1989 el submarino nuclear soviético K-278, apodado Komsomolets, sufrió un incendio en la sala de máquinas cuando se encontraba a unos 335 metros de profundidad. De los 69 tripulantes que llevaba sólo sobrevivieron 27, el resto perecieron en las aguas del mar de Noruega antes de que llegara el rescate. El Komsomolets transportaba dos cabezas nucleares y llevaba un reactor nuclear. Se hundió a unos 250 kilómetros al S-SW de la Isla del Oso (Noruega) y yace actualmente a casi 1700 metros de profundidad.

Fuga radiactiva en un submarino hundido en Noruega

En los años 90 se realizaron varias mediciones de radiactividad, en las cuales se detectó una fuga que se cree provenía de una de las cabezas nucleares que transportaba. Durante esos años se sellaron varias grietas del casco para evitar males mayores, pero con un material que duraría unos 20 ó 30 años. Ahora, y después de más de 10 años sin realizar mediciones, un grupo de investigadores ha detectado una importante fuga radiactiva desde el submarino.

Esa fuga ha dado valores 100.000 veces superiores a los valores normales y fue detectada el día 8 de julio de 2019. Las mediciones se han estado realizando en un tubo de ventilación del submarino. Sin embargo, aunque parezca que es una fuga importante los expertos indican que sucediendo a tanta profundidad no supone un problema de salud. Y es que esa radiactividad se vería diluida en la gran masa de agua que tiene a su alrededor, por lo que no debería tener mayores efectos. Sin embargo, los temores son que el reactor pueda verse afectado por el desgaste del tiempo y acabe provocando una fuga aún mayor.

El submarino nuclear soviético que se hundió cerca de España

El submarino nuclear K-278 Komsomolets es sólo uno más de los submarinos nucleares que se hundieron a lo largo del siglo XX en el Ártico y en el Atlántico. Entre ellos se encuentran los soviéticos K-141 Kursk y K-27, así como los norteamericanos Thresher y Scorpion. También se incluye el submarino soviético K-8 que portaba 4 cabezas nucleares y se hundió el 12 de abril de 1970 a 490 kilómetros de la costa del norte de España. El K-8 sufrió un fuego por varios cortocircuitos simultáneos y acabó yaciendo a más 4500 metros de profundidad en la Bahía de Vizcaya.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 3 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Dani Ramos

2 comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.