Literatura

Detrás De Una Popular Trilogía Se Ve Un Mundo Que Se Sustenta A Sí Mismo: El Señor De Los Anillos.

Detrás De Una Popular Trilogía Se Ve Un Mundo Que Se Sustenta A Sí Mismo: El Señor De Los Anillos. - Literatura

¿Quién no ha escuchado sobre El Señor de los Anillos? ¿Quién no ha sentido nombrar a Tolkien? Su trilogía ha atravesado generaciones sin quedar obsoleta ni perder su encanto. Cada uno de nosotros que en algún momento nos zambullimos en sus páginas y atravesamos los parajes de la Tierra Media, contuvimos la respiración al ser perseguidos por los Nazgûl y orcos, nos agotamos entre los intereses, la lucha y la política de cada bando, dudamos entre odiar a Sméagol o sentir lástima por él. Cuando finalmente el anillo es destruido, al final de los tres tomos, no podemos evitar respirar profundamente y caer en la cuenta de todo lo sucedido.

Exitoso es una palabra vaga para describir a El Señor de los Anillos, solamente al contemplar su continua presencia hasta nuestros días con las nuevas ediciones que no paran de surgir en el mercado, en distintos idiomas, ediciones de lujo, de bolsillo, una y otra vez. O tal vez a raíz de su trilogía en el cine, lanzada en 2001, con películas de más de dos horas de extensión, y que probablemente hayas visto más de una vez. El encanto de esta obra no se dirige únicamente a su número de ventas o extensión, sino al arte mismo creado por su autor.

Se sabe que cuando Tolkien no cumplía con su trabajo como profesor en la Universidad de Oxford, pasaba largas horas dando vida a sus personajes y todo el material creado por él. Desde borradores, mapas, paisajes y nada menos que idiomas para sus personajes. Aparte de su excepcional narrativa Tolkien demostró tener una gran habilidad como dibujante y no dudó en plasmar algunas escenas principalmente en forma de acuarelas, y que varias fueron publicadas junto a sus libros. O a lo que podríamos llamar idiomas o dialectos encontrados entre sus páginas, desde el grabado del Anillo Único hasta los poemas de los elfos:

“A Elbereth! Gilthoniel!

silivren penna míriel

o menel aglar elenath!

Na-chaered palan-díriel

o galadhremmin ennorath,

Fanuilos, le linnathon

nef aear, sí nef aearon!”

El mundo creado por Tokien es intrincado, vasto, y excepcionalmente mágico. Al complementarlo con El Hobbit y el Silmarillion, obras relacionadas al Señor de los Anillos, ya no queda duda que el mundo sólido entre esas páginas podría haber existido siendo parte de nuestro pasado. Tolkien no solo creó una aventura con seres fantásticos como elfos, enanos, hobbits y dragones; creó un mundo completamente nuevo con su cultura, historia, lenguas y escritura propias. Tal mundo debería poder ser disfrutado por niños, adolescentes y adultos aunque sea una sola vez, no en la limitada línea brindada por la película, sino a través de las palabras de John Ronald Reuel Tolkien. Invítate a leerlo si aún no lo has hecho y vuelve para contarme que fue lo más fascinante de su historia.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

0.00 - 0 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Sabrina Oliver

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información