Sociedad

Dia Internacional Del Hombre, ¿hace Falta?

Dia Internacional Del Hombre, ¿hace Falta? - Sociedad

Crecí con la frase “los niños y las mujeres primero” Y aún hoy la practico, para todo, desde la estampida que puede preceder a una tragedia como una catástrofe, hasta el acto reflejo de dar un asiento en el transporte público. Y se hace cada vez más difícil, sobre todo cuando del otro lado ya hay mujeres que responden “no quiero que me des el asiento, quiero que no me mates”, como si todos los hombres fuésemos responsables por cada femicidio que se da a la luz.

Y ese es otro gran tema, ¿existe el femicidio como problema que pueda separarse del homicidio, cuando se trata ni más ni menos que del uso de la violencia? Otra cosa que me enseñaron es que los hombres, con evidencia plena, en promedio somos más fuertes e intimidantes que una mujer. En promedio, claro. Eso nos da una ventaja física que por supuesto no puede serlo bajo ningún punto de vista. Y para mi es la única razón por la cual un femicidio puede despegarse de los crímenes como el homicidio simple. Ni siquiera la violencia económica me parece útil en las discusiones, porque en el mundo de hoy, la misma no tendría género.

Pero claro que el machismo existe y no trae consigo nada bueno ni nuevo, lo cual no significa, finalmente, que el feminismo ha mutado invariablemente a una nueva clase de movimiento que lleva la intolerancia y agresividad a niveles extremos, y que atentan contra la propia lucha.

Como ser hombre y no morir en el intento

Los hombres de hoy tenemos otra mirada sobre la mujer y lo que significa ser “pares”, claro que sí. Pero eso no va ni en detrimento de la caballerosidad ni de la hombría bien entendida. Hombría que tampoco excluye a quienes vivan su sexualidad de otra manera, no tiene nada que ver con eso.

No se es más o menos hombre o más o menos mujer, por ser quien más percibe económicamente en su profesión o empleo en una relación de pareja.

No se es más o menos hombre por ocultar sentimientos, de ninguna clase, aunque nos hayan inculcado que debemos ser y mostrarnos “fuertes” (algo que tiene su razón de ser en momentos claves en los que todo se derrumba, pero nunca al punto de transformarnos en “piedra”).

Y no se es más hombre tampoco por aceptar todo lo que una mujer proponga como válido en nombre del atraso o las diferencias sociales que han relegado el ejercicio de algún derecho. Discusiones como las del aborto, de la igualdad laboral, de los derechos de maternidad/paternidad deben ser debatidos y votados con igual criterio por hombres y mujeres y con una óptica que piense y contemple el bien común.

En definitiva, cualquier día es propicio para que la igualdad social sea un tema a debatir.

 

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Henry Drae

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información