Salud

Diálogos Que Sanan

Diálogos Que Sanan - Salud

El ser humano es un ser dialógico. Nuestro pensamiento se inicia y constituye a partir de ser mirados y hablados por otros. Lo que en un principio es diálogo externo, se internaliza luego y todo nuestro pensamiento, aunque solitario, sigue siendo un diálogo con un otro. Aún cuando ese otro sea uno mismo. Por esta misma razón podemos hablar de auto-confianza, auto-estima, auto-ayuda; relación de nosotros con nosotros mismos, a la manera en que se relacionan dos personas.

Siendo que el diálogo es tan sustancial a nuestra existencia humana, es la vía regia para tramitar, elaborar, sanar, crecer, transitar y trascender a las diversas vicisitudes de nuestra vida psíquica. Todos hemos experimentado el poder sanador de una buena charla o incluso sin que haya una respuesta concreta del otro lado, simplemente el poder compartir algo que nos sucede con alguien que escucha atentamente. Es como si la sola interrelación sanara. Es el abc de todas las psicoterapias.

Pero yendo más allá, nosotros podemos no sólo hablar con seres humanos, sino con todo lo que existe. Desde siempre se usó el hablar con seres extramundanos como dioses, espíritus, ángeles, santos, oráculos, etcétera. Una forma difundida es la oración. También hablamos con animales (más comúnmente las mascotas), incluso con plantas y objetos.

En este artículo quiero rescatar el valor saludable de esta práctica. Uno de los peores males hechos a la sociedad es la creencia-mito de que hablar solos es de locos. Todo lo contrario. quizás la diferencia con el psicótico es que no puede darse cuenta de que está hablando solo. Lo cierto es que la única manera de que algo tenga realidad para nosotros es entrando en diálogo con ese algo. Un vecino empieza a existir para mí cuando lo saludo y reparo en su presencia; antes no.

Entonces la forma de resolver muchos conflictos es entrando en diálogo. Y no sólo resolver conflictos sino de crecer y potenciarnos como personas. Daré ejemplos: podemos hablar con partes de nuestro cuerpo enfermas o enfermedades (preguntarle a un tumor para qué apareció en nuestras vidas); podemos hablar con partes de nuestro psiquismo como con un miedo, un sueño, un defecto o una virtud, una emoción que aparece siempre (hablar con nuestra ira) o que no aparece nunca (¿dónde estás capacidad de disfrute?). Podemos dialogar con una enfermedad psíquica como una depresión o ansiedad; podemos hablar con nuestro niño/a interior, nuestro sabio/a, nuestro ser creativo, etc. Y por supuesto podemos hablar con personas que no están o incluso que fallecieron (por ej, escribirle una carta a un bebé abortado o hablar con un ancestro al que no se conoció en persona). Las respuestas llegan muchas veces en forma de intuiciones.

En próximos artículos daré más precisiones técnicas, pero la invitación es a explorar este recurso y abrirse a la potencialidad de nuevos saberes y recursos.

 

Lic. Facundo Insaurralde

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

3.67 - 3 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Facundo Insaurralde

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información