Sociedad

Diario De Una Migrante Venezolana. De Como Bassil Encogió Mi Corazón.

Diario De Una Migrante Venezolana. De Como Bassil Encogió Mi Corazón. - Sociedad

El 12 de febrero de 2014, el día del cumpleaños de Rossanna, ella y Andrea, mis dos hijas, de forma separada con sus amigos, salieron a marchar. Ese día  no es  solo el cumpleaños de Ross, es el día de la juventud. En mi país es el día en el que se celebra la Batalla de la Victoria, hoy llamado día de la juventud, cuando en 1814 un grupo de jóvenes universitarios, bachilleres y escolares, salieron a acompañar a los patriotas José Felix Rivas y Vicente Campo Elías en una batalla contra nada más y nada menos que José Tomás Boves, conocido como el Urugallo, quien comandaba a los realistas, el bando de los españoles en la Guerra de Independencia. Así, el 12 de febrero del 2014, de manera parecida, pero peor, se asemejó al 12 de febrero de 1814, porque ese día el primer jóven que cayó en la protesta fue Basill Dacosta, tan joven como los que lucharon en la batalla de la Victoria; y con él cayeron otros más en una batalla para nada justa. He de decir que  las fuerzas del “orden público”, venezolanos como nuestros jóvenes marchistas, actuaron peor que Boves quien era español. En la Batalla de la Victoria los jóvenes que pelearon al lado de los patriotas le ganaron al Urugallo. En esta del 2014 en cambio la autoridad ganó, pero a un muy alto costo.

 

Yo había asistido a la mayoría de las protestas y marchas en la calle, por varios años. Al lado de mi amiga Yadri en mucha de ellas, con mi compañeras  de trabajo Corina y María y a veces se nos  unía nuestra ex-companeña Yaditza.  Cuando mis hijas crecieron ellas también me acompañaron y se fogaron en el clamor de la prostestas y marchas como la mayoría de los jóvenes venezolanos, quienes aprendieron a participar los fines de semanas en marchas y luego en protestas, muy diferente a mi cuando tenia esa edad. Mi participación a esa edad se limitaba era a salir con mi familia,  visitar amigos o tíos, días de playa con mis amigos, salidas al cine con las chicas o encerronas a estudiar para un examen. Pero los jóvenes venezolanos de la generación de Hugo Chávez en la presidencia, aprendieron fue a usar parte de su tiempo en protestar contra un régimen que es el único sistema de gobierno que la mayoría conoce porque muchos nacieron y han crecido con él.

 

Como decía, yo siempre acudía a estos encuentros, pero ese 12 de febrero de 2014 tuvimos que trabajar, no hubo permiso para asisitir. Yadri y yo estábamos en el colegio, pendientes de las noticias y de la radio que no decía nada. Qué mortificación cuando me enteré en que se había tornado violenta porque mis dos hijas, por separado, se encontraban allí. Rossanna había diseñado una pancarta que decía algo así como “Feliz día del amor por Venezuela”, por eso de que el 12 es el día de la juventud y el 14 es el del amor y la amistad. Salí, tomé mi carrito y me fuí a recogerlas una por una. A Ross habían robado el teléfono celular y se había refugiado lejos del meollo con sus amigos, pero antes habia estado en todo el frente de un piquete de la Guardia Nacional Bolivariana. Como luego de perder el cellular se apartó se le hizo  más fácil acercarse caminando hacia la zona donde yo estaba y la recogí sin problema. Andrea se había ido a casa de uno de sus amigos, pensé que por temor y pensé -“hizo bien”, pero cuando la busqué me enteré que había estado muy cerca de Bassil, porque ese muchacho al que asesinaron, el primero, era amigo de uno de sus amigos y lo vieron caer, por eso se fueron todos a casa de un amigo a pasar la pena. En ese momento mi corazón se encogió, ¡de puro susto!  Fue la primera vez que lloré por la muerte de un joven en las protestas, pero lejos estaba de imaginar que lloraría muchísimo más en el 2017, y en la distacia,  por los escuderos de mi pais.

 

Escuderos venezolanos. 2017:  https://www.youtube.com/watch?v=dT3nAEIG4aI

 

Bassil Dacosta. El primero en caer.

La foto que Ross me envió antes de que le robaran el celular. Estaba al frente del piquete de la guardia en Altamira.

Una de las tantas marchas a la que asistí con las guerreras Yadri, María, Corina, Yaditza..

Esta fué la marcha donde acudimos a acompañar a Leopoldo López después de los acontecimientos del 2014. Hasta alumnos del cole estuvieron allí.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.79 - 14 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Rosa León Fandiño

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información