Sociedad

Diario De Una Migrante Venezolana. Serendipia.

Diario De Una Migrante Venezolana. Serendipia. - Sociedad

Días antes de mi primer viaje fuí con las chicas a comprar algún libro que pudiera leer mientras viajaba sabiendo que serían varias las horas de espera entre aeropuertos y vuelos. Curucuteando en Tecni-Ciencias encontré algo que me disparó inmediatamente la memoria: “El clan del oso cavernario”.

Cuando tenía alrededor de catorce o quince años, curucuteando también en una librería pero de Chacaíto, cuando se podía caminar por el bulevar, encontré ese libro de Jean Auel. Desde niña me enamoré de la historia porque mi papá, asiduo lector de libros históricos, me introdujo en el fantástico mundo de saber por qué, cuándo, dónde y cómo se desarrollaron los hechos. Compré el libro, lo devoré, era la primera vez que leía sobre pre-historia, y cuando llegué al final descubrí que era una serie porque la palabra “continuará” me chocó de frente. En lo que pude volví a la librería y por más que busqué en esa y en muchas otras no pude encontrar el siguiente tomo. Pasaron algunos años y de vez en cuando intentaba encontrarlo, pero con el tiempo, las ocupaciones y la cantidad enorme de otros libros que leí lo olvidé. Treinta y cuatro años después, julio de 2014, encontré el mismo primer libro y les conté a mis hijas mi historia con él, ellas me ayudaron a buscar el siguiente tomo, pero por más que buscamos, preguntamos, allí y en las otras librerías del Sambil y del Centro Comercial Ciudad Tamanaco, no pudimos encontrarlo, así que decidí llevarme nuevamente el “Clan del Oso Cavernario” y releerlo porque lógicamente muchas cosas se me habían olvidado.

 

Cuando llegué a Madrid, en Agosto de 2014, llevaba unos pocos dólares para comprar algunos vestidos y blázers porque el vestuario en la escuela británica es formal, diferente al del Humboldt, donde aunque jamás vestí mal sin embargo después del primer año nunca más llevé estilo formal como el manual de mi nueva escuela, que me habían eviado, exigía. Paseando desde La Puerta del Sol donde me hospedaba llegué hasta la librería del Corte Inglés, por supuesto no pude evitar no entrar, ¡me encantan los libros! su olor, textura, los colores de las portadas, las biografías de los autores y el contenido entre sus páginas, ¡todo me gusta! De paso había una feria con muchísimas ofertas, mis ojos bailaban de mesa en mesa pensando cuando fué la última feria del libro a la que fuí en Venezuela, en la plaza Francia de Altamira.

De repente, dando la vuelta por un pasillo cercano a la mesa de las últimas novedades de escritores americanos, los ví, allí estaban, todos los libros de Jean Marie Auel, en tapa blanda a completo color, ¡eran seis! Nunca indagué, yo buscaba la continuación del Clan que era lo recordaba desde mi adolescencia y resulta que habían cinco libros más, y allí estaban todos ¡y en oferta! Comencé a sacar cuentas, ¿qué debía pagar? El hostal ya estaba pago; comida por un día más, por supuesto tomaría mi café matutino, no puedo vivir sin él, pero podría comer solo un buen bocadillo para el almuerzo y comprar algo sencillo para cenar en el aeropuerto, es más, seguro que el vuelo incluía cena; había comprado tres vestidos y dos blázers y llevaba algunas prendas que compré en Caracas, me faltaban un par de zapatos de tacón que no fueran muy altos, pero sí lo suficientemente formal y a la vez cómodos para trabajar, los otros tacones que llevaba era para eventos; y sacando mi última cuenta estaba segura que en Africa me esperaban con todo, como decía mi contrato y de paso en veinte o veintidós días más sería mi primer pago. Decisión: ¡me los llevo! He esperado muchos años para saber que pasa con “Ayla”, cómo sería el encuentro entre el homo sapiens y el homo neaderthanlensi, estaba segura que ella era cromañón, y como eran seis libros quién sabe hasta cual momento de la prehistoria llegaría la investigación y la narrativa de la autora, sería interesante averiguarlo. “Allá tendré tiempo para leer mientras me acoplo”, fué mi último pensamiento al respecto y los compré.

 

Los hijos de la Tierra. Serie.

 

De la librería salí cargando los cinco tomos, el primero que había comprado en Venezuela lo llevaba en la maleta, pensaba meterlos todos en la maleta de mano para que no pesara demasiado el equipaje de cargo, aunque no eran tan pesados al final eran libros. Por eso en el aeropuerto fué tan fastidioso desempacar y empacar la maleta de mano tres veces, una en inmigración y dos internamente, con todas las cosas que llevaba más los seis libros, pero al final todo valió la pena, porque la “carambola” o casualidad , suerte o coincidencia, me habían llevado a encontrar treinta y cuatro años más tarde, en la calle Preciados de Madrid, toda la serie de una novela histórica que llenó luego largas horas de soledad, y todo ésto se dió por serendipia o tal vez fue por pseudoserendipia, pero afortunadamente así fué.

 

El Clan del Oso Cavernario.

 

Serendipia. Guzmán López. TEDx

 

 

“La palabra serendipia proviene del inglés, “serendipity”, que deriva del vocablo árabe “Serendib” o “Sarandib”, es un nombre persa del país fabuloso árabe de la historia de Simbad, Las mil y una noches.

También, Serendip es el nombre árabe de la antigua isla llamada Ceilán, la actual Sri Lanka desde 1972.

Por otro lado, existe una antigua fábula persa del siglo XVIII, con el título de Los tres príncipes de Serendip, en la que se cuentan las aventuras de tres príncipes, dotados del extraño don de descubrir accidentalmente soluciones a sus problemas. En 1754, el escritor inglés Sir Horace Walpole (1717-1797), recogió este término de ese libro y habló de la riqueza expresiva del serendipity en una carta a Horace Mann.”

Cómo citar: “Serendipia”. En: Significados.com. Disponible en: https://www.significados.com/serendipia/

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 10 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Rosa León Fandiño

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información