Política

Dime, ¿qué es el poder?

Patrocinado


Dime, ¿qué es el poder? - Política

Pareciera que pocas veces reflexionamos sobre lo que se presenta como evidente al creer que lo tenemos internalizado, aunque ello condicione cada segundo de nuestras vidas, la misma pregunta se podría hacer sobre el amor o la libertad, por ejemplo, y el grado de complejidad no sería menor.

Trata de reflexionar un momento sobre esta pregunta y te llevará a un laberinto filosófico que es casi imposible de descifrar y si de verdad eres persistente, podrías acabar con clásicos griegos como Platón o Aristóteles, por solo mencionar a dos, que intentaron responder a las interrogantes que surgían de esta simple pregunta para tratar de entender al ser humano.

El caso es que  cuando estudiamos al poder como centro de una hipótesis, se ramifica, al no ser posible entenderlo sin entrar a ver otros conceptos como libertad, moral, ética y cada uno de ellos abre nuevas aristas que se van perdiendo a medida que profundizas.

La simple intención es intentar reflexionar sobre aquello que parece evidente y que usamos todos los días  y que precisamente por eso, pocas veces reflexionamos sobre lo que significa, a pesar de estar sometidos a ello a cada instante de nuestra existencia.

Se podría dar una aproximación de que el poder es el camino más cercano a la libertad que anhela todo ser humano, pero de acá se ramifican dos problemas adicionales: la libertad es una ilusión, no existe, pues los seres humanos, lo somos, en tanto entes que vivimos en una sociedad e interactuamos con otros y esto hace que no podamos ser libres totalmente.

De esto se discutió mucho durante la Ilustración y de allí salió esa importante contribución de Rousseau en el Contrato Social, a partir de la cual las leyes (que son una convención en la sociedad para la coexistencia) nos hacen libres y al que no quiera serlo, lo obligamos, es decir, libre dentro de unos parámetros preestablecidos y acordados.

Asimismo, se podría argumentar que podríamos ser totalmente libres en una isla, sin nadie que nos impusiese normas, pero resulta que quedaríamos esclavos de nuestra inhumanidad, al ser claro que una persona aislada pierde la posibilidad de interactuar con otras y quedaría sin la esencia que nos caracteriza para crecer cada día: el proceso de socialización.

El segundo problema es el afianzamiento a ese poder como camino a la libertad, se podría decir que es simplemente un puente que nos acerca a ella, nos aproxima, surgiendo inmediatamente otro problema: la esclavitud al poder.

Por eso a medida que se es más poderoso, más esclavo se es a ese poder y no se puede imaginar la vida sin él, al permitirnos hacer y deshacer en el entorno en el que vivimos, surgiendo entonces esa atadura que es muy evidente en todos los tiranos, políticos y personas de negocios, el saber o intuir, que si dejan lo que hacen, pierden la sensación de libertad de la que disfrutan, siendo  cada vez más esclavos de esa atadura.

Como se ve entonces, eso que parece tan evidente, por retórico y permanente en el día a día de nuestras vidas no lo es e implica años de estudios y de reflexión que no nos llevan a soluciones, pero que quizás nos permiten entender un poco más el engranaje en el que está montada la estructura y superestructura social en la que vivimos. Quizás podrías intentar hacer la misma reflexión con la libertad, la ética, la moral o el amor y ver a dónde te van a llevar y me cuentas, ¿es un trato?

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.80 - 5 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Normandia

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría comenzar a escribir y además poder ganar dinero mientras tanto?
Escribe en NoCreasNada y te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información