Historia

Diotima Y El Amor

Diotima Y El Amor - Historia

Entre las mujeres que hicieron la filosofía su profesión en el mundo griego del siglo IV a.C., encontramos a Diotima, sacerdotisa de Mantinea. Se trata, a decir de muchos historiadores, de un personaje ficticio creado por Platón (427 – 347 a.C). Desempeñó un importante papel en el diálogo ‘’El Banquete’’, donde implica a Sócrates en un largo discurso sobre el tema del amor (201d – 212c). Como anteriormente ocurriera con Safo, también Diotima aparece en la cultura griega como una pensadora del amor.

Aquí les traigo unos textos de la conversación que tuvieron Sócrates y Diotima que el mismo Sócrates contó a los demás miembros reunidos en ese banquete en la obra de Platón:

-Entonces –dije (habla Sócrates)-, ¿qué es el Amor?, ¿es un mortal?

-No (Responde Diotima), ciertamente.

-Pero entonces, ¿qué es?

-Como se ha dicho antes –dijo-, algo intermedio entre mortal e inmortal.

-Más, ¿qué es, oh Diotima?

-Un gran genio, oh Sócrates, pues todo lo que es genio está entre lo divino y lo mortal.

-¿Y qué poder tiene?

-Tiene el poder de interpretar y de transmitir a los dioses las cosas de los hombres y a los hombres las cosas de los dioses, las súplicas y los sacrificios de los unos y las órdenes y las recompensas de los otros. Situado en medio de los unos y de los otros rellena el hueco, de modo que el Todo esté bien ligado en sí mismo. Por obra suya tiene lugar toda el arte adivinatoria y el arte de los sacerdotes relativa a los sacrificios y a las iniciaciones y a los encantamientos y a toda la mántica (adivinar el futuro) y a la magia. La divinidad no se trata con el hombre, más por medio de este demonio los dioses establecen cualquier relación y cualquier diálogo con los hombres, tanto durante la vigilia como durante el sueño. Y quien sabe de estas cosas es un hombre ‘’genial’’, en cambio, quien sabe de otras cosas, artes u oficios es un hombre vulgar. Estos genios son muchos y de muy variadas clases, y uno de ellos es Amor.

-Y le pregunté: ¿Quién es su padre y quién es su madre?

-Es algo un poco largo de explicar, pero te lo contaré. Cuando nació Afrodita, los dioses celebraron un banquete, y entre ellos estaba también Poro (el Recurso), hijo de Metis (la Prudencia). Una vez que terminaron de comer, se presentó Penía (la Pobreza), pues había sido una gran fiesta, y se quedó en la puerta. Entre tanto, Poro, como estaba embriagado de néctar –aún no existía el vino-, entró en el jardín de Zeus y en el sopor fue atrapado por el sueño. Penía, entonces, faltando en ella todo lo que había en Poro, decidió tener un hijo suyo, y yaciendo con él concibió a Amor. Por ello, Amor se convirtió en seguidor y servidor de Afrodita, pues fue engendrado durante sus fiestas natalicias, y a la vez, por naturaleza es amante de la belleza, por ser Afrodita también bella.

Por tanto, Amor en cuanto hijo de Penía y Poro recibe el siguiente destino: ante todo, será siempre pobre, y no es delicado y bello como afirma la mayoría; por el contrario; por el contrario, es rudo y escuálido, anda descalzo y carece de hogar, se acuesta siempre en el suelo sin cama, y duerme al sereno en las puertas o en medio de los caminos, y, por la naturaleza de su madre es compañero inseparable de la pobreza. Mas por otra parte, por lo que hereda de su padre, acecha a los buenos y a los bellos, es valiente y audaz, impetuoso, cazador extraordinario, siempre dispuesto a tramar intrigas, apasionado de la filosofía, lleno de recursos, buscador incansable de la sabiduría, encantador magnífico, preparador de filtros, sofista. Y por su naturaleza no es inmortal ni mortal, más en un solo día, florece y vive, según sus recursos, o muere y vuelve a la vida después, debido a la naturaleza de su padre. Pero lo que se procura siempre huye de sus manos, por lo que Amor ni carece nunca de recursos ni es rico.

-Además, se encuentra entre la sabiduría y la ignorancia. Y he aquí como sucede esto: ninguno de los dioses filosofa ni desea llegar a ser sabio, pues ya lo es, y quien es sabio no filosofa. Pero los ignorantes tampoco filosofan ni desean ser sabios, pues en esto estriba el mal de la ignorancia: quien no es bello ni bueno ni sabio, cree serlo en modo conveniente. Así, quien afirma no estar necesitado, no desea aquello de lo que dice no tener necesidad.

-Entonces, ¿quiénes son, oh Diotima, los que filosofan –dije-, si no son los sabios ni los ignorantes?

-Es evidente ya –respondió-, incluso para un niño, que son aquellos que están entre los unos y los otros, y uno de éstos es, precisamente, Amor. Pues la sabiduría es una de las cosas más bellas y Amor es amor por lo bello. Por ello es necesario que Amor sea filósofo,  y en cuanto tal, intermedio entre el sabio y el ignorante. Y causa de ello su nacimiento: su padre sabio lleno de recursos y su madre no es sabia y carente de los mismos. La naturaleza del genio, querido Sócrates, es ésta pues. Por aquello que creías que era Amor no debes extrañarte. Pues imaginaste, según puedo colegir de tus palabras, que Amor era el amado y no el amante. Por ello, creo, Amor te parecía todo belleza, pues todo lo que es amado es aquello que en su ser es bello, delicado, perfecto y dichoso. En cambio, el amante tiene una forma distinta, precisamente la que te he explicado.

 

El discurso de Diotima prosigue revelando cómo el fin al que tiende el amor es la procreación, y, a través de ella, la inmortalidad. Pero la generación puede ser entendida bien como la generación del cuerpo (y esto es lo que une al hombre con la mujer, teniendo como consecuencia la prole) bien como generación del espíritu, el cual, por medio de una progresión de perfección en perfección, es llevado a contemplar el auténtico Bien y a alcanzar la auténtica inmortalidad. Pero esta segunda vía, según las palabras de Diotima, parece abierta solo para los hombres, los cuales pueden librarse poco a poco del propio ‘’eros’’ y transformarlo en ‘’sofos’’. De este modo, aparece claro que Platón pretende, en boca de Diotima, legitimar una noción del amor típicamente masculina que prescinda de cualquier implicación con la feminidad y con su trasfondo mítico-religioso.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Alejandro Vides

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información