Viajes y ocio

Disfruta de tu paso por la Universidad de Salamanca.



Disfruta de tu paso por la Universidad de Salamanca. - Viajes y ocio

Salamanca es ciudad Patrimonio de la Humanidad, es ciudad gastronómica, es ciudad universitaria, es ciudad cultural. Es una ciudad que ofrece una gran variedad de cosas por hacer. Pero… ¿te faltan ideas? Aquí tienes 45 imprescindibles que hay que hacer en Salamanca, por lo menos una vez:

  1. Quedar a tal hora debajo del reloj de la Plaza Mayor. Y si te toca esperar, no te preocupes; esta plaza siempre está en movimiento y no te aburrirás, es como un teatro con múltiples escenarios. Además, siempre habrá otras personas esperando igual que tú.
  2. Si la espera es muy larga, descubre los diferentes medallones que rodean la plaza e imagínate en uno de los que aún están vacíos.
  3. No salgas aún de la plaza. Descubre el balcón cerrado con un puntal. La leyenda popular cuenta que ahí vivía una joven enamorada de un estudiante y el padre la encerró para frustrar ese amor. La realidad es más corriente, o sea que dejaremos aquí la ficción.
  4. Dejarte perder sin rumbo por las calles de la ciudad de noche, percibiendo las tonalidades ocres de la piedra de Villamayor.
  5. Subir la Calle Tentenecio, que llega hasta la Catedral, y descubrir la leyenda detrás de este nombre.
  6. Ver subir El Mariquelo a La Catedral Nueva de Salamanca el día 31 de octubre por la mañana. Lo hace para agradecer que el terremoto de Lisboa no produjo muertes en Salamanca y, aunque ocasionó daños en el edificio, no lo tiró.
  7. Subir a Ieronimus, torres de la Catedral (los domingos por la tarde la entrada es gratuita).
  8. Caminar por la Calle Rúa Mayor en dirección a la Catedral y contemplar la torre.
  9. Sí, es muy típico, pero hay que buscar y encontrar la rana en la fachada de la Universidad.
  10. Y, por supuesto, también hay que encontrar el astronauta en la Catedral Nueva.
  11. Sentarse en le centro de la Plaza Mayor (no hay que hacerlo siempre, pero una vez en la vida sí).
  12. Pararse en la esquina de los tres coños y decirlo: «¡Coño, qué alto!, ¡coño, qué bonito!, ¡coño, qué frío!».
  13. Llegar hasta el Convento de San Esteban y maravillarse con su fachada.
  14. Perderse entre los murales del Barrio del Oeste.
  15. Dar un paseo romántico por el Huerto de Calixto y Melibea.
  16. Viajar en el tiempo en el Museo de la Automoción.
  17. Ver Salamanca al atardecer desde el otro lado del río, cruzando el Puente Romano.
  18. Tomar un café en el bar de la Casa Lis y visitar el museo (los jueves por la mañana la entrada es gratuita).
  19. Tomar un helado al sol de la Plaza Anaya.
  20. Ir de compras al Zara de la Calle Toro o, simplemente, contemplar las paredes del antiguo convento.
  21. Pasear un domingo por el rastro.
  22. Tumbarte al sol a la orilla del río.
  23. Pasear por la ribera del Tormes por la zona de Villamayor, Valcuevo o La Aldehuela.
  24. Ver una obra de microteatro en una de las salitas de La Malhablada y, por supuesto, salir a la terraza del bar donde hay una magnífica vista de La Clerecía.
  25. Ir a uno de los micros abiertos que hacen en algunos bares de la ciudad. Y si te animas, participar en ellos.
  26. Jugar una partida de ajedrez en el Café Alcaravan.
  27. O, si lo prefieres, pasar una tarde de juegos de mesa con amigos en alguno de los bares de la ciudad que los ofrecen, como el Pub Monumental.
  28. Hacer deporte en Salas Bajas.
  29. No pagues clases de idiomas, ve a un bar donde se haga intercambio de idiomas y, además de aprender y practicar, haces amistades.
  30. Ir de pinchos por Van Dyck. O por los alrededores de la Plaza Mayor.
  31. Ir de casetas durante las fiestas en honor a la Virgen de la Vega.
  32. Comer hornazo el Lunes de Aguas, o cualquier otro día, ya que lo venden durante todo el año.
  33. Tener la oportunidad de celebrar la Nochevieja dos veces, la universitaria y la del 31 de diciembre.
  34. Ligar en Zacut, Libreros o alguna otra biblioteca en época de exámenes.
  35. O salir de la biblioteca después de un intenso día de estudio e irte de cervezas.
  36. Ir al Pakipalla y que te pongan la canción Pa’qui Pa’lla.
  37. Salir de fiesta y encontrarte la tuna.
  38. Haber salido de fiesta cada uno de los días de la semana. Sí, en Salamanca se puede salir hasta un domingo.
  39. Rellenar una y otra vez el cuenco de cacahuetes en el Tío Vivo.
  40. O en el Capitán Haddock si lo tuyo son las palomitas.
  41. Tomar algún chupito en la chupitería (sin pasarse)
  42. Tomar una guinda en el Bolero.
  43. No todo tiene que ser vida de estudiantes. Come algún día en un restaurante y disfruta de la buena gastronomía (alguna sugerencias son El Alquimista o el Zazu Bistro).
  44. Haz un tour por la ciudad y conoce todas las leyendas y curiosidades que esconde.
  45. Y por supuesto, no te olvides. Salamanca es una ciudad viva con una amplia agenda de actividades artísticas y culturales. A diario hay jam sessions, monólogos, charlas…. No te olvides de estar al día de todos los eventos.

Esta es mi lista con algunos de mis imprescindibles, pero hay muchas cosas más. ¿Qué le añadirías? Me podéis dejar en los comentarios vuestros imprescindibles.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 5 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

AA

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información