Historia

Dolor Ajeno Sentido Como Propio



Dolor Ajeno Sentido Como Propio - Historia

 

Dolor ajeno sentido como propio

Hoy en día si asistes a la velación de un pariente de un buen amigo tuyo, veras que aparte de los familiares más cercanos de la persona fallecida estarán llenos de dolor y de lágrimas ante sus ojos escépticos deseando que todo lo que están viviendo en esos momentos no fuera más que una mala broma.

El dolor que sientes estas personas es real y que sus corazones están sufriendo al máximo por un ser querido que abruptamente ha finalizado su vida.

Pero qué hay de las otras personas que asisten, es inevitable no observar las reacciones y las caras de las personas asistentes. La mayoría de estas personas extras solo están pendientes de su vida en una pantalla pequeña, hoy en día hasta el dolor ajeno de seres que conocemos se nos hace casi insignificante ante el vicio de estar pendientes de las redes sociales.

A mí en lo personal me toco acompañar a un buen amigo en su dolor más grande hasta ahora, que fue la muerte súbita de su madre, el solo ver el llanto de profundo dolor y desesperación me hizo salir también las lágrimas de mis ojos; pero no obstante no fue posible dejar de pensar que tal vez yo también pase por ese dolor, entonces comprendí que a mis padres no les dedico más tiempo para estar con ellos, así sea para que me estén llamando la atención de asta como debo sentarme o escuchar las mismas historias, en mi caso mis recuerdos de niño llegan a mi mente como una gran oleada de recuerdos.

Ver a mis padres ahora y recordarlos como antes solo me aseguran que sus canas y arrugas a más del tiempo implacable también yo tengo culpa, hoy en día mis padres están vivos y siguen con sus actividades diarias, pero me he prometido que en lo que yo más pueda de mi tiempo estaré con ellos para devolver en algo todo ese sacrificio que han dado por mí.

En esa noche de velación fue inevitable que mis lágrimas cayeran cual cascada, tanto así que mi amigo me miro y se dio cuenta sin que yo le diga nada que a más del dolor de verlo a él sufriendo por su madre comprendió que también lloraba por la mía. Bien dicen que los verdaderos amigos están presentes en los peores momentos de nuestras vidas. Estoy seguro que mi amigo estará presente si algún día me toca vivir ese dolor también.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

0.00 - 0 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

jose mendoza

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información