Sociedad

¿DÓNDE LE DUELE?



¿DÓNDE LE DUELE? - Sociedad

Buenas las tengan todos. Para cambiar un poco la temática de mis artículos, hoy he decidido contarles una historia personal, en la que me salve de morir, esto sucedió en 1975, cuando yo tenía 25 años de edad. Se muy bien que para algunas personas, mi historia será exagerada, para otros fantástica y para muchos una reverenda vacilada. Pero en fin…

En cualquier forma  en que se quiera ver, es importante para mí, porque sigo en este mundo y ahora vivo feliz y contento escribiendo para ustedes.

 Fue en una noche de verano, alrededor de las 7:30 pm cuando el corazón me empezó a latir muy fuerte y me aumento la presión, mi respiración muy agitada… ordene un taxi y le pedí que me llevara inmediatamente al Seguro Social.

Llegamos y no importándome que hubiera personas esperando, pase sin anunciarme al consultorio… Se los platico:

Buenas noches doctor, discúlpeme esta brusca interrupcion   —No se apure joven, yo estoy para servirle, recuestece en el sofá y dígame que puedo hacer para servirle—  ¡¡¡Nada doctor!!! ¿Cómo Cree? No quiero que me sirva nada, le confieso que hace una semana salí de alcohólicos anonimos.    —Eso es exscelente joven, de verdad lo felicito; pero a lo que yo me refiero, es que usted me diga si tiene una enfermedad o padece algún dolor, para que yo, pueda ayudarlo—   ¡¡¡Claro que tengo algo Doctor, me duele todo, pero principalmente el corazón!!!          —Tomelo todo con calma joven, tranquilícese y dígame exactamente dónde le duele— 

Yo, sacando fuerzas de no sé dónde, me levante del sillón con mucha dificultad, camine directo al escritorio del doctor, Tome su agenda, busque en el calendario el 14 de febrero y le señale al doctor: aquí es donde me duele doctor… Exactamente EL DIA en que ella me abandono… y por otro más feo que yo.

Mis fuerzas y mi integridad me abandonaron en ese momento, ya no pude aguantar más las lagrimas y que me suelto llorando como niño chiquito en el hombro del doctor.

Como buen profesional, el galeno me indico que  yo le dijera todos los antecedentes acerca de esa relación fallida, con enojos, alegrías, planes, en fin… Todo, todo con santo y seña, él estaba tomando nota hasta del mas mínimo detalle, para elaborar su diagnóstico. En este punto, ya era yo un mar de lágrimas. El doctor no dejaba de escribir, anotaba absolutamente todo, pero cuando llegue al punto en el que le dije que ella me dejo rápidamente y sin avisar, el doctor levanto muy despacio la cabeza y con la voz entrecortada me dijo:

¡¡¡Eso no puede ser… Eso es mucha crueldad!!!  En ese instante me di cuenta que también doctor ya tenia llorosos los ojos.

Por lo rápido, no sé cómo sucedió, pero de… ¡¡¡Repente!!!  Que avienta sus apuntes sobre su escritorio, tomo su saco y al mismo tiempo me dijo:

 “Vámonos rápidamente joven, que esto tiene remedio pero urge: Hay que  cerrar y cicatrizar rápidamente su herida, pero para la cura, se necesitan unos buenos alcoholess, una excelente compañía y un buen mariachi… otra cosa: no se preocupe por mis honorarios, este tipo de casos, se resuelven desde mi bolsillo,  asi que yo  me hago cargo de los gastos.

Que despacha amablemente a todos los pacientes que estaban en espera, baja las persianas cierra el consultorio y… A darle.

Aquí entre nos les confieso que es un excelente doctor, muy profesional, pues la cura fue total, rápida y efectiva ¡¡¡Funciono!!!  y ya jamás me volví a acordar de aquella  ingrata… que un día me abandono.

JO$E LUI$  M.B.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Jose Luis Melendez Bernal

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.