Sociedad

Drogas Y Adicciones (Parte 1: Drogas)



Drogas Y Adicciones (Parte 1: Drogas) - Sociedad

No es para nada desconocido, para nadie y para ninguna organización, país o cualquier sitio, que las drogas se han convertido en uno de los principales caminos para llegar a nuestro final orgánico y biológico: a la inevitable muerte. Pero no nos quedemos con el hecho de que las drogas, en su sentido más coloquial y vulgar, sean aquellas que se creen son divididas en dos grandes y únicos grupos, los cuales son legales e ilegales, al alcance de cualquiera o al alcance de pocos. Porque, recordemos, hay algunas drogas que tienen un mayor nivel de alcance o de consumo en unas zonas en especifico, todo ello debido a la economía del lugar en el que se encuentren. Es muy extraño ver el crack puro en un barrio bajo de Tepito, CDMX, o ver una «mona» en los barrios de Los Angeles, EEUU.

Las drogas (o de manera más detallada o descriptiva, las sustancias psicoactivas) no sólo son aquellas conocidas (por ejemplo, el alcohol, el tabaco, la marihuana, la cocaína, la heroína, etc.), sino que la capacidad para innovar en este ámbito no cesa y mientras el tiempo sigue su curso, lo hace también la invención de nuevas formas para «sentirse bien», aunque sea sólo durante algunos minutos. La sensación de bienestar es potente y adictiva. La creación de nuevas drogas es diaria y, las consecuencias también son muy variadas, todo ello por la mezcla que tienen pues han dejado de ser sustancias naturales para ser tóxicos mezclados con más tóxicos.

De acuerdo a Byung-Chul Han (2014), enfermedades como la depresión, el síndrome de burnout [y las adicciones] son la expresión de una crisis profunda de la libertad. Son un signo patológico de que hoy en día la libertad se convierte, por diferentes vías, en coacción. Y no se trata de que las instituciones desempeñan un papel de vigilante autoritario en todo momento, la misma población cubre ese trabajo como un Gran Hermano ambulante. Para Byung-Chul Han, un adicto a cualquier sustancia sería un idiota, alguien con su propia idiosincrasia, pues dice que «el idiota es por esencia el desligado, el desconectado, el desinformado. Habita un afuera impensable que escapa a la comunicación y a la conexión».

Ya sea por una u otra razón, el uso de las drogas, en cualquiera de sus presentaciones, ha llegado a ser un tema tabú en infinidad de sitios, pero más que eso, ha llegado a ser una cuestión de prohibición. No hace falta remontarnos a la Ley Seca en 1920, y que aún tiene algunas reminiscencias en el país vecino y en México, cuando se trata de días festivos. Aún no se tiene el 100% de confianza en los habitantes en cuanto al consumo de alcohol, y menos de las demás drogas.

Si rememoramos el uso de las bebidas o las sustancias psicoactivas en varios atrás, podemos ver que no se tenía un juicio contra ellas, ya que ni siquiera las veían como algo «malo». Algunas tribus o hasta religiones usaban el peyote o la ayahuasca (dos de los ejemplos más reconocidos, pero no los únicos) para los rituales. Las personas lo consumían o lo bebía si pensar que se trataban de «drogas» sino que era un modo para lograr acercarse a un dios o a un ser superior.

De acuerdo a las creencias que cada uno de nosotros tenga, y conforme a la educación que nos han enseñado a obedecer y a seguir durante nuestra vida, veremos a las sustancias psicoactivas con un punto de vista diferente. Si cada uno menciona un motivo por el cual cada una de ellas debe ser prohibida, me atrevería a mencionar que sí, que algunas deberían ser totalmente prohibidas o al menos evitar a toda costa su consumo, pero no todas. Por su puesto, ello está a consideración y a decisión de cada uno.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.50 - 4 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Angel González Ramírez

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.