Deporte

Eduard Streltsov. El futbolista que prefirió un gulag a cambiar de equipo.



Eduard Streltsov. El futbolista que prefirió un gulag a cambiar de equipo. - Deporte

 

Ser futbolista en según qué punto del planeta no es tan bonito como pueda parecernos y en según qué épocas de la historia, mucho menos aún.

La historia de Eduard Streltsov e, en este sentido, para tener en cuenta y reflexionar acerca de lo que supone ser futbolista en países altamente politizados y de, además, sentir los colores de un club en concreto. Y es que ser futbolista en la Unión Soviética a finales de la década de los 50 y comienzos de los 60 no era nada fácil y, si además se era un superclase, no saber gestionar bien la situación podía llegar a ser, incluso, nocivo para la salud.

Eso es lo que le ocurrió a Streltsov, un elegante extremo que militó en el Torpedo de Moscú, el humilde equipo perteneciente a la fábrica de automóviles ZIL, en Moscú.

La carrera de nuestro protagonista comenzó como un tiro. Fue el jugador más joven en anotar un gol en la liga, dieciséis años, y con solo diecisiete ganó el premio al máximo goleador de la liga soviética.  Por si  fuera poco Streltsov debutó en la selección soviética marcando un hat trick, logro que conseguiría repetir en un segundo partido como internacional.

Lógicamente, esa meteórica aparición en el futbol, unida a su juventud, calidad y sin duda enorme proyección hizo que el nombre de Streltsov fuese anotado en las agendas de los dos grandes clubes soviéticos del momento: El CSKA y el Dinamo de Moscú.

En aquellos años oscuros, la llamada de cualquiera de aquellos equipos no era una propuesta sino más bien una obligación para jugar con ellos puesto que el futbol soviético pertenecía a los más altos estamentos gubernamentales. Así, el CSKA pertenecía al ejército y el Dinamo a la temida policía.

Cualquier otro jugador hubiera aceptado cualquiera de las dos propuestas pero Streltsov dijo “no” a los dos equipos para seguir en su amado Torpedo.

A partir de ese momento la carrera del jugador pasó de ser un cuento de hadas a convertirse en toda una pesadilla debido a las presiones que recibió hasta el punto de ser acusado de una violación en la que él no tuvo nada que ver.

Streltsov fue engañado por las autoridades, quienes le aseguraron que si se declaraba culpable tan solo sería castigado con su no presencia en el Mundial de 1958. Sin embargo, además de perderse la cita mundialista, Streltsov fue condenado a doce años de prisión en un gulag o campo de concentración soviético en Siberia.

En 1964, ante la gran cantidad de peticiones al respecto, el caso fue revisado y después de cinco años y medio de pena en pésimas condiciones, el jugador pudo por fin recuperar su libertad.

Aquel tiempo de cautiverio hizo que su carrera derivase de un extremo eléctrico y goleador a un interior inteligente, lo que le permitió volver a ganar una liga con el Torpedo en el año 1965 y ser elegido jugador del año en 1967 y 1968 demostrando que, al menos en esta ocasión, el futbol venció a las injusticias y abusos de poder.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Retro Reporter

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información