Sin categorizar

Efialtes, El Traidor De Las Termópilas

El 17 de agosto del año 480 a.C. tuvo lugar un acontecimiento que marcaría la historia de toda Esparta, la batalla de las Termópilas entre los espartanos y sus aliados contra el inmenso imperio persa.

En el angosto desfiladero de las Termópilas bajo las órdenes del diarca espartano Leónidas I se congregaron poco más de 7.000 griegos para enfrentarse a una misión suicida, defender el paso frente a un enemigo que les sobrepasaba con creces en número.

El historiador del siglo V a.C. Heródoto de Halicarnaso nos describe los sucesos. Los griegos aguantaron el primer día y el segundo de batalla, ya que hubo una tempestad que duró unos pocos días que mantuvieron a ambos ejércitos inactivos. Pero a partir del tercer día y cuarto día de actividad el rey persa Jerjes, que miraba los acontecimientos desde su trono en lo alto de un risco, le iba a dar ‘’la vuelta a la tortilla’’.

Un pastor de la región de la Malia, cerca del desfiladero, llamado Efialtes le desveló un sendero por donde podían rodear al ejército griego y vencerlos con ello completamente. La senda del Anopea fue el lugar por donde unas tropas al mando del capitán de los inmortales, Hidarnes, rodearían a los griegos mientras el resto les atacarían frontalmente certificando así la victoria.

Leónidas se enteró del plan cuando un griego al mando de Jerjes llamado Tirestíades confesó al espartano los planes de Jerjes y colocó un contingente de focidios pero fueron masacrados por los persas.

Los espartanos fueron derrotados y Efialtes, que esperaba conseguir una recompensa, posiblemente murió por un tal Atenades de Traquinia por su cruel traición.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

0.00 - 0 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Alejandro Vides

Deja un comentario