Política

El auge de la extrema derecha española

El auge de la extrema derecha española - Política

España, con sus carcas fascistas, saca a la luz expresiones xenófobas que contaminan el ambiente social, y que principalmente se trasmiten en redes sociales.
Hay políticos españoles que hablan de “invasión de inmigrantes”, y que alertan que con un gobierno como el de Sánchez esto podría llegar a ser imparable. Lo que buscan, es evidente, atemorizar a una ciudadanía castigada por la recesión económica a la que ellos nos llevaron y de la que quieren responsabilizar a estos refugiados. Estos mensajes vienen de la extrema derecha más rancia, como la formación política Vox, España 2000 o Democracia Nacional. Aunque el PP de Casado también se sube a este carro y ataca con el mismo ímpetu y empuje que estos energúmenos llegando a pedir al Gobierno que elabore un plan de deportaciones masivas.
Los ciudadanos españoles debemos hacer frente a estas mentiras y luchar contra la xenofobia, tenemos que desmontar esta versión de que los inmigrantes son terroristas, nos quitan el trabajo o que hay toda una invasión en España. Y eso tenenos que hacerlo acudiendo a votar, movilizándonos para que estos descendientes del franquismo no vuelvan.
La cuestión es que los franquistas han despertado y lo han hecho sedientos de poder, ahítos de odio, hambrientos de opresión y castigo. Sus métodos los conocemos aquellos que no hemos olvidado nuestra historia, clásicos, propios, basados en el terror y la represión, les gusta controlar a las masas, detestan la educación y con esa alianza con la Iglesia católica propagan un lavado de cerebro nacional. Populismo fascista se le llama a esto.
La democracia está en peligro, la libertad de expresión está amenazada. La huella política franquista ya no es testimonial y apunta directa a una continuidad de esa herencia oscura. Se permiten aparecen en los medios y amenazar con ilegalizar a partidos de izquierdas, arremeten contra colectivos como LGTBI, desacreditan el feminismo, ensalzan la caza, los toros y el caciquismo.
Esto demuestra la falta de ruptura con este régimen represor, muy evidente también en el nuevo Partido Popular, que alberga abiertamente hoy día elementos destacados de ultraderecha.
Lo sangrante es que en este país la derecha rancia no ha roto frontalmente con ese régimen criminal, como sí lo han hecho en Alemania o Italia.
Pablo Casado con su equipo ha dado un giro a la extrema derecha tras su triunfo en las primarias con un proceso de radicalización en sus filas. Para ello no se corta en afirmar que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, es copartícipe y responsable directo de lo que ellos definen como golpe de Estado a España desde Cataluña, asumiendo un discurso vinculado al uso exagerado de acusaciones, cuya estrategia y objetivo apuntan a crispar la sociedad española.
A la cúpula del PP no le hace gracia que se les compare con la formación ultraderechista Vox, pero el evidente pulso por electorado más de derechas les hace compartir muchas ideas, pese a ello.
Su camino está claro hablar a la gente hasta el hartazgo de asuntos como la inmigración, la crisis en Catalunya o la bajada de impuestos. Radicalismo y extremismo.
El debate lo dominan cuestiones como la inmigración, el feminismo y Cataluña. De ahí proviene el éxito de la derecha.
Cataluña es el gran catalizador. Reconducir o atajar la secesión en Cataluña es el discurso capital que esgrimen hoy estos exaltados. Si las propuestas del PSOE y Unidos Podemos sobre la cuestión territorial no entusiasman a sus simpatizantes, estamos condenados a una abstención que sólo favorece a la derecha, a esta derecha intolerante, lo que trae aparejado ese éxito relativo ahora que antes no tenían.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.62 - 13 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Aicrag

26 comentarios

  • Yo no lo llamaría populismo fascista. Fascismo es una palabra que se usa muy a la ligera ya que es prácticamente imposible que se repitan todas sus características en un mismo lugar y época. Si acaso me parece más parecido al fascismo (aunque para nada igual) el nacionalseparatismo catalán. Con su principio de führerprinzip en la figura de Puigdemont, su teoría de lebensraum respecto de los Países Catalanes, su abundancia de aspectos románticos y místicos, su altísima movilización política (incluso infantil) y sus sistema de asambleas populares (ANC y CUP), es en mi opinión el fenómeno más parecido al fascismo desde la muerte de Gadafi. Algo ha tenido que ver el nacionalseparatismo catalán en el supuesto despegue (todavía no hay resultados salvo en Andalucía) de la extrema derecha española. El nacionalseparatismo catalán también está consiguiendo crear en Cataluña un antinacionalismo que Pujol había conseguido adormilar, no había puesto a los castellanohablantes a favor del nacionalismo pero tampoco en contra como en tiempos de Alejandro Lerroux. El nacionalseparatismo acabará con todo.

    1
    17
    • Supongo que estás de broma, materia_oscura, porque si alguien sabe usar la herramienta del populismo es la derecha más extrema, su tendencia a amplificar aquellas aspiraciones del pueblo en la falacia de pretender su defensa es innata a esta ideología. En cuanto a las características a que te refieres no las defines, pero la historia cuando no se conoce es propicia a repetirse, y estos elementos fascistas, te guste o no el calificativo saben esperar como así han hecho el momento propicio, y es verdad que el catalizador ha sido el proceso soberanista catalán, y quizás en el caso de Puigdemont, procedente de la extinta Convergencia, aún tendrías un cierto poso de razón al meterlo en el saco de la extrema derecha, pero ¿la CUP de extrema derecha? No sé si es que has tenido una noche de juerga, o estarás pasando una mala racha, pero dejando de lado estas posibilidades, te puedo decir que estás muy confundido sobre la cuestión del problema en Cataluña. No obstante el monopolio de la radicalidad y del extremismo, se reserva para la derecha, condición vergonzante y nada deseable. En realidad, piensa en esto, ¿cuánta gente en España se atreve a decir abiertamente que es de esta derecha? Muy pocos. Sin embargo, la gran mayoría se declara de izquierdas, quizás porque está socialmente mejor aceptado.
      El derecho a la autodeterminación de los pueblos es, por otra parte, un principio básico del Derecho internacional, reconocido en numerosos textos y resoluciones, que ha permitido la creación de nuevos Estados desde el final de la II Guerra Mundial. Y se ha aplicado a distintas situaciones en la actualidad. Otra cosa es que me digas que el caso de Cataluña ponen en evidencia la fragilidad de este principio. Pero, ¿No es verdad que esto se ha prolongado porque la derecha ha sacado réditos electorales de todo este proceso?
      Lo único que acabaría con todo es que estos intolerantes llegasen al poder. Te repito que sólo hay que conocer la historia para saber de qué va todo esto.

      19
      • El problema del ‘derecho de autodeterminación de los pueblos’ es la definición de ‘pueblo’, que es, necesariamente, discriminatoria. Por definición, algunos, los que son parte del ‘pueblo’, tienen un derecho que otros, los que no son parte del ‘pueblo’, no tienen. El ser o no parte de un ‘pueblo’, según el derecho de autodeterminación que reconoce la ONU en casos excepcionales, depende de cuestiones genéticas, culturales y religiosas. Suena anacrónico, y lo es.

        • Es que el debate sobre nuevas formas de gobierno o redistribución del poder entre estados puede ser abordado desde múltiples ópticas. Pero lo fundamental es que los Pactos internacionales de derechos económicos, sociales y culturales y de derechos civiles y políticos de 1966 establecen su conexión directa con el conjunto de derechos y consolida su carácter de pieza fundamental en la construcción jurídica de la doctrina de los derechos humanos. El problema es que el derecho internacional aún no ha establecido un procedimiento de arbitraje aceptable, y tampoco se han especificado los términos de este derecho, ni se ha creado un organismo específicamente encargado de resolver estos conflictos que se plantean en los cinco continentes.

          17
        • Ahí no te rebato, la CUP tiene un programa muy radical en muchos aspectos, como salir del euro, salir de la UE y no pagar la deuda. Son anti-sistema. Pero, a veces estas propuestas radicales pueden servir para hacer un contrapeso al poder establecido, obligar al gobierno de turno a tomar medidas un poco más sociales, presionando, por ejemplo, para que se frenen los desahucios o trabaje en la reducción de la pobreza. Evidentemente esto no les justifica.

          14
    • El movimiento progresista español hoy por hoy no tiene una extrema izquierda, mientras que la derecha sí deriva en un extremismo radical. Por tanto, no hay extrema izquierda. El uso de las palabras, como podemos ver, no es ni mucho menos inocente. Se trata de desacreditar, de decir lo que sea, porque siempre algo queda. Ahora resulta que pretendemos comparar a Vox, un partido de extrema derecha con Podemos, calificando a éste último de extrema izquierda. ¿Por qué? Pues porque esas voces lenguaraces, con el fin de confundir y asustar a la sociedad pretenden vincularlo con un régimen tan repugnante como el dictatorial de Maduro, o con su alineamiento con los independentistas vascos y catalanes. Defender los derechos fundamentales es socialismo, no extremismo.

      21
      • Siempre hay dos extremos y, para poder saber cuales son, uno tiene que estar observado desde el centro. Si solo eres capaz de identificar un extremo, quiere decir que no estas analizando la realidad objetivamente.

        • El centro ideológico no existe, Bruno, date cuenta que en política resulta imposible que la mayoría de asuntos puedan colocarse en una escala lineal donde los moderados estén siempre en el punto medio de dicha escala. Se trata del «sí o no» y ahí no hay escala válida.
          El odio visceral que generan los extremos queda perfectamente simbolizado en su extrema animadversión hacia las demás posiciones, esto puede pasar tanto desde la derecha como desde la izquierda, eso es evidente. Pero estamos hablando de España, no de otros regímenes comunistas. Y aquí, por suerte no tenemos, de momento ese tipo de extremismo radical de izquierdas, cómo no lo teníamos de derechas hace hace muy poco. Por eso te digo que no es cuestión de observar desde posición alguna, sino de reconocer la realidad politico-social de España.

          17
          • Entiendo tu postura, la cual expones de manera clara, meditada y educada: siempre existen dos extremos, pero en el caso de la política española actual, solo uno de los extremos se ha manifestado. No lo comparto, pero es un placer leerte.

          • Gracias, Bruno. Me gusta la gente que usa su pensamiento crítico, podemos o no estar de acuerdo en una materia en general o en una cuestión en particular, pero que jamás falte la educación. Ojalá nuestros políticos aprendieran también de sus representados y se sentaran más a dialogar, porque sólo así se avanza.

            16
        • En España, los partidos políticos tienen la obligación de explicar su situación financiera y patrimonial en libros de contabilidad que presentan anualmente ante el Tribunal de Cuentas. Lo que sí es cierto es que se acusa un fuerte descenso en las donaciones de particulares a los partidos (un 5,9%), según un informe del propio Tribunal de Cuentas, provocadas seguramente por reformas legales. El caso más llamativo es el del Partido Popular que las ha visto reducidas en un 90%. Quizás la gente se ha dado cuenta que invertir en partidos no es demasiado rentable… En cuanto a Podemos, claro que tendrá deuda, como el resto, pero esa no es la cuestión. La cuestión es qué hace cada uno de ellos por nosotros, por el pueblo.

          14
    • Quizás el PCEr, el brazo político del GRAPO. Si lo reducimos al País Vasco, HB. Pero han sido derrotados. Incluso el PCE ha sido tradicionalmente un partido de derechas. Su líder Santiago Carrillo se reunió a menudo con los bilderbergs norteamericanos, reuniones que, naturalmente, nunca se hicieron públicas.

      1
      13
      • Cada mes de junio se produce una reunión a la que acuden personalidades del mundo, financieros, magnates de la comunicación, monarcas y políticos. Se encuentran en un hotel y pasan dos o tres días acordando estrategias que poner en marcha en el escenario internacional. Años atrás, la existencia del club Bilderberg era prácticamente ignorada por el pueblo. En realidad esto no es hoy día ningún secreto, han desfilado por Bilderberg un gran número de políticos de primera fila como José María Aznar, Esperanza Aguirre, Rodrigo Rato, Ruiz-Gallardón, Manuel Fraga, Pedro Solbes, Joaquín Almunia, Luis de Guindos, Javier Solana, Jordi Pujol, Soraya Sáenz de Santamaría, María Dolores de Cospedal, Pedro Sánchez, Albert Rivera, Patricia Botín. Fue Carrillo, dices, ¿y qué, si lo hizo? Se trata de estudiar, te repito, estrategias, no todos los que van están en las mismas posiciones de partida. Se trata de debatir.
        ¿El PCE de derechas? ¿De verdad crees eso Materia_oscura? ¿Por qué entonces el franquismo ilegalizó a los comunistas? Indignación, asombro e incredulidad me causa esto. Recuerda que el Partido Comunista de España fue legalizado el 9 de abril de 1977, sábado santo. ¿No ves que todo esto que dices es lo mismo que proclaman estos nuevos dirigentes del PP, con Pablo Casado a la cabeza, y que no es sino la obsesión infame y calculada de mezclar fascismo y comunismo?
        Mira, el Senado insta a la prohibición de cualquier fundación o asociación que exalte o glorifique el nazismo, fascismo o comunismo arcaico, siempre y cuando fomenten el enfrentamiento entre ciudadanos, pero se sigue negando una condena al régimen franquista y ahí está la Fundación Nacional Francisco Franco, nacida para reivindicar la vida y obra del dictador.
        Creo que para mezclar todo esto hay que estar más informado, ser más consciente de la realidad politico-social y entender que España es una nación que se ha ganado a pulso su libertad y que si queremos avanzar hacia un futuro de modernidad no podemos seguir cayendo en los mismos errores del pasado. Hay que ser más abiertos, más tolerantes y más participativos. Críticos sí, discrepantes en cuestiones sí, pero siempre coherentes, dialogantes y respetuosos con la verdad.

        15
        • ¿El PCE de derechas? ¿De verdad crees eso Materia_oscura? Hombre, por supuesto. Uno de los dirigentes comunistas más buscados durante los últimos años del franquismo, no recuerdo el nombre, lo buscaré, está en la obra de Alfonso Cabezas “Yo maté a un etarra”, pidió hacer una llamada telefónica al llegar a la comisaría. Pocos minutos después, se presentaron allí dos funcionarios de la embajada norteamericana y lo liberaron.

          • Los primeros tiempos, desde finales del franquismo a principios de la Transición, fueron un desastre en todos los aspectos, hay que tener en cuenta que la represión indiscriminada y la tortura alimentaron la plaga terrorista. La precariedad en la que se sostenía el régimen franquista tuvo su reflejo en el consentimiento de las acciones del Batallón Vasco Español y la promoción del GAL, errores garrafales que sólo consiguieron retrasar el tratamiento profesional del problema. Sólo desde mediados de los ochenta la cosa mejoró, ello fruto de la buena colaboración con los vecinos franceses y la modernización de la policía. Pero no veo a dónde quieres ir a parar con todo esto. Te aseguro que decir que el PCE es de derechas es una barbaridad. Al margen de la calidad moral de alguno de sus miembros. Te recuerdo que el PCE es un partido de trabajadores abierto a todas las nacionalidades que conviven en España y su interés político no es otro que el de organizar la revolución que derroque a la burguesía y a la monarquía. Y por supuesto el objetivo capital es construir un socialismo real de unidad popular… ¿Qué ves en esta declaración de intenciones que te recuerde a la derecha?

            12
          • Pero, qué dices hombre, materia_oscura, creo que no sabes de lo que hablas. Se reconocía al partido de la resistencia y de los fusilados el 9 de abril de 1977, hasta el PSOE, que aún era un partido débil quería que el PCE siguiera ilegalizado para asegurarse la hegemonía de la izquierda electoral bajo la incredulidad del pueblo. Fue Suárez el que tuvo claro que el proceso de democratización exigía la inclusión de los comunistas desde las primeras elecciones.

            9
            1
        • “Su interés político (el del PCE) no es otro que el de organizar la revolución que derroque a la burguesía y a la monarquía”. A mi me parece justo lo contrario. Sí podría decirse eso del PCEr, el brazo armado de los GRAPO. No nos pondríamos de acuerdo. Alberto Yébenes, ese era el dirigente comunista de los setenta que, tras ser finalmente detenido, fue liberado por dos agentes de la embajada norteamericana a los que llamó. Era un agente de la CIA.

          • Mira, materia_oscura, creo que te estás liando un poco con este tema, por otro lado reconozco que bastante complejo, pero intentaré ser lo más didáctico posible y aclararte un poco resumidamente la cuestión. La CIA infiltró gente dentro del PCE en aquellos tiempos a los que te refieres, detenidos efectivamente por la Policía Armada, pero si te informas, descubrirás que posteriormente se aclaró que se trataba de infiltrados norteamericanos. Te recomiendo que leas el libro “Julián Grimau. El último muerto de la Guerra Civil”, de Pedro Carvajal, donde conocerás la verdad sobre Julián Grimau, Alberto Yébenes y Víctor Díaz-Cardiel. Si te retrotraes a la transición, verás hasta qué punto el PCE es lo que es y no lo que tú crees; ya que uno de los hechos de que dicha transición fuera un éxito es que el enemigo real de los militares del antiguo régimen fuera el PCE. Cuando se legaliza el PCE, el riesgo de golpe de estado era muy alto, tanto que el Gobierno tuvo que ingeniárselas para conseguir la aprobación de aquellos altos militares amigos del antiguo régimen. La noche anterior al 28 de octubre de 1982, cuando el PSOE ganó las elecciones, los militares tenían vigilados a todos los políticos en sus casas. Esto, como ves confirma que la legalización del PCE y su participación en las elecciones removía las vísceras de los verdaderos fascistas. No intentes, de verdad, hacer creer a la gente que el PCE es de derechas, porque más allá del absurdo de dicha afirmación está el hecho de que aquí nadie es tonto y la verdad surge por su propia fuerza.

            11
  • Hola, amigo, espero estés bien. Siniestros y malditos personajes contribuyen a que estas actitudes racistas y xenofobicas, tal es el caso del demonio Hitler y su discípulo Donald Trump, inspirándose en este último, el endemoniado asesino de Nueva Zelandia para matar 50 miembros de una mezquita y, todavía, filmarla durante más de 15 minutos. Me duele, realmente, que ésto esté ocurriendo en España por el vínculo cultural e histórico que compartimos. A ver qué va a pasar, espero que no lleguen al poder en la península.

    6
    2
    • Pues, amigo Sergitus, todo dependerá de la movilización del voto de izquierdas, sólo nos queda esperar a que el miedo a que estos elementos lleguen al poder sea motivo suficiente para que este voto se haga útil.

      16
  • Hay que hablar claro, España tiene un problema grave con el auge del fascismo, como bien expones. Y cualquier crecimiento entre quienes fomentan la intolerancia debe hacer saltar las alarmas. La peor plaga de la humanidad es el odio. Excelente artículo.

    15

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.