Economía

El BCE ataca de nuevo!!



El BCE ataca de nuevo!! - Economía

Para que sirven los estímulos del BCE?

El Banco Central Europeo sigue empeñado en su política de subvenciones. Tras apenas unos meses sin Quantitative Easing, nombre con el que se conoce el programa de compras de deuda pública y corporativa de la zona euro por parte del BCE, vuelve a sorprendernos con la reanudación de dichos «estímulos» previstos para después de estos meses estivales, septiembre?

El contexto en el que se inició dicho programa era bien distinto al actual. La confianza en los Gobiernos y su capacidad para hacer frente a los pagos de su deuda era bastante baja y las primas de riesgo, eso que determina los tipos a pagar a tenedores de deuda pública (compradores de bonos, letras…), elevada. En una situación de casi quiebra técnica de los Gobiernos y, con unos tipos a pagar de doble dígito, la compra de deuda soberana casi se convertía en la única opción viable con objeto de evitar el colapso del sistema.

Ahora aquello que nadie cuestionaba se ha pervertido hasta tal punto que resulta insultante para una sociedad que se considera capitalista y que debe regirse por el libre mercado. El Banco Central se convierte en el prestamista que convierte al dinero en la commodity más barata de la historia inyectando ingentes cantidades de liquidez gratuita a los Estados para que sigan despilfarrando sin consecuencias. Ahora no existe ese riesgo de quiebra y parece mentira que existan bancos centrales que intervengan de esa manera en el mercado alterando el circuito habitual de préstamos a través de la banca privada.
La excusa es incentivar la economía pero lo único que incentiva es el ahorro de intereses a pagar por la deuda/gasto emitido/realizado por los distintos ejecutivos atrincherados en sus sillones gubernamentales. Poco tienen que ver estas prácticas, en mi opinión, con el estímulo de la economía.

La trampa del trilero
El trilero, como sabéis, es ese personaje anacrónico que engañaba al público con la promesa de ganancias fáciles explotando las debilidades humanas, concretamente, la avaricia. La técnica era sencilla. Un hombre se colocaba frente a una mesa y disponía en ella tres cubiletes dejando una bolita bajo uno de los citados cubiletes. El reto consistía en adivinar qué cubilete ocultaba la bolita tras una suerte de rápidos movimientos que desplazaban los cubiletes. Para hacer más creíble el juego y apelar a la facilidad del mismo, un gancho o cómplice se mezclaba entre el público «apostando» y «ganando».
El paralelismo con las prácticas que el BCE lleva a cabo es la siguiente.
Paso 1.- Los distintos Estados ponen en circulación la bolita que representa la deuda.
Paso 2.- El BCE coge la bolita, la deuda, y se la queda exigiendo un interés negativo, es decir, pagando al Estado que puso en circulación la bolita. Ya está en el balance del BCE que no olvidemos que no es otro que el mismo Estado que lo emitió junto a otros Estados que también ponen en circulación bolitas, es decir, emiten deuda.
El se lo compra a sí mismo para provocar la caída de interés.
Paso 3.- Con esta práctica provoca una caída masiva de intereses que controla mediante este sistema. Provoca que otros, el público que está asistiendo al juego, tenga que aceptar esos intereses si quiere participar ya que el BCE pone las reglas dado que tiene el monopolio de todo usando cuántos recursos sean necesarios para llevar los intereses pagados adónde quiera.
Paso 4.- Antes de vencer los intereses vuelve a poner en circulación una bolita más grande que representa la deuda más los intereses que, por supuesto, manipula para que le paguen por ella gracias a una demanda ficticia, ya que él mismo puja.

Él lo vende, él lo compra y, por el camino, algunos incautos compran al interés que él quiere. La deuda cada vez es mayor y no sale de su balance en una gran parte. Que cada uno saque sus propias conclusiones!

El BCE ejerce una posición dominante en el mercado
Con su posición dominante en el mercado y su monopolio sobre capitales e intereses impone su voluntad ejerciendo prácticas monopolística que denuncia y castiga en otras empresas y otros sectores con una legitimidad más que cuestionable.
Y el resultado es más gasto, menos reformas para ganar competitividad, más deuda y unos intereses negativos que distorsionan gravemente el mercado, a los agentes que allí intervienen y crean un intervencionismo destructivo que mina los propios cimientos del capitalismo.

Prácticas coercitivas

Como medida disuasoria para que los bancos prestaran el dinero el BCE introduce una comisión del 0,1% que cobra a los bancos por depositar su dinero en el Banco Central, algo inédito. Va aumentando la comisión que ahora se sitúa en el 0,4% y que se espera alcance el 0,5% probablemente en septiembre.
Prácticas abusivas? A mí me lo parecen ya que no veo contraprestación y se pusieron en tela de juicio muchas prácticas bancarias por mucho menos.
Es cierto que el BCE presta dinero a los bancos bastante barato, sino gratis, pero no es menos cierto que lo hace en unas condiciones que empujan a la banca a asumir riesgos que después ese BCE penaliza con provisiones obligatorias, etc.

En definitiva, el BCE me recuerda a ese entrañable matón de barrio que ordenaba para que el resto obedeciera.
Los bancos centrales a veces se comportan como ese matón de barrio que tiene que imponer su voluntad por las buenas o por las malas y tiene instrumentos para obligarte a ello.
«Convencer» con prácticas bastante cuestionables, prácticas que no siendo mafiosas se parecen bastante, para que presten dinero no creo que sea la mejor manera de colaborar para salir de una mala situación.
A veces las cosas son cómo parecen y éste es una de esas ocasiones.

El crecimiento del volumen a toda costa fue la génesis de la crisis bancaria y el estrechamiento de márgenes al que el BCE está sometiendo a la banca está empujandoles de nuevo en esa dirección para obtener rentabilidad. Me pregunto si es lógico ese comportamiento en una institución que dice velar por la salud de la economía. Será el BCE tan irresponsable como para conducirnos de nuevo al borde del precipicio? Eso me temo por lo que estoy observando.

Todos conocemos adónde suelen conducir las políticas intervencionistas y todos conocemos casos muy dolorosos en países, que no voy a nombrar, donde ese tipo de medidas han llegado a provocar un gran sufrimiento a todo un pueblo. Será esta vez diferente? Espero que sí pero soy pesimista viendo los derroteros que está tomando la economía y algunas prácticas que no se abandonan y que considero muy lesivas y peligrosas.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

0.00 - 0 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

ElContraRegidor

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información